Buscando vida como no la conocemos

Cuando discutimos la posibilidad de encontrar vida en otros mundos, normalmente solemos usar la frase “vida – como la conocemos”. Pero hemos quedado sorprendidos por exóticas formas de vida incluso en nuestro propio mundo y tenemos que descubrir cómo podría evolucionar la vida en cualquier parte con una bioquímica distinta en entornos alienígenas. Los científicos en un nuevo instituto de investigación interdisciplinario de Austria están trabajando para comprender la vida exótica y cómo podríamos encontrarla.

Tradicionalmente, los planetas que podrían mantener vida se buscan en las ‘zonas habitables’, la región alrededor de una estrella en la que planetas similares a la Tierra con atmósferas de dióxido de carbono, vapor de agua y nitrógeno podrían mantener agua líquida en sus superficies. Consecuentemente, los científicos han buscado biomarcadores producidos por la vida extraterrestre con metabolismos que recuerdan a los terrestres, donde el agua se usa como disolvente y los bloques básicos de la vida, los aminoácidos, están basados en el carbono y el oxígeno. No obstante, éstas pueden no ser las únicas condiciones bajo las que evolucione la vida.

La Universidad de Viena estableció un grupo de investigación para Disolventes Alternativos como Base para Soporte Vital en Sistemas (Exo-)Planetarios en mayo de 2009, bajo la dirección de Maria Firneis.

“Es hora de hacer un cambio radical en nuestra visión geocéntrica de la vida tal y como la conocemos en la Tierra”, dijo el Dr. Johannes Leitner, del grupo de investigación. “Incluso aunque éste es el único tipo de vida que conocemos, no puede descartarse que las formas de vida hayan evolucionado en algún lugar que no dependa del agua ni del metabolismo basado en el oxígeno y el carbono”.

Un requisito para los disolventes de soporte vital es que permanezcan líquidos a lo largo de un amplio rango de temperatura. El agua es líquida entre 0°C y 100°C, pero existen otros disolventes que son líquidos a más de 200 °C. Tales disolventes permitirían un océano en un planeta más cerca de la estrella central. También es posible el escenario inverso. Un océano líquido de amoniaco podría existir mucho más lejos de una estrella. Además, el ácido sulfúrico puede encontrarse dentro de las capas de nubes de Venus y ahora sabemos que lagos de metano/etano cubren partes de la superficie del satélite saturniano Titán.

Por consiguiente, la discusión sobre la vida potencial y las mejores estrategias para su detección está en marcha y no sólo se limita a exoplanetas en zonas habitables. El grupo de investigación recientemente formado en la Universidad de Viena, junto con otros colaboradores internacionales, investigará las propiedades de un rango de disolventes aparte del agua, incluyendo su abundancia en el espacio, sus características térmicas y bioquímicas así como su capacidad para dar soporte al origen y evolución de metabolismos que ayuden a la vida.

“Incluso aunque la mayor parte de los exoplanetas que hemos descubierto hasta el momento son probablemente planetas gaseosos, es cuestión de tiempo que se descubran exoplanetas del tamaño de la Tierra”, dijo Leitner.

El grupo de investigación discutió sus ideas iniciales en la Conferencia Europea de Ciencias Planetarias en Potsdam, Alemania.



Autor: Nancy Atkinson
Fecha Original: 17 de septiembre de 2009
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (7)

  1. Buscando vida como no la conocemos…

    Cuando discutimos la posibilidad de encontrar vida en otros mundos, normalmente solemos usar la frase “vida – como la conocemos”. Pero hemos quedado sorprendidos por exóticas formas de vida incluso en nuestro propio mundo y tenemos que descubrir cómo p…

  2. Es antiguo ya el sueño de encontrar la vida (cualquier clase de vida) en el espacio exterior en planetas o lunas del propio Sistema Solar o en esos mundos remotos que a miles de millones pululan por el Universo en cualquiera de los miles de millones de galaxias que lo pueblan.

    La vida, no necesariamente tal “como la conocemos” debe estar por ahí fuera, repartidas por una infinidad de mundos que, con sus propias peculiaridades nos podrían dar una grata sorpresa.

    Los icebergs, esas enormes montañas de hielo desgajado que flotan en el mar y que adquirieron la fama a través de la tragedia del Titanic, ya no son el patrimonio exclusivo de nuestro planeta Tierra, también en Europa, gracias a la nave Galileo, desde 1997, sabemos que existen, y, resulta que podría haber allí un océano bajo la superficie del planeta que, ¿quién sabe lo que pueda contener en sus aguas salinas?

    Aparte del planeta Marte, no existe otro lugar próximo a la Tierra sobre el que la ciencia tenga depositas tantas esperanzas de encontrar alguna forma de vida, y, aquí tenemos un aliciente extra, ya que en esta luna joviana ha ocurrido un proceso opuesto al del planeta rojo merced a su exploración. Mientras que los ingenios espaciales enviados por el hombre revelaron que la naturaleza marciana es mucho más hostil para la vida de lo que insinuaban los telescopios, y, de haber alguna debería estar en el subsuelo, mientras que las sondas Voyager y Galileo han encontrado en Europa el mejor candidato del Sistema Solar para albergar vida extraterrestre.

    Para los exobiólogos, los científicos que estudian la existencia de vida en otros lugares del Universo, Europa ha sido la gran revelación de finales del siglo XX, y Titán, una luna de Saturno que es la segunda más grande del Sistema Solar, constituye una gran incógnita que se desvelará cuando podamos, físicamente, enviar allí los ingenios que nos puedan contestar a la gran pregunta: ¿Existe vida en Europa? En lo que a Titán se refiere, la misión espacial Cassini-Huygens, ya nos ha proporcionado muchos y valiosos datos.

    Claro que, aunque aquí comento sobre lo más cercano: Europa, Titán, Encelado y Marte, como los más probables lugares (al margen de la privilegiada Tierra) de encontrar vida dentro de nuestro Sistema Solar, ésta sería una vida primitiva y, para poder hallar una Civilización más o menos avanzada de seres racionales e inteligentes, el punto de mira lo tendremos que poner más, mucho más lejos y situados en planetas rocasos parecidos a la Tierra que, al parefcer, son los únicos que contienen los mínimos exigidos para contener eso que llamamos vida.

    El problema está en la dificultad de localizar estos planetas, son difíciles de detectar por su tamaño pequeño que incide poco en la evolución de las órbitas de las estrellas que los alberga, y, además, los aparatos de hoy, son aún algo deficientes para tamaña empresa.

    En cuanto a si hay o no hay alguna forma de vida en el Universo, negarlo sería apartarse de la más simple lógica desechando las leyes estadisticas de las probabilidades con las que, realmente, tenemos que contar.

    Vida, sí, la dificultad es encontrarla. Su forma: diversa como en la Tierra y, dependiendo de la masa y la atmósfera del planeta, así estarán conformados los seres que ahí fuera nos esperan. Cualquier cosa podría ser posible pero, yo no me alejo del Carbono, es el más fiable.

    • Jurl

      Sólo por lo de siempre (puntualizar cojoneramente) en Europa no hay icebergs, en todo caso lo que hay es una superficie -en placas o enteramente soldada- que flota encima de una capa líquida, a modo de cojinete, y eso no es exactamente un iceberg (de hecho no es un iceberg en absoluto). Es algo más parecido al casquete polar ártico o, más propiamente, a las mismas placas tectónicas de la Tierra, que flotan pero no precisamente sobre agua xD.

      Otro detalle curioso que (debe de) pasa(r) en Titán es que, dado que los cuerpos líquidos de su superficie lo son de hidrocarburos de bajo peso molecular, no tienen las propiedades anómalas del agua, y si pasan a fase sólida (como lo hace continuamente el agua en la Tierra) no *flotan*, sino que se *hunden*, hasta el mismísimo fondo. Quizá lo que pase no es que tales lagos o mares desaparezcan estacionalmente, sino que simplemente se congelen. El agua es su estado sólido más “normal” se dilata con respecto a la fase líquida (algo totalmente anómalo), es decir, cae su densidad, por tanto flota en su propia fase líquida, creando así una capa aislante sobre el resto de la masa líquida e impidiendo, normalmente, que ésta continue perdiendo calor a la misma velocidad. En cambio, un océano de otra cosa (amoníaco, metano-etano…), sus “icebergs”, como la inmensa mayoría de las moléculas “normales”, disminuirían de volumen respecto a la fase líquida, es decir, serían más densos y se irían al fondo como piedras, permitiendo que todo el cuerpo líquido siguiese perdiendo calor a la misma tasa. De donde se colige que un avance evolutivo de unos hipotéticos seres vivos sería crear alguna sustancia anticongelante que permitiese a un hipotético océano extraterrestre permanecer líquido permanentemente. Por ejemplo xD.

  3. Bueno, esto de buscar vida extraterrestre… Depende de cómo definamos la vida. de hecho, podríamos decir que los planetas, las galaxias y lso cúmulos de galaxias son formas vivas: nacen, se alimentan unos de otros, defecan, se reproducen, se disuelven en otras formas y en fin, evolucionan.

    Quizás en estos temas la gente se flipa por nada… O por sentimentalismo.

    Saludos

  4. “La vida tal como la conocemos” seguira en pie mientras no encontremos nada diferente de la actual. Lo demas es pura especulacion y seguira siendola mientras no se encuentre nada que indique que exista otra forma de vida. Mientras tanto so~nar se permite, pero solo eso, so~nar.

    No hay que olvidar que ya son decadas de busqueda de vida y en la actualidad nos encontramos mas pobres que al principio pues la prueba cada vez mas nos indica que es muy posible que no se encuentre vida en otros mundos.

    • Iván

      ¿Mas pobres que antes ahora que podemos ver trazas de elementos biologicos en planetas a años luz?, si tu lo dices…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *