La primera luz de Planck arroja resultados prometedores

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Los resultadores preliminares de la misión Planck de la ESA para estudiar los inicios del universo indican que la calidad de los datos es excelente. Esto es un buen presagio para el estudio completo del cielo que acaba de iniciarse.

Planck empezó a estudiar el cielo regularmente desde su punto avanzado en el segundo punto de Lagrange del Sistema Sol-Tierra, L2, el 13 de agosto. Los instrumentos se ajustaron para un rendimiento óptimo en el periodo anterior a esta fecha.

El observatorio de microondas Planck de la ESA es la primera misión europea diseñada para estudiar el Fondo de Microondas Cósmico – la reliquia de radiación dejada por el Big Bang.

Tras su lanzamiento el 14 de mayo, se iniciarion los chequeos de los subsistemas del satélite en paralelo con el enfriamiento de los detectores de sus instrumentos. Los detectores están buscando variaciones en la temperatura del Fondo de Microondas Cósmico que son aproximadamente un millón de veces menores de un grado – esto es comparable a medir desde la Tierra el calor corporal de un conejo situado en la Luna. Para lograr esto, los detectores de Planck deben enfriarse a temperaturas extremadamente bajas, algunas de las cuales están muy cerca del cero absoluto (–273,15°C, o cero Kelvin, 0K).

Una vez finalizado el chequeo de los subsistemas, la puesta en funcionamiento del instrumental, optimización y calibración inicial se completó en la segunda semana de agosto.

El estudio de la “primera luz”, que empezó el 13 de agosto, tuvo una duración de dos semanas durante las cuales Planck estudió el cielo de forma continua. Se llevó a cabo para verificar la estabilidad de los instrumentos y la capacidad de calibrarlos a lo largo de grandes periodos de tiempo para la exquisita precisión necesaria.

Este estudio se completó el 27 de agosto, arrojando mapas de una franja del cielo, una por cada una de las nueve frecuencias de Planck. Cada mapa es un anillo, aproximadamente de 15º de anchura, extendiéndose a lo largo de todo el cielo. El análisis preliminar de los datos es excelente.

Las operaciones de rutina empezaron tan pronto como se completó el estudio de la primera luz, y continuarán durante al menos 15 meses sin descanso. En aproximadamente 6 meses, se ensamblará el primer mapa de todo el cielo.

En su vida operativa prevista de 15 meses, Planck recopilará datos para dos mapas completos del cielo. Para explotar completamente la alta sensibilidad de Planck, los datos requerirán de ajustes delicados y un cuidadoso análisis. Promete retornar un tesoro que ayudará tanto a cosmólogos como astrofísicos a estar ocupados durante décadas.



Fecha Orginal: 17 de septiembre de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *