¿Cómo de lejos puedes viajar en una nave espacial?

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

¿Cómo de lejos puede viajar un astronauta a lo largo de su vida? Miles de millones de años luz, parece ser. Pero tienen que ser muy cuidadosos cuando apliquen los frenos en el viaje de vuelta.

Desde que los cosmólogos descubrieron que la expansión del universo se está acelerando, muchos se han preguntado cuánto restringe esto lo que podríamos ver con nuestros telescopios en el futuro. Las regiones lejanas del universo finalmente se expandirán tan rápido que la luz de esos objetos nunca nos alcanzará.

De la misma forma, la energía oscura – la misteriosa fuerza tras la aceleración – coloca un límite a la exploración humana del universo, dice Juliana Kwan de la Universidad de Sydney en Nueva Gales del Sur, Australia, que ahora ha refinado estos límites en nuestros viajes. Incluso con cohetes que nos llevasen a rozar la velocidad de la luz, la expansión nos dejaría atrás finalmente.

Lo más lejos que podría llegar la luz emitida por nuestro Sol hoy, dado que mantiene una vana carrera contra la expansión acelerada, actualmente está en 15 mil millones de años luz de distancia. De acuerdo con cálculos anteriores de Jeremy Heyl de la Universidad de British Columbia en Vancouver, un cohete súper-avanzado podría lograr recorrer la mayor parte de este camino en una vida humana. Acelerando a unos 9 metros por segundo cuadrado – lo que daría una sensación similar a una confortable 1 g – una nave podría llegar al 99 por ciento del camino al “horizonte” de expansión. A pesar de la vasta distancia, esto le llevaría apenas 50 años en el marco de referencia del astronauta, debido a que el tiempo pasaría más lento que en la Tierra debido a la relatividad (Physical Review D, DOI: 10.1103/PhysRevD.72.107302).

Ahora, en un artículo que aparece en Publications of the Astronomical Society of Australia, Kwan y sus colegas han encontrado que el viaje podría llevar incluso menos tiempo. Basándose en los últimos valores cosmológicos para la energía oscura y otros parámetros, demostraron que un astronauta podría hacer el viaje en apenas 30 años.

Pero sus cálculos también sugieren que el retorno a casa presenta sus propios retos. Incluso las ligeras incertidumbres en la fuerza de la energía oscura o en la densidad total de materia en el universo podría provocar que una nave no encontrase la Tierra por millones de años luz. Comenzar el frenado justo un segundo demasiado tarde podría provocar que te pasases de largo de la Vía Láctea, dice Kwan. “Estarías efectivamente perdido en el espacio”.

Aún parando en el lugar adecuado, podrías quedar disgustado. Habrían pasado 70 mil millones de años al volver a casa, por lo que el Sol habría expirado muchísimo tiempo antes, llevándose a la Tierra con él y la visión de los alrededores aparecería mayormente oscura.


Autor: Rachel Courtland
Fecha Original: 23 de septiembre de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *