La pista que podría explicar las anomalías de sobrevuelo

Sonda Ulises

Si las colisiones con la materia oscura son la causa de las misteriosas anomalías de sobrevuelo, entonces las naves deben calentarse conforme pasan por la Tierra.

Las anomalías de sobrevuelo son uno de los mayores misterios de la física moderna. Varias naves que han pasado por la Tierra en su camino hacia otras partes del Sistema Solar, parecen haber sufrido un cambio en su velocidad en la aproximación más cercana. La cuestión es por qué.

El año pasado, echamos un vistazo a “>una idea de Stephen Adler de la Universidad de Princeton, que sugería que el cambio en la velocidad podría estar causado por las colisiones entre la nave y partículas de materia oscura. Adler incluso calculó el tipo de distribución de las partículas de materia oscura que explicarían los cambios observados en la velocidad – un tipo de halo de las mismas alrededor de la Tierra.

Parte del misterio está en que algunas naves parecen experimentar una aceleración mientras que otras un frenado. Pero Adler ha trabajado también en esto. Aparentemente, una cierta distribución de dos tipos de partículas de materia oscura podrían explicar esto.

Ahora ha vuelto con una idea que podría finalizar la cuestión. Señala que cuando una cosa impacta en otra, parte de la energía cinética se disipa en forma de calor. No hay razón para pensar que no sea igualmente cierto para colisiones entre la materia común y su prima oscura. Por lo que la sugerencia de Adler es medir la temperatura de la nave al pasar a través de una región de materia oscura que su modelo dice que debería rodear la Tierra.

Esto puede hacerse de dos formas. La primera es enviar una nave que está específicamente diseñada para medir cambios en la temperatura. Esto es caro y llevaría mucho tiempo.

La segunda aproximación mucho más simple es rebuscar en el registro histórico buscando pruebas de que satélites o naves anteriores se hayan calentado inesperadamente.

Esto es una llamada a la acción (como diría Obama). La primera prueba de que la materia oscura no sólo existe sino que impacta con nuestras naves sería de valor incalculable para una nueva física.

Existen otras explicaciones para las anomalías de sobrevuelo, no obstante. Una de ellas es la posibilidad de que las anomalías sean artefactos de las técnicas actuales para encajar los datos orbitales.


Artículo de Referencia: arxiv.org/abs/0910.1564: Spacecraft Calorimetry As A Test Of The Dark Matter Scattering Model For Flyby Anomalies
Fecha Original: 13 de octubre de 2009
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (7)

  1. Fer xyz

    No parece muy logico que esas hipoteticas particulas de materia oscura colisionene y modifiquen la trayectoria de sondas en sobrevuelo en unos minutos, mientras que no se ha observado ese efecto en las orbitas de centenares de satelites durante años.

  2. Jurl

    Hummm… primero supongo que existe la materia oscura, después supongo que tiene una distribución determinada (la que a mí me conviene para explicar los datos, claro está xD), después supongo que su interacción con la materia ordinaria pues es la que a mí me parece también xD…

    Casi casi nos ponemos a nivel “la nave frena porque le da la gana” o “ha sido Zeus” xD.

    Lo que más me llama la atención, es que no sé (si estoy equivocado o mal informado quedo infinitamente agradecido a quien me ilumine) si alguien se está tomando la molestia de comprobar si estas anomalías pueden ser debidas a un compañero invisible del Sol…

    • Ignacio

      Compañero invisible?
      Agujero negro? o algún otro cuerpo?
      Creo que el sistema solar ha sido bastante estudiado y no hay nada más que el sol en el centro del sistema. Un agujero negro sería visible por el disco de acreción que formaría, en caso de existir.

      • Jurl

        Oiga, que yo si digo algo sobre los agujeros negros es precisamente que distan mucho (más que mucho: todavía muchísimo) de ser una realidad y no han salido nunca de la categoría de hipótesis. No, simplemente un objeto vulgar y corriente de una masa comparable a Júpiter que resultase invisible por alguna razón (nula emisión IR, etc., creo que una enana marrón habría que descartarla porque tendría que haberse detectado ya en algún rastreo, y apelar a algún tipo de ocultación para no verlo no es algo que precisamente deje de criticar yo en otras teorías, así que no)). Ya sé que la probabilidad de que un objeto tan masivo haya pasado desapercibido es muy pequeña, pero a día de hoy todavía no es nula, y existen algunos puntos que podrían apoyarla: las anómalas órbitas de algunos objetos transneptunianos (por ejemplo, la órbita de Sedna es muy anormal y no debería permanecer así en el tiempo a no ser que estuviese estabilizada de alguna manera), quizá el movimiento de precesión de la Tierra no sea exclusivamente debido a los movimientos del eje terrestre y, ya que estamos, estas anomalías detectadas. Creo que es obligación del método descartar por completo que todo esto pueda estar relacionado con un compañero no detectado, porque si fuese así y lo pasásemos por alto, como que nos cubrimos de ridículo, ¿no?

        Además es bastante fácil descartarlo, dado que tenemos anomalías al menos de cuatro sondas y en órbitas muy distintas, si son producidas por un único objeto no cartografiado sería muy fácil de comprobar. Por eso pregunto si alguien lo ha descartado ya.

  3. Iván

    Siguiendo el hilo de Jurl, se ha dejado lo mejor, no solo me saco de la manga la materia oscura, digo que es asi y asa para casarla con mis datos incluyendo la de interaccion (toma ya) sino que cuando señalan, “oye es que no solo frena las sondas, tambien acelera a otras”, ni corto ni perezoso ¡¡se inventa otra particula de materia oscura distinta a la primera para ese efecto!!.

    Vamos que con la que esta cayendo sobre la materia oscura, si es real o no (un producto de nuestras carencias de observacion/calculo) aqui sale Adler inventando halos de particulas segun le convienen.

    La verdad suena a coña o a explicacion de pastor religioso inventando cosas a medida.
    Porque si ese halo se debe a la gravedad de nuestro planeta, TODOS los planetas deberian tenerlo y estar siempre presente, no ahora si ahora no, ahora te acelero, a ti te freno y a las demas nada porque no me caen bien….

    Sinceramente me parece un artificio poco serio y mas un juguete matematico para intentar explicar un problema que algo real.

    Sobre el compañero invisible, el sistema Solar esta demasiado bien estudiado como para descartar otras influencias a parte del Sol y los planetas, y volvemos a lo mismo, si estuviese, afectaria a todo, no unas si, a otras no y a las que si, de maneras distintas segun le pilla el dia.

    • Jurl

      Es que podría estar “afectando” ahora mismo y nosotros estar interpretándolo (muy) mal. Por ejemplo, los movimientos atribuídos tradicionalmente al “bamboleo” del eje de rotación terrestre (nutación y demás), podrían estar siendo atribuidos al eje cuando podría perfectamente suceder que fuese el desplazamiento del baricentro del sistema solar el causante de ese movimiento si no totalmente (algo muy poco probable), sí en mayor o menor medida. La única forma de descartar esta hipótesis, bastante fácil además, sería haber instalado en las sondas que se posaron en otros cuerpos instrumental de seguimiento de los movimientos aparentes de sus respectivas bóvedas celestes, algo bastante barato por cierto. Date cuenta que si hablamos de una cosa estilo enana marrón y que está muy lejos (700 UA o más), las influencias sobre Urano o Neptuno por ejemplo serían muy pequeñas y sutiles y no estoy muy seguro de que tuviésemos acumulados suficientes datos orbitales como para descartarlo. Y a pesar de todo, en los objetos transneptunianos están apareciendo demasiadas órbitas que son claramente inestables en el tiempo -es decir, que no podrían estar como están ahora mismo- y que obviamente necesitan algún proceso que las estabiliza que ignoramos completamente cuál podría ser (a no ser que admitas la improbabilidad aún mayor de que sean objetos interestelares recientemente capturados).

      Volviendo a lo que digo, efectivamente parece que es una idea muy poco probable, sin embargo, costaría poquísimo descartarla por completo. Dice poco en favor del método -y de la mentalidad de muchas personas- que nadie se tome la molestia en hacerlo.

  4. Sagutxo

    :-) Lo de la materia oscura cada vez se parece más a lo que fué el “eter” a finales del siglo XIX: una entelequia artificiosa para tratar de explicar anomalías observadas. A pesar de los intentos de detección, el dichoso eter no aparecía por ninguna parte. La solución de todo era que faltaban por conocer algunos conceptos fundamentales respecto a la naturaleza de la luz, el espacio y el tiempo. Albertito y otros, contribuyeron a clarificar el tema y la hipótesis del eter pasó a ser archivada en la papelera.

    Si miramos el desarrollo de la hipótesis de la materia oscura, veremos que hay muchas coincidencias con el eter de marras. La sucesión de acontecimientos es:

    1) Datos observacionales o experimentales muestran ligeras discrepancias respecto a lo esperado. Aunque son pequeñas, las discrepancias dejan estupefactos a todos, pues no existe explicación para ellas y nadie se las esperaba.

    2) Alguien lanza una hipótesis sobre algo que explica todo… le ponen un nombre quasi-esotérico (materia oscura, eter) pero ese algo es indeterminado, inconcreto, indefinido… Según aparecen datos inexplicables, vamos modificando las características de ese elementos misterioso para que todo encaje.

    Vamos, como la materia oscura, que ya parece el elixir milagroso explica todo. Pero al igual que Elvis, todo el mundo dice que está vivo y lo ha visto, pero no hay ninguna evidencia DIRECTA que lo confirme.

    Vamos a ver si ,para el año que viene, el LHC es capaz de encontrar partículas supersimétricas que puedan ser candidatas a formar parte de la dichosa materia oscura. Porque si no, habrá que explicar de otra manera los efectos gravitatorios extraños que vemos a todas las escalas en el Universo. Puede que, en vez de buscar elixires milagrosos, nos convendría más reconocer que hay algo fundamental en la estructura del Universo (gravedad, masa, espacio, tiempo) que se nos está escapando y estamos a punto de darnos de bruces con ello. Sólo necesitamos otro Albert Einstein para que nos aclare las ideas. Casi nada.

    SalU2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *