Para ver un alienígena, sigue el rastro de contaminación

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Contaminacion luminica

¿Los alienígenas contaminan sus planetas? Esperemos que lo hagan, dado que esto nos permitiría una prometedora forma de observarlos allí donde vivan.

El ruido de radio puede ser de vida demasiado corta para ayudarnos a encontrar alienígenas, si nuestra propia actividad es una guía. Durante la mayor parte del siglo XX, nuestas antenas de transmisión de televisión filtraron una gran cantidad de energía al espacio. Más recientemente, han empezado a ser suplantadas por satélites que lanzan sus transmisiones hacia el suelo, así como por cable. Los inquisitivos alienígenas que busquen señales de vida inteligente en la Tierra pueden pronto tener que buscar en otra parte.

La contaminación lumínica de las ciudades aún podría delatarnos. “Observadas desde distancias interestelares, revelarían al observador la presencia de una tecnología”, dice un equipo de astrónomos liderados por Jean Schneider del Observatorio de París en Meudon, Francia. En un artículo que aparecerá en la revista Astrobiology, sugieren que deberíamos buscar un brillo similar en planetas alienígenas.

Esto no sería fácil. Incluso si toda la electricidad que generamos se usara para producir luz, aún así sería miles de veces más tenue que el brillo de luz solar reflejada desde la superficie de la Tierra. Para detectar con fiabilidad incluso esta cantidad masiva de luz artificial en un planeta que orbite una estrella relativamente cercana – digamos a 15 años luz de distancia – se requeriría un conjunto de telescopios con un área de recolección de luz combinada de 1,5 kilómetros cuadrados, calcula el equipo de Schneider.

Nuestra presencia en la Tierra también deja otras trazas que podrían ser observadas desde lejos. Los compuestos químicos conocidos como CFCs absorben mucha luz infrarroja en unas longitudes de onda características, haciéndolos detectables en la atmósfera incluso cuando están presentes en concentraciones de sólo partes por billón. Los CFCs no se forman en la naturaleza, por lo que detectarlos en un mundo que orbita a otra estrella sería una buena prueba de tecnología alienígena.

“Los CFCs son una idea muy interesante para buscar civilizaciones avanzadas”, concuerda Lisa Kaltenegger de la Universidad de Harvard. Pero sería necesario un telescopio excepcionalmente sensible para captarlos – más sensible incluso que el Buscador de Planetas Terrestres de la NASA y la misión Darwin de la Agencia Espacial Europea, los telescopios espaciales más ambiciosos actualmente planificados. Kaltenegger dice que puede ser factible “en el futuro lejano con una flotilla de telescopios infrarrojos en el espacio”.

No hay, por supuesto, ninguna garantía de que alguna civilización alienígena habrán estado expulsando CFCs a la atmósfera de su planeta. Los daños que los CFCs han hecho en la capa de ozono de la Tierra en pocas décadas han llevado a una prohibición mundial de su fabricación, y lentamente van desapareciendo de nuestra atmósfera. “¿Todas las civilizaciones inteligentes cometen los mismos errores?”, se pregunta Kaltenegger.

Otros compuestos artificiales, incluyendo sustitutos menos dañinos de los CFCs, también tienen huellas características infrarrojas, dice Jim Kasting de la Universidad Estatal de Pennsylvania en University Park. “Hay una gran cantidad de cosas que fabricamos industrialmente como disolventes, limpiadores y refrigerantes – ciertamente tienen líneas de absorción”, comenta. “Si tienes un telescopio lo bastante grandes, podrías detectarlos”.


Autor: David Shiga
Fecha Original: 19 de octubre de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *