¿Mató a los dinosaurios un gigantesco impacto en la India?

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Dinosaurios

Olvídate de Chicxulub; un impacto de asteroide incluso mayor en la cuenca Shiva, en la costa de la India, puede haber sido la zona cero para los dinosaurios, según informan un equipo de científicos estadounidenses e indios en un hallazgo que garantiza la controversia.

La enorme depresión, de alrededor de 500 km de diámetro, parece ser el cráter de impacto más grande multianillado del mundo, de acuerdo con Sankar Chatterjee, geocientífico de la Universidad Tecnológica de Texas en Lubbock, que presentó su investigación en la reunión anual de la Sociedad Geológica de América en Portland, Estados Unidos.

El mayor impacto sobre la Tierra

“Si estamos en lo cierto, este es el mayor cráter conocido en nuestro planeta… un bólido de este tamaño, tal vez de 40 km de diámetro, crea su propia tectónica”, dice. “Puede haber sido el que mató a los dinosaurios”.

El cráter de Chicxulub, un lugar de impacto bajo la Península del Yucatán en México, fue provocado por un asteroide de 8 a 10 kilómetros de diámetro. Este impactador se cree comúnmente que causó una extinción masiva al final del Periodo Cretático, hace 65 millones de años, el cual aniquiló a los dinosaurios.

Pero ahora, Chatterjee y Naresh Mehrotra, paleobotánico en el Instituto de Paleobotánica Birbal Sahni en Lucknow, India, piensan otra cosa.

Cuarzo chocado

Chatterjee conoce a Shiva como una anomalía geofísica, añadiendo que hay marcadores reveladores dentro y fuera del cráter que sugieren que la cuenca podría ser un lugar de impacto.

Uno es la presencia de pseudotaquilita, una roca vítrea que se forma en el proceso de fusión del impacto. Otra señal reveladora, comentale Chatterjee, es un alto nivel de iridio, un elemento que se encuentra en los meteoritos, pero que es raro en la Tierra.

“Alrededor del cráter, tienes gran cantidad de complejos ígneos”, dijo Chatterjee. “Todos son ricos en iridio. Creemos que estos son fluidos eyectados que se formaron en el impacto”.

También se encontró cuarzo chocado en la cuenca Shiva, dijo Chatterjee, el cual es común en los cráteres de impacto y difícil de crear por otros medios. Incluso los volcanes no pueden generar el tipo de presión necesaria para formar cuarzo chocado. Este asteroide, de acuerdo con Chatterjee, parece haber tenido casi 40 kilómetros de diámetro – tres veces el tamaño del que se creía que acabó con los dinosaurios.

Además, comenta, la corteza es más fina bajo el lugar del supuesto impacto. “Falta todo un trozo de corteza granítica de 30 km. El manto es más alto aquí y está caliente. ¿Dónde fue esa corteza?” Señala estructuras de impacto similares en otros sitios. “Hay al menos dos o tres picos. Puedes ver esto en cráteres de impacto complejos y grandes en Marte y la Luna”.

Los investigadores especulan que el impacto habría provocado que la corteza de la Tierra se evaporase de forma instantánea, dejando sólo que brotase el manto líquido súper-caliente en su lugar. El impacto podría también haber sido lo bastante potente para separar las Islas Seychelles de la placa tectónica índica, enviándolas a la deriva hacia África, comenta.

Hallazgos dudosos

Chatterjee también sugirió que el asteroide Shiva puede haber sido un factor en la formación de las Trampas de Deccan, una enorme erpción volcánica que algunos científicos creen que puede haber contribuido a la extinción de los dinosaurios.

Los dinosaurios sobrevivieron al menos a las etapas iniciales del vulcanismo de Deccan, no obstante, dijo Chaterjee, señalando a fósiles de dinosaurios y huevos encontrados entre los flujos de lava. “No hay duda de que los dinosaurios medraban [entonces]”, comenta. “Pero hay otras capas donde se puede ver que se han marchado; la extinción por impacto parece ser lo más lógico. Las Trampas de Deccan fueron un cómplice, pero no es principal culpable”.

Otros grandes expertos dijeron a Cosmos Online que tenían dudas, no obstante, y rechazaron hacer comentarios. Sugirieron que todo lo observado en el nuevo estudio podría tener otras explcaciones, y que las afirmaciones extraordinarias deben estar apoyadas por pruebas extraordinarias.


Autor: Holly Hight
Fecha Original: 19 de octubre de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *