Las cuevas de Marte podrían proteger a microbios (o astronautas)

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page
Cuevas de Marte
Una posible apertura a un sistema de cuevas de subsuperficie en Marte. Los científicos dicen que estas estructuras podrían ser un lugar posiblemente seguro para los astronautas que viajen a Marte. También podrían conservar pruebas de potencial vida marciana. Crédito: NASA/JPL/University of Arizona

Una serie de depresiones recientemente descubiertas en la superficie marciana podrían ser las entradas a un sistema de cuevas en el planeta rojo.

Se había hallado antes pistas de túneles subsuperficiales en imágenes de Marte, pero las nuevas pruebas son más sugerentes, dijo Glen Cushing, físico del Estudio Geológico de los Estados Unidos que descubrió las posibles cuevas.

Tal sistema de subsuperfice podría proprocionar refugio a futuros astronautas que visiten Marte, así como servir de hábitat protector para cualquier potencial microbio, pasado o presente, en Marte, comenta Cushing.

Cushing presentó sus hallazgos recientemente en la reunión anual de la Sociedad Geológica de América.

Tubos de lava y claraboyas

Cushing encontró señales de una serie de “depresiones de colapso” en flujos de lava extintos del volcán marciano Arsia Mons en imágenes de alta resolución tomadas por una nave que orbita el planeta rojo.

Las depresiones parecer ser un conjunto de largos surcos en la superficie con rasgos distintivos que parecen como entradas de claraboyas en estructuras de tipo túnel. Los surcos tienen más de 100 km de longitud y hasta 100 metros de diámetro; las aparentes claraboyas parecen tener entre 50 y 60 metros de diámetro.

Cushing dijo que los surcos probablemente se formaron cuando un techo sólido de material enfriado se formo sobre un canal de lava durante una antigua erupción. Cuando terminó la erupción, un túnel, o “tubo de lava”, quedó detrás. Ls secciones del techo posiblemente colapsaron en algún punto para formar las claraboyas.

Estas características que recuerdan a cuevas son distintas de una serie de siete puntos oscuros — conocidos como “las siete hermanas” — encontrados en 2007 y que también se cree que son posibles entradas a un sistema de cuevas.

“Lo especial en estas [nuevas características] es que están más cerca de la superficie y son menores”, dijo Cushing a SPACE.com.

Al tener estos túneles más pequeños más cerca de la superficie sería más fácil explorarlos y posiblemente usarlos en futuras misiones humanas, añade.

Refugio para la vida

Si las depresiones resultan ser efectivamente entradas a sistemas de cuevas, podría ser interesante para futuros astronautas en Marte, tanto para explorarlas como su uso a modo de refugio seguro.

“Las cuevas pueden proteger a los exploradores humanos de una variedad de condiciones peligrosas que existen en la superficie de Marte”, dijo Cushing. “Si las cuevas no se usan como habitáculo humano a largo plazo, entonces los exploradores deben transportar sustanciales refugios por sí mismos o construirlos en el lugar”.

Las cuevas también tienen el potencial de mantener signos de vida microbiana, por la misma razón por la que serían buenos refugios para los humanos.

“Hay un gran número de amenazas en la superficie de Marte”, para la luchadora vida, incluyendo radiación, temperaturas extremas y tormentas de polvo, dice Cushing. “Las cuevas protegen de verdad de todas estas cosas”.

Por las mismas razones, es más probable que las cuevas conserven alguna prueba de vida pasada. “Las cuevas están probablemente entre los únicos lugares de Marte donde realmente puedes mirar y ver si hay pruebas posibles” de vida pasada, comenta Cushing.

Aunque los róvers actualmente en la superficie de Marte están demasiado lejos para intentar lograr una visión cercana de estas posibles cuevas, Cushing cree que serán un destino obvio en futuras misiones.

“Algún día los robots exploradores probablemente visitarán cuevas como estas y nos mostrarán todo un nuevo mundo oculto”, añade Cushing.


Autor: Andrea Thompson
Fecha Original: 26 de octubre de 2009
Enlace Original

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *