Un ejército de robots podría medir nuevos mundos

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Ejercito de robots

Un ejército de robots puede que algún día vuele sobre la cima de las montañas de Titán, la luna de Saturno, cruce sus vastas dunas y navegue por sus lagos líquidos.

Wolfgang Fink, visitante asociado de física en el Instituto Tecnológico de California en Pasadena dice que estamos a punto de un gran cambio de paradigma en la exploración planetaria, y la siguiente generación de exploradores robóticos no tendrá nada que ver con la actual.

“La forma en que exploraremos mañana es poco posible que sea algo parecido a lo que ya hemos hecho”, dijo Fink, que recientemente logró el título de Distinguido Profesor Edward y Maria Keonjian en Microelectrónica en la Universidad de Arizona en Tucson. “Estamos separándonos de las aproximaciones tradicionales de una única nave robótica sin redundancia que está dirigida desde la Tierra a una que sigue un formato de múltiples robots prescindibles de bajo coste que pueden dirigirse a sí mismos, o a otros robots, en distintas localizaciones al mismo tiempo”.

Fink y los miembros de su equipo en Caltech, el Estudio Geológico de los Estados Unidos y la Universidad de Arizona están desarrollando un software autónomo y han construido un banco de pruebas robótico que puede imitar a un geólogo de campo o astronauta, capaz de trabajar independientemente y como parte de un equipo mayor. Este software permitirá a los robots pensar por sí mismos, identificar problemas y posibles peligros, determinar áreas de interés y priorizar objetivos para una mirada más detallada.

La forma en que funcionan ahora las cosas es con los ingenieros enviando órdenes a un róver o nave para que lleve a cabo ciertas tareas y esperan a que las ejecuten. Tienen muy poca o ninguna flexibilidad para cambir su plan de juego conforme se desarrollen los eventos; por ejemplo, fotografiar un corrimiento de tierra o una erupción criovolcánica cuando tenga lugar, o investigar un evento de fuga de gas metano.

“En el futuro, habrá múltiples robots en el asiento del conductor”, dijo Fink. Estos robots compartirían información casi en tiempo real. Este tipo de exploración puede usarse algún día en una misión a Titán, Marte y algún otro cuerpo planetario. Las actuales propuestas para Titán usarían un orbitador, un globo de aire y róvers o aterrizadores en lagos.

En este escenario de misión, un orbitador daría vueltas sobre Titán con una visión global de la luna, con un globo aéreo o una aeronave volando para proporcionar imágenes a vista de pájaro de montañas, lagos y cañones. En el terreno, un róver o un aterrizador de lagos exploraría todos los recovecos de la luna. El orbitador “hablaría” directamente con el globo y le ordenaría que volase a cierta región para una visión más de cerca. Este globo aéreo estaría en contacto con varios róvers pequeños en el terreno para ordenarles que se muevan a áreas identificadas desde arriba.

“Este tipo de exploración se conoce como reconocimiento escalable-escalonado”, dijo Fink. “Es como comandar un pequeño ejército de robots que funcionan en el espacio, el aire y el terreno simultáneamente”.

Un róver podría informar de que está viendo rocas lisas en la vecindad, mientas que la aeronave u orbitador podría confirmar que, efectivamente, el róver está en la cuenca de un río seco – al contrario que las actuales misiones, las cuales se centran sólo en una visión globar muy desde arriba pero no pueden prorporcionar información a escala local para decirle al róver que efectivamente está situado en medio de la cuenca de un río seco.

Un ejemplo actual de este tipo de exploración puede verse muy bien en Marte con el repetidor de comuniaciones entre los róvers y la nave orbital Orbitador de Reconocimiento de Marte. No obstante, esta información simplemente es reenviada y no compartida entre la nave o usada directamente para controlarla.

“Básicamente estamos encaminándonos hacia crear robots que dirijan a otros robots”, dijo Fink, que es director del Laboratorio de Investigación de Sistemas de Exploración Visual y Autónoma de Caltech, donde se realiza este trabajo.

“Un día toda una flota entera de robots estarán dirigidos de forma autónoma a la vez. Este ejército de robots serán nuestro ojos, oídos, brazos y piernas en el espacio, en el aire, en el suelo, capaces de responder al entorno sin nosotros, de explorar y abrazar lo desconocido”, añade.

Los artículos que describen esta nueva exploración se publican en la revista “Computer Methods and Programs in Biomedicine” y en Proceedings of the SPIE.


Fecha Original: 27 de octubre de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *