Las estrellas de los alienígenas inteligentes

Exoplaneta con vida
Visualización artística de un tipo de planeta habitable que podría existir en la galaxia – un “mundo acuático” con una criatura viva en su vasto océano que cubre el planeta. Crédito: Nahks Tr’Enhl

Cuando los científicos exploran los cielos buscando mundos habitables más allá de la Tierra, no necesariamente saben qué buscar. Un nuevo estudio ha encontrado que el lugar más probable para encontrar vida inteligente en la galaxia es alrededor de estrellas con aproximadamente la masa del Sol, y temperaturas de superficie entre 5300 y 6000 Kelvin – de hecho, estrellas muy similares a nuestro propio Sol.

Saber que estrellas similares al Sol son buenas candidatas para la vida puede no sonar como algo sorprendente, pero no es algo que los científicos hayan pensado siempre.

“El principio de mediocridad dice que, en ausencia de pruebas de lo contrario, nuestras observaciones deberían ser comunes entre aquellas de todas los observadores inteligentes”, dijo el investigador Daniel Whitmire, físico en la Universidad de Louisiana en Lafayette. “Pero las estrellas típicas no son como el Sol – la estrella común es una estrella de masa baja. No estamos alrededor de una estrella típica y demostramos la razón de por qué en este artículo. Nuestros resultados confirman el principio de mediocridad aplicado al Sol”.

Las estrellas similares al Sol son en realidad una minoría en la galaxia – el 93 por ciento de las estrellas de la Vía Láctea son menos masivas, menos luminosas y más frías que el Sol. Aunque la estrella típica de la galaxias pesa una décima parte de la masa del Sol, es más probable encontrar la vida alrededor de de estrellas de una variedad menos usual como la nuestra, según encontraron los investigadores.

Para hacer sus cálculos, Whitmire y su colega John Matese combinaron modelos de cómo se forman los planetas con datos sobre la distribución de estrellas en la galaxia como una función de masa. El modelo de los planetas demostró cuándo es más probable que se formen en la zona habitable – una región “Ricitos de Oro” alrededor de una estrella en la cual el planeta estaría en una posición adecuada para la vida – no demasiado cerca par que su superficie hierva, y no demasiado lejos como para estar helado. Los planetas en la zona habitable son los mejores candidatos para tener agua líquida, lo cual se cree que es un prerrequisito para la vida. En general, las teorías de formación de planetas predicen que las estrellas más masivas es más probable que tengan planetas en la zona habitable. Por lo que cuanto mayor sea la estrella madre, más probable es que estos planetas tengan entornos adecuados para la vida.

Pero esta ventaja de las estrellas más grandes está contrarrestada por el hecho de que las estrellas masivas son menos abundantes – hay menos estrellas grandes ahí fuera. Además, cuanto más masiva es una estrella, más corto es su tiempo de vida. Esto hace que sea difícil encontrar estrellas muy masivas que hayan vivido lo suficiente para que se desarrolle vida compleja.

Los investigadores sopesaron estos factores para calcular la distribución de estrellas que es más probable que alberguen criaturas vivas pensantes. “Hay una compensación entre el número de estrellas que tenemos ahí fuera y la probabilidad de que la formación de un planeta habitable aumente con la masa”, comenta Whitmire. “Demostraron que no es un accidente el que nos encontremos alrededor de una estrella como el Sol”. La distinción entre planetas habitables y planetas que alojan vida inteligente está basada en el hecho de que la vida inteligente requiere estrellas con tiempos de vida mayores que el tiempo requerido para que evolucione la inteligencia. Por ejemplo, en el caso de este Sistema Solar, no podríamos encontrarnos alrededor de una estrella con un tiempo de vida menor de 4500 millones de años.

Es más, las estrellas como el Sol parecen tener el equilibrio correcto: Tienen una masa lo bastante elevada como para que sea probable que alberguen planetas, pero lo bastante baja como para vivir lo suficiente y permitir que se desarrolle la vida inteligente, y no sea extremadamente escasa. Whitmire estima que el 10 por ciento de las estrellas de la Vía Láctea pueden caer en la categoría que hemos esbozado. Esto aún dejaría unas 10 mil millones de estrellas candidatas sólo en el Vía Láctea.

Los resultados mitigan el argumento más comúnmente usado de que la vida inteligente debe ser extremadamente rara, dice Whitmire. Esta idea, basada en el principio antrópico, fue esbozada por el astrofísico Brandon Carter. Hay aun coincidencia aproximada entre el tiempo que necesita la inteligencia para evolucionar en la Tierra y el tiempo de vida del Sol. Asumiendo que estas dos escalas de tiempo son independientes, esta coincidencia tiene sentido si la vida inteligente es extremadamente improbable, defiende Carter. En la mayoría de casos, afirma, el tiempo que necesita la vida inteligente para surgir es mucho mayor que la parte de existencia de una estrella que es propicia para tal vida.

“En el artículo explicamos un número de la coincidencia – por qué el tiempo de vida del Sol es el que es”, dijo Whitmire. “La suposición adicional necesaria para contrarrestar el argumento de Carter es que la vida inteligente requiere al menos unos pocos miles de millones de años para su evolución, como se esperaría si fuese común”.

El estudio se detalla en el ejemplar de septiembre de 2009 de la revista Astrobiology Journal.


Autor: Clara Moskowitz
Fecha Original: 5 de noviembre de 2009
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (8)

  1. Leviatán

    Aquí se da por hecho algo que me parece una falacia: con el tiempo suficiente y las condiciones supuestamente adecuadas (agua liquida, distancia a la estrella, etc.), la vida no sólo aparece sino que además se torna inteligente.
    Nos olvidamos del largo camino recorrido, de los obstáculos, de las extinciones, de los cataclismos, de los cambios geológicos, climáticos, evolutivos …
    ¿ Podría todo eso repetirse, no ya en otra parte, sino aquí mismo, de nuevo, para dar lugar a una especie inteligente ?

    • Personalmente siempre he tenido esa duda. ¿Hasta qué punto es corriente la vida inteligente? La vida, en mi opinión, por lo que conocemos hasta el momento puede ser relativamente común. La vida inteligente no estoy seguro.

  2. ersuniel

    A riesgo de actuar de cortarrollos, ¿tan seguros estamos de que los humanos, como especie, somos inteligentes? Lo planteo porque yo tengo serias dudas. En todo caso, aunque el artículo dice huír del principio antrópico, a mí no me lo parece tanto. Quizá sea inevitable y hasta que no venga otro tipo de enfoque y de respuesta de Marte o Europa otro tipo de aproximación sea demasiado aventurada para un científico que quiere dar imagen de seriedad y rigor.

    • A riesgo de actuar de cortarrollos, ¿tan seguros estamos de que los humanos, como especie, somos inteligentes?

      Depende de cómo definas la inteligencia, desde luego. Dado que en el contexto de SETI, inteligente quiere decir, grosso modo, “con capacidad tecnológica suficiente como para comunicarse a distancias interestelares”, sí lo somos. Desde cualquier otra definición… pues ya habría que verlo ;)

  3. ersuniel

    jajajajajaja. Vale, Manuel. Gracias.

  4. Fernando

    Hay que partir del hecho de que el mismo término “inteligencia” sirve para autodefinirnos, y por ende estaríamos buscando una forma de vida capaz de interactuar con su entorno sin seguir un patron físico determinado, y a su vez capaz de tener conciencia sobre sí mismo. Es posible que ese patrón, que nosotros llamamos “inteligencia”, no exista como tal. Imaginad que una nube de gas se organizara de tal forma que fuese capaz de “pensar” (o sentir su entorno y responder de forma creativa) a través de algún tipo de impulso, pero no necesariamente a través de neuronas. Eso no se podría llamar inteligencia, puesto que la inteligencia es solo aplicable a los humanos. Claro está, si nos ponemos a pensar, incluso podríamos hablar de seres que no compartan nuestras cuatro dimensiones. En ese caso no podríamos indentificarlas y seguiríamos pensando que estamos solos en el universo. Si es que este tema da para tanto….

  5. Fernando

    Perdon, cuando digo que el patrón “inteligencia” no existe, me refiero a que ésta es una casualidad. El hecho de ser conscientes (habría que ver hasta qué punto, ya que dependemos de nuestros sentidos para todo) no es tan maravilloso como creemos. Y es que el ser humano peca de orgullo cuando cree que es tan especial. Más que nada, porque no sirve de mucho ser así de especial (¿alguien podría resolver los problemas del mundo sin dejar de ser humano?). Es como si dos piedras chocaran a un ángulo, velocidad, giro, temperatura y momento, y a ese choque singular ellas mismas lo llamasen “llamalocomoquieras”. Esas piedras, siendo víctimas de una mera casualidad, pensarían que son maravillosas y que deben haber otros seres que tambien han tenido un “llamalocomoquieras”. Lástima que esa probabilidad roce el absurdo estadísticamente.

  6. NEBULA

    no es que un dia el antepasado del hommo sappiens desidio ser inteligente .

    En cuanto a la vida en el universo, es normal y muy comun en cuanto a organismos unicelulares. Pero realmente lo que importa descubrir es la vida pluricelular o al menos descubrir seres de otros mundos que no sean de tamaños microscopicos sin importar si sea unicelular o no, osea descubrir especies de tamaño mayores al menos que de un placton. La probabilidad de este tipo de vida siempre va ser menor en cualquier region del universo y sin embargo va a ser abundante dada a la infernal cantidad de estrellas y sistemas estelares existentes en el cosmos.

    La vida inteligente es lo que mas intriga ya seas un cientifico, un aficionado o un religioso. En nuestro mismo mundo la vida inteligente es realmente poco comun y muy raro hablando a nivel de especies, con una probabilidad casi nula de darse. Si se sacara un porcentaje de todas las especies vivientes que existio en toda la tierra, desde insectos, seres marinos, plantas, vertebrados, artropodos, todo ( a exepcion de la vida microscopica) solamente dio lugar solo a una especie como unica criatura inteligente, que posee pensamiento concreto, nosotros. y eso sin medir el tiempo de las eras geologicas y los cataclismos que conlleva. ¿¿De todos los planetas en que pueda existir vida en cuanto de ellos puede surgir la vida inteligente?? solo en 1 como la tierra, en 100, en 10000 mundos?. Aqui lo concreto es que la vida no se crea con el proposito de algun dia ser inteligente, se crean con el fin de vivir y respecto a seguir viviendo evolucionan, ¿¿como saver que mundo o en que sistema estelar puede surgir la vida inteligente?? .
    Ademas de tiempo que debe ocurrir a una especie para que algun dia llegue a ser inteligente. Si somos inflexibles podriamos decir que en nuestra galaxia no ay vida inteligente mas que nosotros, pero aun asi y todo tomando en cuenta el tiempo habra existido seres inteligentes en un pasado remoto y si no es asi, se formara en algun futuro y de todas formas seria troglodita e ignorante pensar que la unica vida inteligente en la via lactea sea el ser humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *