Controvertidos nuevos resultados sobre el cambio climático

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Abetos de Sitka

Nuevos datos demuestran que el equilibrio entre el dióxido de carbono asociado al aire y la proporción absorbida ha permanecido aproximadamente constante desde 1850, a pesar de que las emisiones de dióxido de carbono han aumentado desde aproximadamente 2000 millones de toneladas al año en 1850 a 35 000 millones actualmente.

Esto sugiere que los ecosistemas terrestres y los océanos tienen una capacidad de absorber CO2 mucho mayor de lo que anteriormente se pensaba.

Los resultados van en contra de un significativo cuerpo de recientes investigaciones las cuales esperan que la capacidad de los ecosistemas terrestres y oceanos de absorber CO2 debería empezar a disminuir conforme aumenten las emisiones de CO2, permitiendo que se disparen los niveles de gas invernadero. El Dr. Wolfgang Knorr de la Universidad de Bristol encontró que, de hecho, la tendencia en la fracción aérea desde 1850 ha sido sólo de 0,7 ± 1,4% por década, lo que es, básicamente, cero.

La fuerza del nuevo estudio, publicado on-line en Geophysical Research Letters, es que descansa sólamente en medidas y datos estadísticos, incluyendo registros históricos extraídos del hielo antártico, y no depende de cálculos con complejos modelos climáticos.

Este trabajo es extremadamente importante para la política del cambio climático, debido a que los objetivos de emisión que tienen que ser negociados en la Conferencia sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas a principios del mes que viene han estado basados en proyecciones que tienen un un sumidero de carbono libre ya corregido. Algunos investigadores han advertido contra esta aproximación, señalando a pruebas que sugieren que el sumidero ya ha empezado a descender.

Entonces, ¿estas son buenas noticias para las negociaciones climáticas en Copenague? “No necesariamente”, dice Knorr. “Como todos los estudios de este tipo, existen incertidumbres en los datos, por lo que en lugar de depender de la Naturaleza para proporcionar un servicio gratis, absorbiendo nuestros residuos de carbono, tenemos que establecer por qué la proporción que está siendo absorbida no ha cambiado”.

Otro resultado es que las emisiones procedentes de la deforestación podrían haber sido sobrestimadas entre un 18 y un 75 por ciento. Esto concondaría con resultados publicados la semana pasada en Nature Geoscience por un equipo liderado por Guido van der Werf de la Universidad VU de Amsterdam. Revisitaaron los datos de deforestación y concluyeron que las emisiones habían sido sobrestimadas al menos en un factor de dos.



Autor: Cherry Lewis
Fecha Original: 9 de noviembre de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *