Desarrollo de la vida inicial en la Tierra

Tierra

El clima de la Tierra fue mucho más frío – tal vez más de 28 grados menos – hace miles de millones de años, lo que podría significar que las condiciones de vida para el planeta eran más propicias de lo que anteriormente se pensaba, de acuerdo con un equipo de investigación que incluye a un experto de la Universidad Texas A&M especializado en geobiología.

Mike Tice, investigador del Departamento de Geología y Geofísica en Texas A&M, dice que los hallazgos podrían cambiar las ideas actuales sobre las primeras formas de vida de la Tierra. El equipo incluye a científicos de la Universidad de Yale y la Universidad de Stanford, y su trabajo se publica en el ejemplar actual de la revista “Nature“.

Tice dice que el equipo examinó rocas del Buck Reef Chert en Suráfrica que se sabe que tienen 3400 millones de años, entre las más antiguas descubiertas. Encontraron características en ellas que son consistentes con la formación en temperaturas del agua significativamente menores de lo que estudios anteriores habían sugerido.

“Nuestra investigación demuestra que la temperatura del agua hace 3400 millones de años era como mucho de 40 grados, y aunque esto es potencialmente muy cálido, está muy por debajo de las temperaturas de 68 grados o más que implicaban los estudios anteriores”, explica Tice.

La investigación encontró que las condiciones eran considerablemente más frías, probablemente de 28 grados o incluso más. Esto significa que las condiciones para la vida eran mucho más sencillas, y que la vida que existiera en esa época no estaba bajo tanta presión como se creía anteriormente.

Tice dice que la situación podría compararse con los geiseres que se encuentran actualmente en el Parque Nacional de Yellowstone.

Los cientos de piscinas de aguas termales del parque varían considerablemente en temperatura, aunque todas tienen un rango que van de muy cálido a extremadamente caliente. El agua de las piscinas que está más lejos del centro está más fría, y esto se muestra en una variedad de colores – del rosa al verde claro, naranja y colores verde oscuros, comenta.

Cuando la temperatura del agua cae por debajo de los 73 grados aproximadamente, cerca de las altas temperaturas que se teorizaron para los primeros océanos, las comunidades de bacterias fotosintéticas verdes empiezan a crecer en el suelo de las piscinas. Estas comunidades se hacen más gruesas conforme la temperatura del agua continúa bajando desde el centro de las piscinas.

“Hay vida incluso en el agua más caliente, y los microbios que hay allí han evolucionado para crecer en esas hostiles condiciones. Pero hay presente incluso más vida en las aguas más frías”, señala. “Creemos que esto es similar a lo que podría haber habido hace miles de millones de años”.

Tice dice que los nuevos hallazgos podrían abrir las puertas a nuevas formas de mirar a la historia inicial de la Tierra, especialmente formas de vida que existieron hace miles de millones de años.

“Sabemos que la vida ha estado por aquí desde hace mucho, pero estos hallazgos demuestran que puede que no hayan existido unas condiciones tan estresantes para la vida como anteriormente se pensaba”, señala.

“Esto significa que puede que haya habido más organismos que no necesariamente implicaran unos termófilos. Los hallazgos podrían darnos una mejor comprensión de cómo evolucionó la vida y puede darnos algunas pistas sobre la historia a largo plazo del clima y atmósfera de la Tierra”.



Fecha Original: 11 de noviembre de 2009
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (9)

  1. [...] Desarrollo de la vida inicial en la Tierra [...]

  2. Bipode

    Sin duda, las temperaturas referidas deben de estar en grados Farenheit y no han sido traducidas correctamente.
    Un saludo, Kanijo!

  3. Fer xyz

    En el parrafo 10:
    “Tice dice que los nuevos hallazgos podrían abrir las puertas a nuevas formas de mirar a la historia reciente de la Tierra, especialmente formas de vida que existieron hace miles de millones de años. ”

    Debe de ser ‘historia temprana’.

  4. “Saber sobre el pasado biológico o geológico de la Tierra es más difícil cuanto más al pasado queramos ir. De ahí las dificultades de saber sobre las glaciaciones remotas y las dificultades que tienen las teorías que las proponen en ser aceptadas o confirmadas, sobre todo si esas glaciaciones son globales y supuestamente cubrieron todo el planeta con una capa de hielo.
    Según una de estas teorías hace entre 2400 y 2300 millones de años sucedió precisamente esto y la Tierra se transformo en una inmensa bola de nieve. Según un estudio reciente un bajón de 250 millones de años de duración en la actividad volcánica fue la causa que lo produjo y precisamente este hecho hizo que la atmósfera terrestre se hiciera más rica en oxígeno”. http://neofronteras.com/

  5. Leviatán

    La única novedad de este artículo se basa en la disminución de la temperatura estimada anteriormente, y la posibilidad consiguiente de que los organismos no tengan que ser necesariamente extremófilos.

    Sobre las rocas estudiadas, el articulo indica que “Encontraron características en ellas que son consistentes con la formación en temperaturas del agua significativamente menores …”

    Pero claro, las rocas no se forman en agua. En realidad lo que han estado estudiando son los restos de organismos fósiles presentes en dichas rocas, que no es lo mismo. Y el mismo Tice y su grupo lo llevan haciendo desde, al menos, el año 2004 : http://axxon.com.ar/not/143/c-1430004.htm

    saludos

  6. En lo esencial, me siento cercano al comentario de Leviatán. La Astrofísica nos vino a demostrar que que la materia es la misma en todas partes y en todas partes obedece a las mismas leyes, nos reveló una unidad cósmica que se extiende desde la fusión nuclear en las estrellas hasta la química de la vida en los planetas.

    La evolución darwiniana, al destacar que todas las especies de la vida terrestre están relacionadas y que rodas surgieron a partir de la materia ordinaria (bajo ciertas condiciones), puso de manifiesto que no hay ninguna muralla que nos separe de las otras criaturas de la Tierra, sea cual fuere el medio en el que éstas pudieran surgir: Chimeneas termales submarinas, charcas calientes, los océanos, lugares de altas o bajas temperaturas, con abundancia de sal, de minerales, con alto PH, etc. La vida, amigos, se abrió camino en diversos ámbitos independientemente de las temperaturas reinantes.

    Está bien saber lo que realmente pasó y qué temperaturas estaban allí presentes pero, como apunta Leviatan, poco incide en lo que pasó.

    Los Astrónomos han llegado a ciertas conclusiones acerca de la composición general del universo. Han encontrado, por ejemplo, que un 90 por ciento de él es Hidrógeno y un 9 por ciento es Helio. El otro 1 oçpor ciento está constituído principalmente por Oxígeno, Nitrógeno, Neón, Argón, Carbono, Azufre, Silicio y Hierro.

    Partierndo de ahí, y sabiendo de que manera es perobable que se combinen tales elementos, es lógico concluir que la Tierra tenía al principio una atmósfera muy rica en ciertos compuestos de hidrógeno: vapor de agua, amoníaco, metáno, sulfuro de hidrógeno, etc. Y también habría un océano de agua líquida con gases atmosféricos disueltos en ella.

    Para que se iniciase la vida en un mundo como este es preciso que las moléculas elementales que existían al principio se combinaran entre sí para formar moléculas complejas. En general, la construcción de moléculas complicadas de muchos átomos a base de moléculas elementales de pocos átomos requieren un aporte de energía. La luz del Sol (sobre todo su contenido ultravioleta), al incidir sobre el océano, podía suministrar la energía necesaria para obligar a las moléculas pequeñas a formar otras mayores.

    Pero ¿cuáles son esas moléculas mayores?

    Hace poco, aquí mismo, esta Web, pudimos comentar sobre la manera en que el químico americano Stanley L. Miller, decidió, en 1952 averiguarlo. Preparó una mezcla de las sustancias parecidas a las que se creía existieron en la primitiva atmósfera terrestre, y se cercioró de que era completamente estéril. Las expuso durante varias semanas a una descarga eléctrica que servía como fuente de energía. Al final comprobó que la mezcla contenía moléculas del tipo que se encuentran en los tejidos vivos y entre ellas había algunos de los aminoácidos que son los bloques fundamentales de unos importantes compuestos: las proteínas.

    Muchos han sido, desde entonces, los que han repetido tal experimento y le han añadido refinamiento y complejidad, y, el resultado ha sido que se han constituidos diversas moléculas por métodos distintos que han sido utilizadas más tarde como punto de partida para otras construcciones y, lo importante es que, se ha podido constatar que las sustancias así formadas apuntan directamente hacia las complejas sustancias de la vida: las proteínas y los ácidos nucleicos. No se han hallado ninguna sustancia que difiera radicalmente de las que son características de los tejidos vivos.

    Y, si tal cosa se consiguiió en esos pequeños laboratorios en condiciones exigüas de medios y, trabajando sólo con aproximaciones de lo natural, ¿os podeis hacer una idea de lo que sería un laboratorio tan grande como la Tierra que, alumbrada por los rayos del Sol cuyos rayos ultravioletas incidían en un inmenso océano de líquido que fue tratado así durante miles de millones de años?

    Cuando la atmósfera del planeta se estabilizó y se transformó en la que hoy podemos disfrutas que, con su capa de ozono nos preserva de los rayos ultravioletas, ya las criaturas estaban aquí, y, desde luego, sin importar mucho el grado de frío o calor que puedoiera estar presente en los diversos ambientes en los que la vida surgió, lo cierto es, que aquí está con nosotros y, si ahora los científicos han hallado que el clima era más benigno de lo que se creyó, ¡pués que bien!

    El resultado hubiese sido el mismo con 60 que con 40 grados. La vida, amigos míos, surge imparable allí donde las condiciones le dejen el menor resquicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *