Continúa el debate sobre el meteorito de Marte

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page
Meteorito de Marte
Esta es una imagen de una superficie plana pulida de un trozo cortado del meteorito egipcio de Nakhla fotografiado con un microscopio electrónico de barrido (SEM). El material más brillante es el mineral olivino, un silicato de magnesio-hierro formado cuando un flujo de lava se enfrió en Marte. En algún punto, el meteorito se fracturó, y quedó sumergido en el agua de Marte. El agua marciana precipitó una variedad de materiales en las grietas. Crédito: NASA

Usando unos instrumentos analíticos más avanzados disponibles actualmente, un equipo de investigación del Centro Espacial ha re-examinado el hallazgo de 1996 de un meteorito que contiene sólidas pruebas de que la vida pudo haber existido en el antiguo Marte.

La nueva investigación se centró en investigar las propuestas alternativas para la creación de materiales que se cree que son signos de vida antigua encontrados en el meteorito. El nuevo estudio defiende que la antigua vida sigue siendo la explicación más plausible para los materiales y estructuras encontrados en el meteorito.

En 1996, un grupo de científicos liderados por David McKay, Everett Gibson y Kathie Thomas-Keprta del Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston publicaron un artículo en la revista Science anunciando el descubrimiento de pruebas biogénicas en el meteorito ALH84001. Un artículo recientemente publicado revisita la hipótesis original con nuevos análisis.

El artículo, “Origin of Magnetite Nanocrystals in Martian Meteorite ALH84001“, de Thomas-Keprta y los coautores Simon Clemett, McKay, Gibson y Susan Wentworth, todos científicos en el Consejo de Exploración Científica e Investigación en Astromateriales en el JSC, aparece en el ejemplar de noviembre de la revista Geochimica et Cosmochimica Acta de la Sociedad Geoquímica y la Sociedad Meteorítica.

Los cristales de magnetita en ALH84001 han sido el centro del debate sobre la posibilidad de vida en Marte. La magnetita es un mineral magnético férrico. En la Tierra, algunas bacterias acuáticas y terrestres secretan el mineral dentro de sus células. El estudio de 1996 sugería que algunos cristales de magnetita asociados con glóbulos carbonatados en ALH84001 eran biogénicos debido a que comparten muchas características con los encontrados en las bacterias de la Tierra.

Otros científicos han defendido que la magnetita de ALH84001 estuvo probablemente causada por procesos inorgánicos, y que esos mismos procesos pueden recrearse artificialmente en el laboratorio calentando carbonatos en un proceso conocido como descomposición térmica, formando magnetita idéntica a la encontrada en el meteorito de Marte.

En este nuevo estudio, el equipo de investigación del JSC re-evaluó la principal hipótesis alternativa no biológica de la descomposición por calor o impacto de las magnetitas. Concluyen que la explicación biogénica es una hipótesis más viable para el origen de las magnetitas.

“En este estudio, interpretamos nuestros resultados y sugieren que la hipótesis inorgánica in situ es inconsistente con los datos, y por tanto deducimos que la hipótesis biogénica aún es una explicación viable”, dijo la autora principal Thomas-Keprta, científico senior para Barrios Technology en el JSC.

“Creemos que la hipótesis biogénica es más sólida ahora que cuando la propusimos por primera vez hace 13 años”, dijo Gibson, científico senior de la NASA.

Además del nuevo artículo sobre ALH84001, el equipo del JSC ha publicado un artículo que identifica formas o morfologías en meteoritos marcianos que recuerdan a microfósiles y formas microbianas de muestras de la Tierra.

Estas nuevas formas, vistas con un microscopio electrónico de barrido, son conocidas como biomorfos debido a que guardan un estrecho parecido con unas características conocidas producidas biológicamente en la Tierra. Los biomorfos observados en los meteoritos serán centrales para el equipo del JSC con estudios más detallados, incluyendo análisis químicos e isotópicos.

“Las pruebas que apoyan la posibilidad de vida pasada en Marte han estado acumulándose lentamente durante la última década”, dijo McKay, científico jefe de la NASA para exploración y astrobiología en el JSC.

“Estas pruebas incluyen signos de agua superficial en la antigüedad incluyendo ríos, lagos y posiblemente océanos, signos de corrientes de agua cerca o en la superficie, depósitos derivados del agua de minerales de arcilla y carbonatos en suelos viejos, y la reciente liberación de metano en la atmósfera marciana, un hallazgo que puede tener varias explicaciones, incluyendo la presencia de vida microbiana, la fuente principal de metano en la Tierra”.


Fecha Original: 3 de diciembre de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *