Estudio galáctico australiano puede llevar a una “nueva física”

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page
WiggleZ
El tiempo va de arriba a abajo. Las “dianas” muestran dónde ha habido dos fuentes de ondas de presión en los inicios del universo, con las ondas viajando hacia ahuera como olas en un estanque. Las galaxias prefieren crecer en el centro y bordes de la diana. Su separación preferida es el radio de la diana. Imagen: Sam Moorefield, Swinburne University.

Astrónomos australianos ha publicado el primer conjunto de datos del primer proyecto para mirar los efectos de la “energía oscura” a medio camino del tiempo de vida del universo.

Conocido como WiggleZ, el proyecto está siendo realizado con el Telescopio Anglo-Australiano en Nueva Gales del Sur y está liderado por el Profesor Michael Drinkwater de la Escuela de Física y Matemáticas de la Universidad de Queensland (UQ).

La energía oscura es un componente no identificado del universo que está provocando que la expansión del universo se acelere.

Determinar su naturaleza es uno de los problemas clave de la física actual, y llevará a una “nueva comprensión de la física”, dice el Profesor Drinkwater.

WiggleZ logrará un conocimiento de la energía oscura midiendo los “contoneos” en la distribución de las galaxias lejanas.

Debido a que la luz necesita un tiempo para viajar por el universo, mirar muy lejos es como viajar atrás en el tiempo, y WiggleZ está observando galaxias que existieron cuando el universo tenía la mitad de su edad actual.

“Observando el tamaño del patrón en distintas épocas en la historia del universo, podemos rastrear la historia de la expansión del universo, y por tanto determinar los efectos de la energía oscura”, dijo el Profesor Warrick Couch de la Universidad de Swinburne, miembro del equipo WiggleZ.

El patrón de “contoneo” en las galaxias del universo actual fue descubierto en 2004 por dos equipos, uno de los cuales usó el Telescopio Anglo-Australiano para su estudio de galaxias.

WiggleZ medirá los desplazamientos al rojo (distancias) de 240 000 galaxias, permitiendo a los astrónomos crear un mapa en 3D de las galaxias a lo largo de mil grados cuadrados del cielo y buscar un patrón en la forma en que se agrupan a gran escala.

Estas galaxias están aproximadamente a la mitad de camino en la historia del universo (de 4 a 8 mil millones de años, correspondientes a un desplazamiento al rojo de entre 0,2 y 1).

WiggleZ empezó en 2006 y, cuando termine en 2010, será el estudio de desplazamientos al rojo en galaxias más grande jamás realizado para esa época en términos de volumen de espacio que cubre a distancias tan remotas en el universo.

Hay más de una docena de proyectos en tierra propuestos o en proceso sobre la energía oscura, y al menos cuatro misiones espaciales, cada una de ellas del orden de mil millones de dólares, están en la etapa de diseño conceptual.

Aunque aún se desconoce la naturaleza exacta de la energía oscura, hay sólo unos pocos candidatos.

El favorito es la propia energía del espacio vacío. Pero podría ser también que la Teoría de la Relatividad General de Einstein, nuestra actual teoría gravitatoria, sea incorrecta a esas grandes escalas.

Otra aproximación para rastrear los efectos de la energía oscura es observar el brillo de las supernovas lejanas (estrellas en explosión), y compararlas con el brillo predicho para ese momento en la historia del universo. Así es como se descubrió por primera vez la energía oscura.

No obstante, hay ciertas incertidumbres asociadas con la aproximación de las supernovas relacionadas con cómo de parecido es el brillo de todas las supernovas.

“El método de agrupación de galaxias también tiene incertidumbres, pero unas completamente independientes, por lo que los dos métodos propuestos pueden proporcionar una potente comprobación cruzada entre sí”, dice la Dra. Sarah Brough, miembro del equipo WiggleZ en el Observatorio Anglo-Australiano en Sydney.

La primera publicación de datos de WiggleZ, de 100 000 galaxias, se presentan en asociación con un artículo en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.



Fecha Original: 7 de diciembre de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *