Afirmación sobre exoplaneta muerde el polvo

ComparteTweet about this on TwitterShare on Facebook0Email this to someoneShare on Google+0Share on Reddit0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Tumblr0Print this page
¿Exoplaneta que no existe?
¿Realmente hay un planeta orbitando a VB10 (estrella roja)? Crédito: NASA/JPL-Caltech

La astrometría terrestre recibe un golpe al encontrarse que el planeta no existe.

Tacha un planeta de la lista de 400 encontrados alrededor de otras estrellas en otros sistemas solates: un planeta propuesto cerca de una estrella a unos 6 pársecs de la Tierra podría no existir después de todo.

El hallazgo también es un golpe contra una estrategia de búsqueda de planetas llamada astrometría, la cual mide el movimiento de lado a lado de una estrella en el cielo para ver si un objeto invisible podría estar orbitándola. La astrometría terrestre ha sido usada durante más de un siglo, pero ninguno de los planetas extrasolares que se han detectado han sido verificados en posteriores estudios.

En mayo, Steven Pravdo del Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California, y sus colegas generaron nuevas esperanzas para la técnica cuando anunciaron un exoplaneta seis veces más masivo que Júpiter orbitando VB10, una estrella de aproximadamente una treceava parte de la masa del Sol, usando un telescopio en el Observatorio Palomar en el sur de California (S. Pravdo and S. Shaklan Astrophys. J. 700, 623–632; 2009). Pero ahora un grupo liderado por Jacob Bean de la Universidad Georg-August en Gottingen, Alemania, ha usado una aproximación diferente, y no ha encontrado nada. “El planeta no está allí”, dice Bean.

Bean y sus colegas usaron una perfeccionada técnica llamada velocidad radial, la cual ha encontrado la mayor parte de los planetas extrasolares detectados hasta el momento. El método busca desplazamientos en las líneas del espectro de absorción de la estrella para seguir su movimiento hacia y alejándose de la Tierra, el cual estaría provocado por la influencia de un planeta.

Las medidas de velocidad radial normalmente aprovechan las bandas visibles del espectro electromagnético. Pero VB10 es una estrella muy tenue y emite la mayor parte de su luz como radiación infrarroja. En el Telescopio Muy Grande de Chile, Bean colocó una célula de gas rellena de amoniaco en el camino de la luz de la estrella, permitiéndole calibrar el instrumento para el infrarrojo.

“Definitivamente tendríamos que ver una cantidad significativa de variación en nuestros datos si [el planeta] estuviera ahí”, dice Bean, que ha enviado el trabajo a la revista Astrophysical Journal (J. L. Bean et al. Astrophys. J. preprint at http://fr.arxiv.org/abs/0912.0003; 2009).

Pravdo dice que Bean y sus colegas “pueden estar en la cierto, pero hay una exageración en su rechazo de nuestro planeta candidato”. El artículo de Bean, por ejemplo, sólo descarta la presencia de un planeta de al menos tres veces la masa de Júpiter, dice Pravdo, añadiendo que el trabajo “limita ciertas órbitas de posibles planetas pero no de todos los planetas”.

“Por desgracia, la astrometría es una actividad muy compleja”, cuenta Bean, explicando que la atmósfera terrestre puede provocar distorsiones que afecten a las medidas. Los astrónomos que usan astrometría dependen de observar un campo de estrellas aproximadamente a la misma distancia de la estrella objetivo para calibrar sus medidas, y esto puede ser complicado, dice Alessandro Sozzetti, experto en astrometría del Observatorio de Turín en Italia. “Incluso si pensamos que hemos seleccionado un buen conjunto de estrellas de referencia”, dice, “puede que aún estemos limitados por los efectos atmosféricos que pueden causar una sacudida extra” en el movimiento de esas estrellas.

Alan Boss, experto en exoplanetas de la Institución Carnegie de Washington, está de acuerdo. Señala a la famosa ‘detección’ de 1963, del astrónomo holandés Piet van de Kamp usando astrometría para afirmar que había dos planetas orbitando la Estrella de Barnard — un hallazgo rechazado una década más tarde. La disputa sobre el planeta VB10, dice Boss, “es otro ejemplo de cómo de complejo es detectar planetas extrasolares usando astrometría desde el terreno”.

Los astrónomos esperan que la astrometría funcione mucho mejor por encima de los efectos distorsionadores de la atmósfera. Dos misiones espaciales en desarrollo — GAIA de la Agencia Espacial Europea, prevista para su lanzamiento en 2012, y la Misión de Interferometría Espacial de la NASA, con fecha de lanzamiento aún por fijar — usarán la técnica para buscar planetas tan pequeños como la Tierra alrededor de estrellas similares al Sol, dice Sozzetti. Más significativamente, la astrometría puede ofrecer la masa de un planeta, mientras que la velocidad radial sólo coloca un límite inferior sobre la misma.

Bean admite que los astrónomos podrían algún día encontrar un planeta alrededor de VB10 si escrutan la estrella bastante tiempo y concienzudamente. “La principal lección de VB10”, dice Boss, es que se necesita una gran cantidad de datos de alta calidad para estar seguro de que hay un exoplaneta.


Autor: Katharine Sanderson
Fecha Original: 8 de diciembre de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *