Descubierto el mecanismo del efecto placebo

PlaceboSe ha descubierto por parte de los científicos una clave para comprender el misterioso “efecto placebo”: los placebos pueden funcionar bloqueando las señales de dolor en la médula espinal antes de llegar al cerebro.

El efecto placebo ha sido desde hace mucho tiempo un misterio científico: tiene lugar cuando la condición médica de un paciente responde a un tratamiento falso o con sustancias inactivas. Originalmente se pensaba que era un fenómeno psicológico relacionado con la percepción y expectativas del paciente; si la sustancia inactiva (o placebo) se ve como beneficiosa, puede ayudar a curar, pero si se ve como dañina, puede provocar efectos negativos.

“Encontramos que cuando la gente experimentaba un alivio del dolor debido a la administración de placebo, también mostraba una activación neuronal reducida en la estimulación dolorosa de la médula espinal”, dijo el miembro del equipo de investigación Falk Eippert, neurocientífico del Centro Médico Universitario de Hamburgo-Eppendorf en Hamburgo, Alemania.

“Esto demuestra que los factores psicológicos tales como el placebo pueden tener un profundo impacto en el procesado del dolor”.

Condicionamiento y expectativas

Actualmente, el efecto placebo se cree que depende principalmente de dos fenómenos – condicionamiento y expectativas. El condicionamiento es el proceso, por ejemplo, cuando vemos a un doctor varias ceces y nos ayuda a recuperarnos en cada ocasión. Finalmente estamos condicionados a mejorar simplemente por ir al doctor – no se necesita más terapia para que nos recuperemos.

Las expectativas son un proceso más consciente que depende del contexto de una situación terapéutica. Por ejemplo, si tenemos la expectativa de que cierto tratamiento mejorará nuestra salud, entonces puede que mejoremos incluso aunque el tratamiento no haga nada en absoluto.

Ambos mecanismos funcionan juntos y ayudan a generar beneficios terapéuticos.

Los placebos son normalmente usados como ‘controles’ en experimentos que prueban nuevos tratamientos: los pacientes son seleccionados aleatoriamente para administrársele la medicina real o un placebo, y ni ellos ni la plantilla que administra el ensayo saben qué paciente ha recibido el tratamiento real. A menudo, algunos de los pacientes a los que se da sustancias inactivas también mejoran.

Cuando un número sustancial de gente que toma placebo también mejora, es difícil para los investigadores determinar si un nuevo medicamento en realidad es beneficioso. Se pueden aplicar placebos a una variedad de dolencias, y cuando tienen un efecto de alivio del dolor (como en este estudio), se conocen como ‘analagesia por placebo’.

En la profundidad del cerebro

Aunque ha habido desde hace tiempo una comprensión de que el efecto placebo estaba enraizado en las profundidades del cerebro, los recientes avances en la tecnología de imágenes permite a los científicos escanear la actividad neuronal en la médula espinal. Esta parte del cuerpo actúa como estación de entrada al sistema nervioso central para los mensajes del dolor que proceden del cuerpo.

Esto demostró que los factores psicológicos, tales como el placebo, pueden tener un profundo impacto en el procesado del dolor, afectando no sólo a áreas cognitivas en las profundidades del cerebro, sino hasta la médula espinal, donde se inhibe la actividad neuronal.

A lo largo del estudio, los investigadores aplicaron calor doloroso a los brazos de 15 hombres sanos, y compararon las respuestas de su médula espinal cuando creían que habían sido tratados con una crema anestésica o un placebo.

Ambas cremas, en realidad, eran inactivas. Pero los escáners IRMf (imagen de resonancia magnética funcional) mostraron que la actividad nerviosa se reducía significativamente cuando los sujetos creían que se les daba el anestésico.

Endorfinas naturales

Los científicos sugieren que esto puede deberse a que cuando los pacientes esperan que un tratamiento sea efectivo, el área del cerebro responsable del control del dolor se activa, liberando endorfinas naturales que viajan a través de la médula espinal para suprimir la entrada de señales dolorosas.

Esto significa que los pacientes se sienten mejor sin importar que el tratamiento tenga efecto.

Aunque Falk no cree que este estudio tenga ningún impacto inmediato en pacientes que sufren desórdenes del dolor, sugiere los beneficios de demostrar que es posible medir las influencias controladas en las respuestas al dolor de la médula espinal.

“Esto podría ayudar en el desarrollo de nuevos tratamientos para el dolor, permitiendo a los científicos comprobar la eficacia y posible zona de acción de nuevos tratamientos”, dijo Falk.

Mejor comprensión del dolor

Jon Jureidini, psiquiatra de la Universidad de Adelaida en Australia, está de acuerdo en que este descubrimiento expande nuestra comprensión del dolor.

“Esto es muy interesante para la comunidad científica que trabaja con el dolor. Aunque puede que muchos pacientes no se beneficien, proporciona esperanza a los pacientes terminales”, comenta.

Edzard Ernst, médico en la Universidad de Exeter en el Reino Unido, e investigador especialista de la validez de remedios alternativos está intrigado por los hallazgos.

“Este estudio proporciona un novedoso mecanismo para explicar cómo un placebo podría disminuir la sensación de dolor a nivel del sistema nervioso. Por supuesto, los hallazgos requieren de una replicación independiente, pero ciertamente dan que pensar y son emocionantes”, comenta.


Autor: Alissa Jenkins
Fecha Original: 9 de diciembre de 2009
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (3)

  1. [...] bloqueando las señales de dolor en la médula espinal antes de llegar al cerebro. | En español en http://www.cienciakanija.com/2009/12/10/descubierto-el-mecanismo-del-efecto-po sin comentarios en: tecnología, salud karma: 16 etiquetas: efecto, placebo, medula, dolor, [...]

  2. Jurl

    Pero esto es sólo los efectos del placebo relacionados con el dolor, el dolor es algo que está muy asumido que es demasiado subjetivo, no parece que sea una aproximación muy productiva para el estudio completo del fenómeno, pero bueno…

  3. Mi opinión es exactamente la misma de Jurl. Una vez más se vende la moto “hemos descubierto el mecanismo del placebo!” y todo resulta ser ruido.
    En mi opinión los científicos que continúan reacios a admitir lo que aun no saben no pueden pretender crear interés en el público general.

    La ciencia no es saberlo todo, es descubrir e intrigarse por lo que queda por saber.

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *