El misterioso hexágono de Saturno emerge de la oscuridad invernal

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page
Hexágono de Saturno
Esta imagen de Cassini, posible gracias a que el polo norte de Saturno emergió de la oscuridad invernal, muestra nuevos detalles de un flujo que sigue una ruta de forma hexagonal y que ha desconcertado a los científicos durante mucho tiempo.

Tras años de esperar a que el Sol iluminase de nuevo el polo norte de Saturno, las cámaras a bordo de la nave Cassini de la NASA han captado las imágenes más detalladas de la intrigante forma hexagonal que corona el planeta.

Las nuevas imágenes del hexágono, cuya forma es el camino de un flujo alrededor del polo norte, revela círculos concéntricos, florituras, muros y serpentinas no vistas en anteriores imágenes. Las imágenes y una animación de tres fotografías están disponibles en http://www.nasa.gov/cassini , http://saturn.jpl.nasa.gov y http://ciclops.org .

Las últimas imágenes visibles del hexágono completo fueron captadas por la sonda Voyager de la NASA hace casi 30 años, la última vez que llegó la primavera a Saturno. Después de que se apagase la luz solar, la oscuridad envolvió el polo norte durante 15 años. Para regocijo y confusión de los científicos de Cassini, la posición y forma del hexágono en las últimas imágenes encajan con lo que vieron en las imágenes de Voyager.

“La longevidad del hexágono hace que sea algo especial, dado que el clima en la Tierra dura del orden de semanas”, dijo Kunio Sayanagi, asociado al equipo de imagen de Cassini en el Instituto Tecnológico de California. “Es un misterio emparejado con las extrañas condiciones climáticas que dan lugar a la longeva Gran Mancha Roja de Júpiter”.

El hexágono fue descubierto originalmente en imágenes tomadas por la nave Voyager a principios de la década de 1980. Rodea a Saturno a aproximadamente 77 grados norte y se ha estimado su diámetro en mayor que dos veces el de la Tierra. El flujo se cree que recorre el hexágono a unos 100 metros por segundo.

Las primeras imágenes de Voyager y los telescopios terrestres sufrieron unas malos puntos de visión. Cassini, que ha estado orbitando a Saturno desde 2004, tiene un mejor ángulo de visión del polo norte. Pero la larga oscuridad del invierno saturniano ocultó el hexágono de las cámaras de luz visible de Cassini durante años. Los instrumentos infrarrojos, no obstante, fueron capaces de obtener imágenes usando patrones de calor. Esas imágenes mostraron que el hexágono es casi estacionario y que se extiende profundamente en la atmósfera. También descubrieron un punto caliente y un ciclón en la misma región.

Las cámaras de luz visible del subsistema científico de imágenes de Cassini, que tienen una mayor resolución que los instrumentos infrarrojos y las cámaras de Voyager, lograron la esperada visión del hexágono en enero, cuando el planeta se aproximaba a su equinoccio. Los científicos del equipo de imágenes calibraron y unieron 55 imágenes para crear un mosaico y una película de tres imágenes. Los mosaicos no muestran la región directamente alrededor del polo norte debido a que aún no había emergido por completo de la noche invernal en esa época.

Los científicos aún tratan de descubrir qué causa el hexágono, de dónde logra y expulsa su energía y cómo ha permanecido estacionario y organizado durante tanto tiempo. Planean buscar pistas en las nuevas imágenes, echando un vistazo especialmente detallado a las olas recientemente identificadas que irradian de los ángulos del hexágono – donde el flujo hace sus giros más bruscos – y la estructura de múltiples paredes que se extiende a la cima de la capa de nubes de Saturno en cada uno de los seis lados del hexágono. Los científicos están particularmente intrigados por una gran mancha que aparece en distintas posiciones en anteirores imágenes infrarrojas de Cassini. En las últimas imágenes, la mancha aparece en la posición de las 2.

Debido a que Saturno no tiene masas de tierra u océeanos en su superficie para complicar el clima como sucede en la Tierra, sus condiciones deberían dar a los científicos un modelo más elemental para estudiar la física de los patrones de circulación y su atmósfera, dijo Kevin Baines, científico atmosférico en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, que ha estudiado el hexágono con el espectrómetro de cartografía visual e infrarrojo de Cassini.

“Ahora que podemos ver ondulaciones y características circulares en lugar de manchas en el hexágono, podemos empezar a tratar de resolver las cuestiones sin respuesta de una de las cosas más extrañas que jamás hemos visto en el Sistema Solar”, dijo Baines. “Resolver estas preguntas sin respuesta sobre el hexágono nos ayudará a resolver cuestiones básicas sobre el clima sobre las que también nos preguntamos en nuestro propio planeta”.


Fecha Original: 9 de diciembre de 2009
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *