Imágenes en primer plano de una estrella moribunda muestran el destino de nuestro Sol

Estrella en explosión
Chi Cygni, mostrada en esta concepción artística, es una estrella gigante roja cerca del final de su vida. Conforme agota su combustible, pulsa hacia dentro y hacia fuera, como un gigantesco corazón expulsando sus capas de material. Crédito: ESO/L. Calçada

Aproximadamente a 550 años luz de distancia de la Tierra, una estrella como el Sol está retorciéndose en su agonía. Chi Cygni ha aumentado de tamaño hasta convertirse en una estrella gigante roja que es tan grande que se tragaría a todos los planetas hasta Marte en nuestro Sistema Solar. Además, ha empezado a pulsar dramáticamente, como un gigantesco corazón. Nuevas imágenes en primer plano de la superficie de la lejana estrella muestran sus latidos con un detalle sin precedente.

“Este trabajo abre una ventana al destino de nuestro Sol dentro de 5000 millones de años, cuando esté cerca del final de su vida”, dijo el autor principal Sylvestre Lacour del Observatorio de París.

Conforme envejece una estrella similar al Sol, empieza a agotar su combustible de hidrógeno en su núcleo. Como un coche que se queda sin gasolina, su “motor” empieza a resoplar. En Chi Cygni, vemos esos resoplidos como un aumento de brillo y atenuación, provocados por la contracción y expansión de la estrella. Las estrellas en esta etapa de su vida se conocen como variables Mira por el primero de tales ejemplos, Mira “la Maravillosa”, descubierta por David Fabricius en 1596. Conforme pulsa, la estrella está despojándose de las capas exteriores, que en unos pocos cientos de miles de años crearán una maravillosamente billante nebulosa planetaria.

Chi Cygni pulsa una vez cada 408 días. En su diámetro más pequeño de 480 millones de kilómetros, queda moteada con brillantes manchas cuando las columnas masivas de plasma caliente enturbian su superficie. (Estas manchas son como los gránulos en la superficie de nuestro Sol, pero mucho mayores). Conforme se expande, Chi Cygni se enfría y atenua, creciendo hasta un diámetro de 770 millones de kilómetros – lo bastante grande para absorber y chamuscar el cinturón de asteroides de nuestro Sistema Solar.

Por primera vez, los astrónomos han fotografiado estos drásticos cambios en detalle. Informan de su trabajo en el ejemplar del 10 de diciembre de la revista The Astrophysical Journal.

“Básicamente hemos creado una animación de una estrella pulsante usando imágenes reales”, afirma Lacour. “Nuestras observaciones demuestran que la pulsación no es sólo radial, sino que aparece con inhomogeneidades, como el gigantesco punto caliente que aparece en su radio mínimo”.

Fotografiar estrellas variables es extremadamente difícil, por dos razones principales. La primera es que tales estrellas se ocultan dentro de una compacta y densa capa de polvo y moléculas. Para estudiar la superficie estelar dentro de la capa, los astrónomos observan las estrellas en una longitud de onda específica de luz infrarroja. El infrarrojo permite a los astrónomos ver a través de la capa de moléculas y polvo, de la misma forma que los rayos-X permiten a los médicos ver los huesos dentro del cuerpo humano.

La segunda razón es que estas estrellas están muy lejanas, y por tanto se ven muy pequeñas. Incluso aunque sean enormes comparadas con el Sol, la distancia hace que parezcan no mucho mayores que una pequeña casa en la Luna vista desde la Tierra. Los telescopios tradicionales carecen de la resolución adecuada. Por consiguiente, el equipo usó una técnica llamada interferometría, la cual implica la combinación de la luz procedente de varios telescopios para arrojar una resolución equivalente a un telescopio tan grande como la distancia entre ellos.

Usaron el Conjunto del Telescopio Infrarrojo Óptico del Observatorio Astrofísico Smithsoniano, o IOTA, que está situado en el Observatorio Whipple en Mount Hopkins, Arizona.

“IOTA ofrece una capacidades únicas”, dijo el co-autor Marc Lacasse del Centro Harvard-Smithsoniano para Astrofísica (CfA). “Nos permite ver detalles en las imágenes que son unas 15 veces menores que las imágenes resueltas por el Telescopio Espacial Hubble”.

El equipo también reconoce la utilidad de las muchas observaciones contribuídas anualmente por astrónomos aficionados de todo el mundo, que fueron proporcionadas por la AsociaciónAmericana de Observadores de Estrellas Variables (AAVSO).

En la próxima década, la posibilidad de imágenes ultra-definidas que permite la interferometría entusiasma a los astrónomos. Objetos que, hasta ahora, parecían un punto está progresivamente revelando su verdadera naturaleza. Superficies estelares, discos de acreción de agujeros negros, y regiones de formación planetaria alrededor de estrellas recién nacidas solían comprenderse principalmente a través de modelos. La interferometría promete revelar su verdadera identidad y, con ellas, algunas sorpresas.



Fecha Original: 15 de diciembre de 2009
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (12)

  1. [...] Imágenes en primer plano de una estrella moribunda muestran el destino de nuestro Sol  [...]

  2. Cárol

    Hola,
    buscando la imagen original para ponerla de papel tapiz en mi pantalla, me he encontrado con que en la ESO llaman a la estrella Betelgeuse y no Chi Cygni (http://www.eso.org/public/images/eso0927a/).
    He mirado un poco por Internet y parece ser que son dos estrellas diferentes ¿esto es así? ¿se han colado los del CfA? (Yo no tengo mucha idea de estos temas, la verdad)
    Gracias de antemano por la aclaración.

    • Tanto Chi Cygni como Betelgeuse son estrellas gigantes rojas. Supongo que habrá reutilizado la imagen de Betelgeuse para ilustrar a Chi Cygni ya que ambas sufrirán un destino similar.

  3. Fer xyz

    Eso no es Betelgeuse, ni Chi Cygny, es un dibujo, una concepcion artistica. En el enlace original vienen las fotos pulsando en la imagen.

    Manuel, Chy Cygni es una gigante roja y variable, y con masa no muy distinta del Sol según dicen ahí, Betelgeuse es una supergigante con 20 masas solares.

    Cárol, si quieres fotos autenticas de una estrella con explosiones, busca por ejemplo Eta Carinae.

  4. Bien conocido es el fenómeno que le espera a nuestro Sol que, cuando finalice su vida en la secuencia principal, será una gigante roja para después, formar una nubulosa planetaria y finalizar sus días como enana blanca. Como nos dicen por ahí arriba, quedan aún 5 000 millones de años para ese final.

    Alguien ha nombrado a la estrella Mira es el nombre propio que Hevelius le puso a esta estrella, cuya denominación original en el católogo de Johan Bayer, basado en el afabeto griego, era Omicron Ceti, es decir, la estrella omicron de la constelación Cetus, La Ballena. Su variabilidad fue descubierta en 1596 por David Fabricius, pero Hevelius se sintió tan atraído por ella que le dedicó un libro.

    También me gustaría comentar aquí sobre R. Leporis , la estrella carmesí que, cada catorce meses se enciende en el cielo, como si de un prodigio de evolución estelar se tratara, cobra vida y regala a los astrónomos su belleza al encender en la oscuridad del cielo el resplanador del color rojo más acentuado que puede obnservarse a través de un telecopio. La encontró un astrónomo Inglés, John Russell Hind, en 1845 y, cuando la vio, dijo que era como una gota de sangre.

    Desde aquel día, el espectáculo celeste se repité periódicamente cada año y dos meses, cuando R. Lepores abandona la oscuridad y resplandece como un candil en un área del firmanmento casi vacía de estrellas que contrasta con el fulgor de los soles azules que forman la constelación de Orión-

    R Leporis es una estrella de carbono y constituye uno de los caprichos cósmicos que ha `permitido al hombre percibir la magia del Universo y buscar en él la belleza de sus orígenes. La ausencia de colores intensos de que adolece el firmamento se rompe aquí para delite del observador nocturno.

    Pero, como siempre me pasa, de una cosa me paso a la otra sin terminar la primera que comencé a comentar. Mira pertenece a la clase espectral M, la misma que Antares (Alfa Scorpii( y Betelgeuse (Alfa Orionis). Las tres son estrellas muy frías en comparación con el Sol, ya que su temperatura es del orden de 3 000 grados. Sin embargo, Mira Betelgeuse y Antares son decenas de miles de veces más luminosas que el Sol, puesto que figuran entre las estrellas más grandes conocidas, alcanzando diámetros de unos ochocientos millones de kilómetros, equivalentes a la distancia a la que se halla Júpiter del Sol.

    Estas tres gigantes, sin embargo, comparten sus atributos relativos a la clase espectral con las estrellas representativas del polo opuesto: las enanas rojas, como la estrella de Barnard y Próxima Centauri. Todas se muestran ante nosotros con un bello color rojizo, pero la supergigante Betelgeuse es una estrella inestable a la que los astrónomos consideran una de las mejores candidatas de la Vía Láctea para estallar en cualquier momento en foerma de supernova; puede ocurrir mañana o dentro de mil años, pero Betelgeuse está destinada a un final cataclísmico que se observará alguna vez.

    En cambio Barnard y Próxima, dos diminutos soles rojos, viven en la eternidad; al ser tan frías y pequeñas podrían permanecer en sus condiciones actuales en torno a doscientos mil millones de años, de acuerdo a las teorías aceptadas para la evolución estelar.

    Eta Carinae, otra estrella que ha sido nombrado por ahí arriba, también es acreedora de que le pongamos un aparte. Es una variable irregular hipergigante, que llegó a ser la segunda estrella más brillante del cielo (Sirio es la 1ª), presenta fluctuaciones con períodos de décadas, es una variable azul luminosa con magnitud -10, clasificada como estrella S Doradus, está situada dentro de un cúmulo de estrellas masivas y, se estima que tiene unas 100 masas solares, siendo probablemente, la estrella más grande de nuestra Galaxia (aspirante a un buen Agujero Negro). Es una intensa fuente infrarroja y sufre importante pérdida de masa que es la única cosa que puede regularla para que no explote. Tiene asociadas energías próximas a las de algunas supernovas.

    Con todo este repaso superficial y sencillo, sólo pretendo dejar patente que, en el cielo, tenemos los más maravillos acontecimientos que pudiéramos imaginar, y, desde luego, en las estrellas están las trnasiciones de fase más grandes del Universo, allí, se forman los materiales complejos que forman los mundos, y, …
    ¡La vida!

  5. Me he pasado un buen rato escribiendo un comentario sobre lo que arriba nos dicen, y, cuando lo he enviado, no apasrece ¿qué ha podido pasar?

    No tengo ánimos para repetirlo y, de todas las maneras, no sería igual.

    Lo siento.

    • Hola Emilio, había quedado en la lista de pendientes, el filtro anti-spam lo había detectado como sospechoso. Para todos aquellos que les suceda alguna vez, los comentarios no están pre-moderados, pero sí que puede ser que dependiendo de ciertos aspectos (extensión, enlaces, uso de ciertas palabras etc… o simple aleatoriedad a veces) queden pendientes de moderación. En ese caso, hasta que no entre al panel de administración y los apruebe manualmente no se mostrarán en la web.

      Un saludo

    • Jurl

      Emilio, escribe previamente en algún procesador y luego copypastea.

  6. Comprendido amigo, es de los más normal.

    Sea devuelto el saludo con afecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *