Resuelto un esponjoso misterio en el borde del Sistema Solar

Voyager y heliosfera

Nuestro Sistema Solar está pasando a través de una nube de materia interestelar que no debería estar ahí, dicen los astrónomos. Y ahora las naves Voyager con décadas de antigüedad han ayudado a resolver el misterio.

La nube se conoce como la “Pelusa Local”. Tiene aproximadamente 30 años luz de longitud y es una tenue mezcla de átomos de hidrógeno y helio, de acuerdo con un comunicado de la NASA publicado hoy. Las estrellas que explotaron cerca, hace aproximadamente 10 millones de años, deberían haber dispersado la Pelusa.

¿Entonces qué la mantiene en su lugar?

“Usando datos de las Voyager, hemos descubierto un potente campo magnético justo fuera del Sistema Solar”, explicó Merav Opher, Investigador Invitado en Heliofísica de la NASA procedente de la Universidad George Mason. “Este campo magnético mantiene unida la nube interestelar ["La Pelusa"] y resuelve el viejo misterio de cómo puede existir”.

La Pelusa está mucho más magnetizada de lo que cualquiera hubiese sospechado anteriormente”, dijo Opher. “Este campo magnético puede proporcionar la presión extra requerida para resistir la destrucción”.

Opher y sus colegas detallan el descubrimiento en el ejemplar del 24 de diciembre de la revista Nature.

Las dos sondas Voyager de la NASA han estado saliendo a toda prisa del Sistema Solar durante más de 30 años. Ahora están más allá de la órbita de Plutón al borde del espacio interestelar. Durante la década de 1990, la Voyager 1 se convirtió en el objeto hecho por el hombre más lejano en el espacio.

Las naves Voyager, yendo en sentidos opuestos, han revelado entre otras cosas que la burbuja alrededor de nuestro sistema solar está aplastada.

“Las Voyagers no están en realidad dentro de la Pelusa Local”, dijo Opher. “Pero se están acercando y pueden sentir qué es la nube conforme se aproximan”.

La Pelusa se mantiene justo más allá del borde del Sistema Solar gracias al campo magnético del Sol, el cual está inflado por el viento solar en una burbuja magnética de más de 10 mil millones de kilómetros de diámetro. Conocida como “heliosfera”, esta burbuja protege en Sistema Solar interior de los rayos cósmicos galácticos y las nubes interestelares. Las dos Voyagers están situadas en la capa más externa de la heliosfera, o “heliopausa”, donde el viento solar se ve frenado por la presión del gas interestelar.

La Voyager 1 entró en la heliopausa en diciembre de 2004. La Voyager 2 la siguió en agosto de 2007. Estos cruces proporcionaron datos clave para el nuevo estudio.

Otras nubes interestelares podrían también estar magnetizadas, imaginan Opher y sus colegas. Y podrían finalmente llegar a algunas de ellas.

“Sus potentes campos magnéticos podrían comprimir la heliosfera incluso más de lo que lo está ahora”, de acuerdo con la NASA. “Una compresión adicionar podría permitir que más rayos cósmicos alcanzaran el Sistema Solar interior, posiblemente afectando al clima terrestre y la capacidad de los astronautas para viajar con seguridad a través del espacio”.


Autor: Plantilla de Space.com
Fecha Original: 23 de diciembre de 2009
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (33)

  1. anonimo

    ¿Será ésto el origen del cambio climático?

  2. Y el campo magnético de donde surge??? El misterio sigue…

    • lalo

      la tierra no es el unico cuerpo del sistema solar que cuenta con un campo magnetico propio

      y la tierra no es el mas grande del sistema “SOLAR”.

      mas obvio no puede ser.

  3. ama10-3

    Ésto me suena a una enorme y esponjosa inocentada planetaria… ‘Pelusa’ es lo que queda de mi, años ha, abundante pelambrera.

    Afectuosamente, l’Amadeu.

    • NJ

      Yo también llegué a pensar que era inocentada, pero es real. Lo descubrieron en Marzo de 2008 y fue publicado en Nature el 24 de diciembre pasado.

      • ama10-3

        Muchas gracias, apreciado NJ, por desterrar de mi mente tamaña duda.
        Era de suponer en una página tan seria.
        Te saluda con afecto l’Amadeu, muy suspicaz, él.

  4. Jurl

    El enlace original existe xD

  5. interesante ¿que provoca el campo magnetico?

    • siriusef

      pues la compañera binaria del sol, una enana marron, digan lo que digan está ahí.

      • Iván

        Claro, por que vamos a dejar que la realidad nos estropee una buena invencion de la que no hay la mas minima prueba…

          • Pedro

            Acabo de coger una brújula y no noto esa desviación de ¡¡19º!! del eje geomagnético de que habla el “artículo”.

          • Leviatán

            siriusef, vaya sarta de mentiras. No sé si el enlace que has enviado se debe a tu evidente falta de información sobre astronomía o si por el contrario obras de mala fe. En cualquier caso, el artículo alude a una entrada publicada en un blog de un chiflado manipulador y mentiroso compulsivo, cuyo nombre no voy a mentar aquí, y que empieza por ‘s’ y acaba por ‘r’.
            El objeto en cuestión sí que existe: se llama G.19+0.3 y en realidad se trata de la explosión de una supernova, el evento más reciente detectado . Un burdo montaje de esta imagen y otra más dió lugar a la imagen de la supuesta enana marrón, que no consigue engaña a nadie con dos dedos de frente más de medio minuto. La supuesta imagen de la enana marrón son dos imágenes de dicha supernova. El azul corresponde a datos en radio mientras que el naranja son rayos-X, ésta última del observatorio Chandra. Y por supuesto, no es visible en el óptico.

            http://en.wikipedia.org/wiki/Supernova_remnant_G1.9%2B0.3

            Y la primera lista de los doctores que supuestamente defienden esa teoría se corresponde en realidad ( y oye, qué curioso, en el MISMO orden, cual copy&paste) a un trabajo publicado en el año 1970, el cual no tiene nada que ver con el asunto, por supuesto.

            http://dawn.ucla.edu/personnel/russell/papers/inward_magpause/

            En resumen, una fantochada más de las muchas que desgraciadamente pululan por la red.

        • ¿Quién lo confirma? ¿Con qué medios? ¿Con qué evidencias? ¿Con qué conocimientos?

          Astrónomos “no oficiales”. Me parto.

        • Jurl

          Que conste que yo pienso que el sol tiene algún tipo de compañera no detectada, pero en ese artículo faltan “bastantes” enlaces a fuentes y esa parte de la contracción gravitatoria del 41% me parece un poco… no sé, me ha dejado estupefacto xD. Por otro lado, una enana marrón de masa doble joviana es una caca de enana marrón xD, vamos.

          Marcy es un astrónomo muy reputado, descubridor de 100 exoplanetas, ganó un millón de USD de un premio astronómico internacional. En la lista también hay gente de curriculum razonable.

  6. nombre_necesario

    Lo que te falta puntualizar en tu excelente artículo es que los iones que forman la pelusa no están uniformemente distribuidos, sino que se agrupan en lo que se ha venido denominando “Pelotillas” elipsoides con diámetros en el orden de los cientos de kilómetros. Curiosamente, no se conoce aún bien el porqué de éste comportamiento, aunque se sospecha que pueda estar relacionado con los vacíos de polvo (escasez relativa de partículas de viento solar) creados por los cometas en su penetración en el Sistema Solar, cuyos tracks forman caminos que distorsionan en hasta un 55% el campo magnético que comentas. Dado que tienden a agrupar iones en su alrededor, se les llama “Mocos”.

  7. esta nota necesita mas aclaraciones. pero lamentablemente un loco que vaga por la red asegura que “estamos entrando al centro de la via lactea” nuevamente distorcionando las noticias. malditos mitomanos conspiranoicos.

  8. astro977

    cito:”La nube se conoce como la “Pelusa Local”. Tiene aproximadamente 30 años luz de longitud y es una tenue mezcla de átomos de hidrógeno y helio, de acuerdo con un comunicado de la NASA publicado hoy. Las estrellas que explotaron cerca, hace aproximadamente 10 millones de años, deberían haber dispersado la Pelusa.” y “Usando datos de las Voyager, hemos descubierto un potente campo magnético justo fuera del Sistema Solar”
    Dicen que estrellas explotaron cerca hace 10 millones de años y tengo entendido que cuando una estrella explota como supernova deja como remanente un agujero negro los cuales se conoce tienen fuertes campos magnéticos en sus alrededores ,ahora mi pregunta es no será este descubrimiento el indicio de un agujero negro en las proximidades del sistema solar? ya que el tiempo transcurrido segun la nota es de apenas 10 millones de años lo que sugiere que el material si fué expulsado por la explosión de alguna estrella no este muy alejado del hipotético agujero negro que se produciría de la explosión es mi punto de vista que no es la de un experto.

    • Pedro

      Las supernovas no tienen por que acabar en agujero negro, pueden terminar como estrellas de neutrones. Por otra parte, del artículo entiendo que el campo magnético es producido por el material de la propia Pelusa (menudo nombrecito), que está más polarizado de lo que se pensaba. Pienso que si hubiese un agujero negro próximo tendría efectos más apreciables.

      • astro977

        es verdad lo que dices sobre las supernovas de que pueden originar una estrella de neutrones (o pulsar) o un agujero negro,pero pienso de que si hubiera un pulsar en las cercanías del sistema solar ya se hubieran detectado sus emisiones periódicas lo que no ocurre con un agujero negro, y tendríamos un cuadro muy parecido al de la nebulosa del cangrejo donde la llamada “pelusa” detectada sería el material que rodea el pulsar,otra cosa que me llama la atención de la información es de que si hubo explosiones de estrellas en las cercanías del sistema solar hace 10 millones de años no haya habido un efecto catastrófico sobre la vida en la Tierra y aparezca registrados estos eventos en el registro fósil existente por lo tanto esto me lleva a dudar mucho de la veracidad de esta información.

      • ama10-3

        Como bien dices, Pedro, creo que un agujero negro en los límites de nuestro sistema planetario ya hubiese engullido toda la pelusa… y, seguramente, alguna cosa más de postre.

        • Jurl

          Un agujero negro tiene exactamente (como es natural) el mismo campo gravitatorio que tenía el cuerpo celeste predecesor, es decir, si el Sol fuese sustituído -en un experimento académico, digamos- por un agujero negro de idéntica masa, en lo que respecta a los efectos orbitales del Sistema Solar no cambiaría nada en absoluto (aparte el detalle de que se iría todo a la temperatura interestelar xD). Los efectos del agujero negro sólo se notarían en las proximidades del horizonte de sucesos, y si no recibe gran alimentación de masa, pues tampoco sería nada espectacular. Como además el tema del campo magnético del agujero negro dista mucho de tener un consenso, pues es difícil saber, según el hipotético caso, qué pasaría.

    • Jurl

      No podría haber un agujero negro en las “proximidades” del Sistema Solar. Semejante cosa (si es que existen) se haría “demasiado de notar” como para pasar desapercibido. Por otro lado, la física interestelar a estos niveles (nubes atómicas o moleculares, ionizadas o no) suelen ser hipótesis de conjeturas de teorías, dada obviamente la carencia brutal de elementos empíricos, que suelen reducirse a muy (demasiada) poca cosa. Quiero decir, hoy podemos asombrarnos de lo que pensamos es extraño y mañana constatar que es perfectamente normal (por ejemplo, por poner un ejemplo un poco pedestre, todos los planetas exteriores tienen anillos, así que Saturno sólo tiene de rareza su espectacularidad, espectacularidad que sólo ahora estamos viendo que es extraordinaria, porque también en su momento se despachó el fenómeno de cualquier manera).

  9. Leviatán

    astro977 dijo: “otra cosa que me llama la atención de la información es de que si hubo explosiones de estrellas en las cercanías del sistema solar hace 10 millones de años no haya habido un efecto catastrófico sobre la vida en la Tierra y aparezca registrados estos eventos en el registro fósil existente por lo tanto esto me lleva a dudar mucho de la veracidad de esta información.”

    No solo tienes que pensar en el tiempo, sino también en el espacio. Hace 10 millones de años la ubicación del Sistema Solar dentro de la Vía Láctea no era la actual, así como tampoco lo era la Nube Interestelar Local (cuyo nombre, digamos, abreviado ha resultado en Local Fluff ó Pelusa Local). Piensa que el Sistema Solar tiene 3 tipos de movimientos, entre ellos el movimiento orbital alrededor del núcleo de nuestra galaxia, a unos 217 km/s. La Nube, por su parte, no siempre ha estado ahí, también ha tenido su recorrido. La estamos cruzando, cierto, pero lo llevamos haciendo unos diez mil años, según he leído. No es cosa de ahora. Lo que ahora es noticia es el descubrimiento de la magnetización de la tenue Nube como la causa del por qué se mantiene unida y no se dispersa en el espacio. También es interesante porque ayuda a comprender que nos espera (al Sistema Solar en su conjunto) ante futuros eventos de este tipo a lo largo del brazo de la galaxia que ocupamos.

  10. Leviatán

    Un comentario divertido que he leído en una web tratando esta noticia, acaba así:

    “It’s ironic how the whole thing works. Earth’s magnetic field and atmosphere protects us from the Sun’s magnetic field and radiation. Then, the Fluff is not destroying us thanks to the Sun’s magnetic field and the solar winds, which is what form the 6.2-billion-mile-wide heliosphere. So my question is: Who protects the Fluff?”

  11. De vez en cuando surgen noticias así, y, en realidad, son cosas sabidas desde hace mucho tiempo. Se están refiriendo a la “Burbuja Local” que ahora han denominado “Pelusa Local”. Es una conocida región de baja densidad (aproximadamente 0,07 átomos cm/3) de materia interestelar que rodea al Sistema Solar.

    La Burbuja tiene aproximadamente 100 pc de radio y contiene a las estrellas de la vecindad inmediata al Sol. El Sistema Solar parece encontrarse a unos 10-20 pc del borde de la Burbuja. La baja densidad de gas en la burbuja puede deberse a una onda de choque de una antigua supernova que barrió esta región, y, los filamentos ahí presentes son en sí mismo, los que producen esos campos magnéticos.

    Muchas veces queremos sacar las cosas de quicio y, desde luego, son mucho más sencillas que todo eso.

  12. El artículo me ha traído a la mente que, el primer científico que habló del campo magnético de nuestra Galaxia fue Enrico Fermi en 1949. Por entonces, ya Alfvén (en 1943) había desarrollado los fundamentos de la Magnetohidronámica y había demostrado que, en un plasma con conductividad infinita, el campo magnetico podía tener practicamente una vida ilimitada. Se hacían ya observaciones de rayos cósmicos y Fermi pensó que las partículas cargadas con velocidades relativistas que se detectaban en los rayos cósmicos estaban atrapadas por un hipotético campo magnético galáctico. Hizo además un brillante cálculo de órdenes de magnitud. Conociendo el espesor del disco de nuestra Galaxia, y suponiendo que el radio de Lamor de las partículas debía ser del mismo orden, dedujo que la intensidad del campo podría ser de un microgaus, aprtoximadamente. Este es el orden de magnitud que hoy se acepta. Otro de los grandes científicos de todos los tiempos, Fred Hoyle, pensó que este campo ya existía en el medio pregaláctico. Otros grandes nombres habría que añadir posteriormente: Chandrasekhar, Zeldovich, Peebles…

    A pesar del tiempo transcurrido, y del prestigio de los físicos pioneros nombrados, hoy se puede decir que el conocimiento del campo magnético de nuestra Galaxia es tan ignorado como necesario.

    Es efectivamente necesario. Mencionaré cuatro razones básicas por las cuales nos urge la determinación precisa de la distribución del campo magnético:

    a) El campo magnético es responsdable de la llamada radiación sincrotrón. Recordemos que una partícula cargada describe una trayectoria helicoidal alrededor de las líneas del campo magnético. Una trayectoria helicoidal supone una aceleración y una partícula acelerada emite radiación. Esta radiación, producida por electrones relativistas en el seno del campo magnético galáctico es la radiación sincrotrón. Domina el continuo de ondas centimétricas y milimétricas. La observación del continuo de radio es una de las herramientas básicas de observación de las galaxias. El campo ilumina la galaxia.

    b) El campo magnético introduce un elemento dinámico importante que afecta a las estructuras pregalácticas , al nacimiento de las galaxias, a su estructura y a su evolución. Por tanto, nos pueden explicar como es nuestra Galaxia. Puede ser que sea especialmente importante en el establecimiento de rasgos morfológicos periféricos, cuando la fuerza gravitatoria es más débil; es decisivo en la formación de chorros en galaxias con actividad nuclear, afecta a la formación estelar, produce eyecciones al exterior y sufren un sinfin de efectos dinámicos cuya enumeración sería prolija. En definitiva, el campo magnético juega un papel dinámico importante allí donde esté, y, en nuestra Galaxia como en otras también. Lo mismo ocurre en esa Burbuja Local que rodea a nuestro Sistema Solar. El Grupo de Astrofísica Galáctica de Granada trabaja en alguna de estas cuestiones.

    c) El campo magnético galáctico afecta al movimiento de los rayos cósmicos. Para energías inferiores a 5 x 10 exp. 9 GeV, los rayos cósmicos son galácticos y se ven afectados por el campo magnético galáctico. Para energías algo superiores su trayectoria se ve afectada, y paraq energías muy superiores es el campo extragaláctico de la vecindad de la Vía Láctea el que puede alterar las trayectorias. Por tanto, algunos experimentos de alto coste, como AUGER, MILAGRO, etc., dan unos datos cuyo análisis se ve entorpecido por un insuficiente conocimiento del campo magnético galáctico. No sólo las anisotropías de los rayos cósmicos sino su mismo espectro de energías pueden depender del campo magnético galáctico.

    d) El campo magnético primordial, producido en la inflación o en las Transiciones de Fase Cosmológicas, pueden afectar a la generación de anisotropías de la Radiación de Fondo (CMB, “Cosmic Microwave Background) y a su espectro. Existe incluso la posibilidad tentadora de que pueda medirse el campo primordial, bien directamente, bien por trazas dejadas en el espectro de anisotropìas. La misión espacial PLANCK puede ser decisiva a este respecto. Sin embargo, esta determinación habría de hacerse con la polarización del CMB y, a estas longitudes de onda, en torno al milímetro, el cielo está dominado por la radiación sincrotrón galáctica. Es preciso conocer bien el campo magnético galáctico para descontaminarlo y poder observar la polarización primordial.

    Junto con J. A. Rubiño (IAC) E. Battaner y E. Florido, fue liderado un proyecto Planck europeo con ese objetivo. La determinación del campo galáctico mediante los mapas obtenidos por la misión espacial WMAP que fue el objeto de la tesis de doctoral de Beatriz Ruiz.

    Podríamos continuar explicando como se conoce el campo magnético galáctico y también sobre su naturaleza pero, sería muy largo y, ya tendremos oportunidad en este lugar de explicarlo, ya que, al ser tocados todos los temas, este también surgirá.

    El artículo de arriba finaliza diciendo: ““Sus potentes campos magnéticos podrían comprimir la heliosfera incluso más de lo que lo está ahora”, de acuerdo con la NASA. “Una compresión adicionar podría permitir que más rayos cósmicos alcanzaran el Sistema Solar interior, posiblemente afectando al clima terrestre y la capacidad de los astronautas para viajar con seguridad a través del espacio”.

    Si extrapolamos la lectura de lo que arriba escribo a lo que nos cuenta el artículo, podríamos concluir que, para que las reglas de la mecánica cuántica funcionen, es necesario que todos los fenómenos naturales en el mundoi de las cosas pequeñas estén regidos por las mismas reglas. Esto incluye, como es natural, a las partículas subatómicas y elementales. Sin embargo, cuanto más grande y más pesado es un objeto más difícil es observar las desviciones de las leyes del movimiento “clásicas” debida a la mecánica cuántica. Algunos filósofos entienden por holismo (el todo es más que las suma de sus partes). Si la Física nos ha enseñado algo, es justo lo contrario: un objeto compuesto de un gran número de partículas puede ser entendido exactamente si se conocen las propiedades de sus partes (las partículas): basta saber sumar correctamente (¡y esto no es nada fácil en mecánica cuántica!). Lo que debemos entender por holismo es que, efectivamente, el todo es la suma de las partes, pero sólo se puede hacer la suma si todas las partes obedecen a las mismas leyes. Por ejemplo, la Constante de Planck, h = 6,626075…x 10 exp. -34 julios segundo, debe ser exactamente la misma para cualquier objeto en cualquier sitio. es decir, debe ser una constante universal.

    Si pensamos en todo esto, podremos comprender algo mejor el artículo que arriba nos exponen para comentar y, llegaremos a la conclusión final de que, no lo sabemos todo, y, sin embargo, sí que estamos preparados para poder saberlo. Sólo necesitamos tiempo para observar, experimentar, y estar atentos para leer todos los mensajes que la Naturaleza nos envía.

  13. Resuelto un esponjoso misterio en el borde del Sistema Solar…

    Nuestro Sistema Solar está pasando a través de una nube de materia interestelar que no debería estar ahí, dicen los astrónomos. Y ahora las naves Voyager con décadas de antigüedad han ayudado a resolver el misterio….

  14. [...] titular me deja perplejo, sobre todo porque momentos antes había leido este artículo de la web Ciencia Kanija: “Resuelto un esponjoso misterio en el borde del sistema solar”. ¿Jugamos a las siete [...]

  15. [...] Resuelto un esponjoso misterio en el borde del Sistema Solar [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *