Explosiva estrella cercana podría amenazar a la Tierra

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Estrella vampiro

Una masiva y eruptiva estrella enana blanca en la Vía Láctea – seguida desde hace mucho por sus estallidos periódicos está más cerca del Sistema Solar de lo que se pensaba anteriormente y podrían amenazar a la Tierra si explota completamente dentro de millones de años.

Nuevas observaciones de la enana blanca y su compañera estelar similar al Sol están dando a los científicos una mejor comprensión de la precaria posición de la estrella como posible supernova, dijeron los astrónomos en la 215 reunión de la Sociedad Astronómica Americana.

Las dos estrellas están en un sistema binario cerrado conocido como T Pyxidis, situadas en la constelación del hemisferio sur Pyxis (“La Brújula”). Los investigadores encontraron que el sistema está apenas a 3260 años luz de nuestro Sistema Solar – mucho más cerca de lo que nadie había pensado anteriormente.

Los nuevos hallazgos sugieren que la enana blanca, considerada cercana a nosotros según los estándares cósmicos, podría finalmente convertirse en supernova. La radiación gamma emitida por la supernova podría amenazar a la Tierra con una energía equivalente a 1000 llamaradas solares simultáneas.

La producción de óxido nitroso en la atmósfera de la Tierra por parte de los rayos gamma destruiría completamente la capa de ozono, dicen los astrónomos.

La desaparición, si es que llega, no sería en ningún momento cercano, no obstante: Los cálculos de los científicos sugieren que la estrella explotará en 10 millones de años, dijo Edward Sion, miembro del equipo de investigación de la Universidad de Villanova en Villanova, Pennsylvania.

“Aunque podemos relajarnos, éste es un tiempo muy corto a escalas temporales geológicas y astronómicas”, dijo Sion a SPACE.com en un correo electrónico.

El sistema T Pyxidis es conocido como una nova recurrente debido a que la enana blanca masiva ha sufrido explosiones termonucleares (nova) cada 20 años aproximadamente, con las explosiones de nova registradas anteriormente en 1890, 1902, 1920, 1944 y 1967. Ninguna de este tipo de explosiones amenaza a la Tierra. Pero el sistema ha sido seguido desde hace tiempo buscando la siguiente. Los astrónomos no saben por qué la explosividad de la estrella se ha apaciguado últimamente.

Las relativamente modestas explosiones de supernova están disparadas por gas rico en hidrógeno lanzado desde la compañera similar al Sol sobre la enana blanca. Una cuestión importante es si la masa está siendo añadida a la enana a pesar de las explosiones de supernova o si las explosiones provocan que se expulse más masa de la enana de la que toma de su compañera.

Si la masa sigue acumulándose, la enana blana finalmente podría alcanzar el conocido como Límite de Chandrasekhar y sufrir un colapso gravitatorio instantáneo que dé como resultado una detonación termonuclear que destruya por completo la estrella. Este catastrófico evento, conocido como supernova de Tipo Ia, libera 10 millones de veces más energía que una explosión de nova, o el equivalente a 20 27 megatones de TNT.

Los astrónomos había dicho anteriormente que cualquier explosión de supernova en un radio de 100 años luz de la Tierra sería devastadora, pero más allá de 100 años luz, no están seguros de los efectos que podría tener. No obstante los astrónomos también han estado echando un ojo a Eta Carinae, una supernova potencial a unos 7500 años luz. Un factor, dicen los astrónomos, es cómo de potente es una supernova dada.

Sion y sus colegas analizaron el espectro del ultravioleta lejano del sistema T Pyxidis y colocaron las observaciones en modelos por ordenador de enanas blancas para fijar mejor el potencial de la estrella para terminar como supernova.

Las observaciones sugieren que la enana blanca está muy cerca de la masa del Límite de Chandrasekhar. Y las observaciones de las capas de material eyectado por la estrella durante sus anteriores erupciones de nova más pequeñas también sugieren que la masa de la estrella está aumentando con el tiempo, sugiriendo que en aproximadamente 10 millones de años, podría haber acretado masa suficiente de su compañera para convertirse en supernova. No obstante, si la estrella es mayor y acumula masa más rápido de lo que creen los científicos, podría estallar antes.


Autor: Andrea Thompson
posted: 4 de enero de 2010
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *