Manchas como las del Sol reveladas en una estrella gigante

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Manchas en Betelgeuse

Una instantánea de una estrella gigante a cientos de años luz de la Tierra ha revelado dos enormes manchas brillantes – las primeras pruebas directas de transporte de calor similar al del Sol en otra estrella, dicen los científicos.

La nueva imagen infrarroja muestra la descomunal estrella Betelgeuse con dos manchas brillantes cerca de su centro. Las manchas brillantes están más calientes que el área que las rodea, indicando regiones de convección donde el calor surge desde el interior de la estrella hacia su superficie, al igual que en el Sol.

La convección puede desempeñar un papel en la conocida y polífica pérdida de peso de Betelgeuse, dicen los investigadores. La estrella está arrojando el equivalente a la masa del Sol cada 10 000 a 100 000 años. También está expulsando un gigantesco penacho de gas caliente que puede estar relacionado con la convección, comentan los investigadores.

Betelgeuse es una estrella supergigante roja a 600 años luz de distancia y es fácil de observar en el cielo nocturno. Forma el hombro derecho del “cazador” en la constelación de Orión. La estrella es enorme, de unas 600 veces el tamaño del Sol y 20 veces más masiva.

“La situación parece ser muy diferente a la del caso del Sol”, dice el astrónomo Guy Perrin, co-líder del equipo de investigación en el Observatorio de París. “Las células convectivas son muchísimo mayores”.

Las manchas brillantes, como la propia estrella, son muy vastas, con la mayor de ella extendiéndose más de 225 millones de kilómetros – más de 1,5 veces la distancia de la Tierra al Sol, dicen los investigadores. Esta mancha más grande tiene aproximadamente un cuarto del diámetro de la estrella, añade. Manchas similares en el Sol apenas tienen una vigésima parte de la anchura de la estrella.

Un equipo internacional de astrónomos liderados por el astrónomo del Observatorio de París Xavier Haubois y Perrin observaron las manchas brillantes de Betelgeuse usando tres telescopios en Arizona y un método conocido como interferometría – el cual combina observaciones de distintos telescopios en un todo para proporcionar una mayor sensibilidad. Las manchas, dicen los investigadores, indican que en las supergigantes hay una convección activa, el cual es el proceso de movimiento de calor a través de las corrientes de materia.

“La estrella tiene una superficie parcheada producida por una pocas células convectivas”, dijo Perrin a SPACE.com en un e-mail. “Ahora tenemos que comprender mejor las propiedades físicas de estas células para ir más allá: su temperatura, tiempo de vida, conexión a los campos magnéticos, etcétera”.

La convección es el proceso que lleva a las burbujas a la superficie en el agua que hierve en tu cocina.

En el Sol, pueden observarse con facilidad desde la Tierra brillantes puntos calientes de convección y periodos calmados más oscuros (áreas más frías) y son bien conocidas. Pero éste no es el caso con las estrellas supergigantes como Betelgeuse, donde el tamaño, la longevidad y la dinámica de estructuras de convección sigue siendo un misterio.

La superficie de Betelgeuse está normalmente a 3600 Kelvin, con los puntos brillantes ardiendo a unos 500 Kelvin más, dicen los investigadores. La superficie del Sol, en comparación, está aproximadamente a 5810 Kelvin.

Los investigadores planean estudiar otras capas de Betelgeuse para comprender mejor la interacción entre su superficie, la atmósfera y el interior, además de cómo compararla con otras estrellas supergigantes.

“Betelgeuse puede no ser un caso aislado y no es necesariamente peculiar a este respecto con otras estrellas de la misma clase”, comenta Perrin. “Por lo que podemos anticipar células similares en otras supergigantes rojas”.

La investigación, anunciada el martes, se detalla en una edición octubre de 2009 de la revista Astronomy & Astrophysics.



Autor: Tariq Malik
Fecha Original: 12 de enero de 2010
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *