Buscando vida en el “multiverso”

Multiverso

¿Hay alguien ahí fuera? En el caso de Alejandro Jenkins, la cuestión se refiere no sólo a si hay vida en algún lugar del universo, sino si existe en otros universos fuera del nuestro.

Aunque podría ser una idea desconcertante de sopesar para una persona común, está en el trabajo cotidiano de Jenkins, asociado posdoctoral en física teórica de alta energía en la Universidad Estatal de Florida. De hecho, sus profundas ideas sobre el hipotético “multiverso” – piensa en él como un mega-universo lleno de numerosos universos menores, incluyendo el nuestro — están recibiendo ahora atención mundial, gracias a un artículo de portada que co-escribió en el ejemplar de enero de 2010 para la revista Scientific American.

En “Buscando vida en el multiverso”, Jenkins y el co-autor Gilad Pérez, teórico del Instituto Weizmann de Ciencia en Israel, discuten una provocadora hipótesis conocida como el Principio Antrópico, la cual afirma que la existencia de vida inteligente (capaz de estudiar procesos físicos) impone restricciones sobre la posible forma de las leyes de la física.

“Nuestras vidas en la Tierra – de hecho, todo lo que vemos y sabemos sobre el universo que nos rodea – dependen de un conjunto preciso de condiciones que nos hacen posibles”, dijo Jenkins. “Por ejemplo, si las fuerzas fundamentales que dan forma a la materia en nuestro universo se alterasen sólo ligeramente, sería concebible que los átomos nunca se formasen, o que el elemento carbono, considerado un bloque básico para la vida como la conocemos, no existiera. Entonces, ¿cómo es que existe este equilibrio tan perfecto? Algunos lo atribuirían a Dios, pero por supuesto, esto está fuera del dominio de la física”.

La teoría de la “inflación cósmica”, que se desarrolló en la década de 1980 para resolver ciertos problemas sobre la estructura de nuestro universo, predice que el nuestro es sólo uno entre incontables universos que surgen a partir del vacío primordial. No tenemos forma de ver esos otros universos, aunque muchas del resto de predicciones de la inflacción cósmica han sido corroboradas recientemente mediante medidas astrofísicas.

Dadas algunas de las actuales ideas científicas sobre la física de alta energía, es plausible que esos otros universos puedan tener cada uno distintas interacciones físicas. Por lo que tal vez no es un misterio que estemos ocupando el extraño universo en el que las condiciones son justo las adecuadas para hacer posible la vida. Esto es análogo a cómo, de entre los muchos planetas de nuestro universo, ocupamos uno raro donde las condiciones son las adecuadas para la evolución orgánica.

“Lo que teóricos como el Dr. Pérez y yo hacemos es revisar los cálculos de las fuerzas fundamentales para predecir los efectos resultantes en posibles universos alternativos”, dijo Jenkins. “Algunos de estos resultados son fáciles de predecir; por ejemplo, si no hubiese fuerza electromagnética, no habría átomos ni enlaces químicos. Y sin gravedad, la materia no se agruparía en planetas, estrellas y galaxias.

“Lo sorprendente de nuestros resultados es que hemos encontrado condiciones que, aunque son muy distintas de las de nuestro unvierso, no obstante podría permitir – de nuevo, al menos hipotéticamente — la existencia de vida. (Qué aspecto tendría esa vida es otra historia completamente diferente). Esto nos lleva a la cuestión de la utilidad del Principio Antrópico cuando se aplica a la física de partículas, y podría forzarnos a pensar en más detalle sobre qué podría contener realmente el multiverso”.

“Buscando vida en el multiverso” puede comprarse, o acceder al mismo a través de la suscripción a Scientific American, en el sitio web de la revista. El ejemplar de enero también se vende actualmente en todo Estados Unidos.

“Tener un artículo en Scientific American es un logro magnífico, pero ser seleccionado para la historia de portada es realmente especial”, dijo Mark Riley, Catedrático del Departamento de Física de la Estatal de Florida. “Mis felicitaciones al Dr. Jenkins y a nuestro Grupo de Física de Alta Energía”.

Jenkins está graduado por la Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de California, y ha llevado anteriormente a cabo investigación de posgraduado sobre el tema de los universos alternativos mientras estaba en el Institito Tecnológico de Massachusetts (MIT). A pesar de todo su aprendizaje, no obstante, el artículo de Scientific American fue inesperado.

“Estoy muy orgulloso de nuestra investigación, pero para ser honesto, creo que esto tiene algo que ver con el hecho de que la gente está intrigada por naturaleza por las ideas especulativas sobre la cosmología y la ‘gran descripción’. La idea de los universos paralelos, en particular, es una que mucha gente encuentra apasionante”, comenta Jenkins.

“La actual temporada de “Padre de Familia” (Family Guy, una comedia de la cadena de televisión Fox) recientemente se inició con un episodio llamado ‘Road to the Multiverse’, (Camino al Multiverso) el cual estaba bajo la premisa de que se pueden visitar otros universos — aunque eso parece imposible dado lo que conocemos sobre física. No obstante, si existen o no otros universos en realidad, es una cuestión que tiene consecuencias para nuestra comprensión de la física de este mundo. Creo que nuestra investigación genera importantes preguntas a este respecto”.



Autor: Barry Ray
Fecha Original: 12 de enero de 2010
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (18)

  1. Pequeñísimas variaciones en casi cualquiera de las constantes fundamentales de la física produciría que la vida no fuera posible, es más, no sería posible ni siquiera la formación de átomos. Si la energía del vacío fuese muy poco superior la expansión sería tan rápida que no podría haberse formado ninguna estructura estable en el universo, algo similar sucede para la constante de estrutura fina, la relación de masas protón electrón etc. Por esto el hecho de que se haya encontrado un universo de características muy distintas al nuestro (se supone que también con distintas constantes fundamentales) y que permita la existencia de vida es algo muy impresionante. Puede ser que después de todo las condiciones que rigen la existencia de vida no sean tan restrictivas y la vida sea más común de lo que pensamos.

    • Francisco Ruiz

      que cosas Planck…
      parece tan definitiva tu afirmación de que “la vida no fuera posible…” que casi me dio la impresión que tu sabes algo que los demas no…

      luego escribes: “el hecho de que se haya encontrado un universo…” pues yo, o no te entendí, o estás confundido, porque estos investigadores no han encontrado ningún otro universo, solo es una construcción teórica donde, según sus cálculos, podría hipotéticamente existir la vida.

      FRV

  2. Sagutxo

    Plank, te digo lo mismo que Francisco. Tengo la revista de SA Enero 2010 en pdf y hace una par de semanas que leí el artículo. Es muy interesante, pero no deja de ser una serie de hipótesis respecto a cuáles serían los efectos de variar parámetros físicos en un Universo hipotético y cómo afectarían al desarrollo de posibles estructuras complejas de materia organizada; es decir, seres vivos. El estudio hipotético se base en una corriente cosmológica (hipotéticas también) que nos habla de la existencia de múltiples universos (multiverso).

    En ninguna parte del artículo se menciona como una certeza ni se aportan evidencias sobre la existencia de otros universos. Y ni siquiera hemos encontrado vida en nuestro Universo, con lo cual hablar de vida en otros ***posibles*** universos es un ejercicio de física especulativa; apasionante pero sin consecuencias reales al día de hoy.

    SalU2

  3. lo malo de estas hipotesis es que provoca que gente pierda la cabeza y crea que es real. [ya saben de quien estoy hablando]

    son muy bonitas teorias. pero todavia no ay evidencias.

  4. Por supuesto que solo son construcciones teóricas sin ninguna prueba experimental que las avale. Además no tenemos ninguna evidencia de que puedan existir otros universos. Lo que yo quería decir (quizá no me he explicado bien) es que hasta ahora se había dado por supuesto que otro universo (por supuesto teórico) con otras leyes y constantes de la física sería con toda probabilidad un universo no apto para la vida y por esto el principio antrópico junto con el multiverso sería una “explicación” (desde muchos puntos de vista insatisfactoria) de por qué las constantes fundamentales y las leyes de la física parecen estar tan “afinadas” de forma que permitan la existencia de vida. El encontrar más universos (teóricos naturalmente) con otras leyes de la física y que permitan la vida podría significar que las leyes físicas que permiten la vida no son tan restrictivas. Por supuesto, como bien decís no deja de ser una curiosidad de física especulativa mientras no se encuentren evidencias de la existencia de múltiples universos.

  5. Siempre será fascinante para la mayoría la idea de universos paralelos, multiversos o metaversos que, nos viene a decir que no estamos sólos en este vasto Universo nuestro que, finalmente, resultará ser un pequeño universo entre otros muchos. Calro que, tal idea, aunque sugestiva, no deja de ser eso, una idea.

    Está muy claro que, nuestro mundo es como es, debido a una serie de parámetros que, poco a poco, hemos ido identificando y hemos denominado Constantes de la Naturaleza. Esta colección de números misteriosos son los culpables, los responsables, de que nuestro universo sea tal como lo conocemos que, a pesar de la concatenación de movimientos caóticamente impredecibles de los átomos y las moléculas, nuestra experiencia es la de un mundo estable y que posee una profunda consistencia y continuidad.

    Parece, según todas las trazas, que el universo, nuestro universo, alberga la vida inteligente porque las constantes de la naturaleza son las que aquí están presentes, cualquier ligera variación en alguna de estas constantes habría impedido que surgiera la vida en el planeta que habitamos. El universo con las constantes ligeramente diferentes habría nacido muerto, no se hubieran formado las estrellas ni se habrían unido los quarks para construir nucleones (protones y neutrones) que formaran los núcleos que al ser rodeados por los electrones construyeron los átomos que se juntaron para formar las moléculas y células que unidas dieron lugar a la materia. Esos universos con las constantes de la naturaleza distintas a las nuestras, estarían privados del potencial y de los elementos necesarios para desarrollar y sostener el tipo de complejidad organizada que nosotros llamamos vida.

    Nadie ha sabido responder a la pregunta de si las constantes de la naturaleza son realmente constantes o llegará un momento en que comience su transformación. Hay que tener en cuenta que para nosotros, la escala del tiempo que podríamos considerar muy grande, en la escala de tiempo del universo podría ser ínfima. El universo, por lo que sabemos, tiene 13.500 millones de años. Antes que nosotros, el reinado sobre el planeta correspondía a los dinosaurios, amos y señores durante 150 millones de años, hace ahora de ello 65 millones de años.

    Mucho después, hace apenas 2 millones de años, aparecieron nuestros antepasados directos que, después de una serie de cambios evolutivos desembocó en lo que somos hoy.

    Todo ello pudo suceder como consecuencia de que, 200 millones de años después del Big Bang se formaron las primeras estrellas que, a su vez, dieron lugar a las primeras galaxias, las primeras explosiones de supernovas y, a que éstas, crearon los materiales complejos para que la vida llegara.

    Sobre el artículo de arriba, podemos decir que es interesante, una idea avanzada que antes han tenido otros, no es nada novedoso y, sin embargo, nadie podría decir que tal cosa no pudiera suceder: ¡otros universos! ¿por qué no? Sin embargo, lo dejaremos en una idea imaginativa salida de un modelo.

  6. Es mucho y son muchas las versiones que de lo que llamamos Principio Antrópico hemos podido leer por ahí. Muchos han especulado con sugerencias diversas del principio antrópico. John Wheeler, el científico de Princeton que acuñó el término “agujero negro” y desempeñó un papel principal en su investigación, propuso lo que él denominó el principio antrópico participatorio. Este no tiene que ver especialmente con las constantes de la naturaleza sino que está motivado por la precisión de las coincidencias que permiten que exista vida en el cosmos.

    ¿Es posible, pregunta Wheeler, que la vida sea en algún sentido esencial para la coherencia del universo? Pero por supuesto nosotros no somos de interés para las galaxias lejanas ni para la existencia del universo en el pasado lejano antes de que pudiera existir la vida.

    Wheeler se sentía tentado a preguntar si la importancia de los observadores al traer a la plena existencia la realidad cuántica podía estar tratando de decirnos que los “observadores”, definidos de forma adecuada, pueden ser en cierto sentido necesarios para hacer nacer al universo. Es muy difícil darle a esto un sentido correcto porque en la teoría cuántica, con su principio de incertidumbre, la noción del observador carece de una definición nítida. Es algo que registra información. Una placa fotográfica valdría tanto como un vigilante nocturno.

    Otro modelo de principio antrópico, introducido por Frank Tipler y John D. Barrow, es algo diferente. Es sólo una hipótesis que debería poderse demostrar verdadera o falsa utilizando las leyes de la física y el estado observado del universo. Se denomina como Principio antrópico final y propone que una vez que la vida emerge en el universo, no desaparecerá.

    Una vez que hemos dado con una definición de vida adecuadamente amplia, digamos como procesamiento de información (“pensamiento”) con la capacidad de almacenar esa información (“memoria”), podemos investigar si esto podría ser cierto. Nótese que no se afirma que la vida tenga que aparecer o que deba persistir. Evidentemente, si la vida va a durar para siempre deberá tener una base distinta de la vida que conocemos. Nuestro conocimiento de la astrofísica nos dice que el Sol sufrirá con el tiempo una crisis de energía irreversible, se quedará sin el material necesario para la fusión nuclear, se expandirá en gigante roja y se tragará los planetas cercanos, incluida la Tierra y posiblemente Marte. Para cuando eso tenga que llegar tendremos que habernos ido de la Tierra, o haber transmitido la información necesaria para recrear miembros de nuestra especie (si aún pueden ser llamados así) para que colonicen otros lugares. Pensando en millones de años en el futuro también podríamos imaginar que la vida podría existir en otras formas que hoy llamaríamos “artificiales”, como máquinas muy avanzadas de vasta información que procesan a velocidad de vértigo, y, podrían hasta tener sentimientos…démosle tiempo al tiempo.

  7. Como pregona la filosofía, nada es como se ve a primera vista, todo depende bajo el punto de vista desde en el que miremos las cosas. Douglas Adams decía:

    “Lo primero que hay que comprender sobre los universos paralelos… es que no son paralelos. Es importante comprender que ni siquiera son, estrictamente hablando, universos, pero es más fácil si uno lo intenta y lo comprende un poco más tarde, después de haber comprendido que todo lo que he comprendido hasta ese momento no es verdadero.”

    ¿Qué vamos a hacer con esta idea antrópica fuerte? ¿Puede ser algo más que una nueva presentación del aserto de que nuestra forma de vida compleja es muy sensible a cambios pequeños en los valores de las constantes de la naturaleza? ¿Y cuáles son estos “cambios”? ¿Cuáles son estos “otros mundos” en donde las constantes son diferentes y la vida puede existir? ¿cómo serán esos seres?

    En ese sentido, una visión plausible del universo es que hay una y sólo una forma para las constantes y leyes de la naturaleza. Los universos son trucos difíciles de hacer, y cuanto más complicados son, más piezas hay que encajar. Los valores de las constantes de la naturaleza determinan a su vez que los elementos naturales de la tabla periódica, desde el hidrógeno número 1 de la tabla, hasta el uranio, número 92, sean los que son y no otros. Precisamente, por ser las constantes y leyes naturales como son y tener los valores que tienen, existe el nitrógeno, el carbono o el oxígeno.

    Esos 92 elementos naturales de la tabla periódica componen toda la materia bariónica (que vemos y detectamos) del universo. Hay más elementos como el plutonio o el einstenio, pero son los llamados transuránicos y son artificiales.

    Hay varias propiedades sorprendentes del universo astronómico que parecen ser cruciales para el desarrollo de la vida en el universo. Estas no son constantes de la naturaleza en el sentido de la constante de estructura fina o la masa del electrón.

    Incluyen magnitudes que especifican cuán agregado está el universo, con que rapidez se está expandiendo y cuánta materia y radiación contiene. En última instancia, a los cosmólogos les gustaría explicar los números que describen estas “constantes astronómicas” (magnitudes). Incluso podrían ser capaces de demostrar que dichas “constantes” están completamente determinadas por los valores de las constantes de la naturaleza como la constante de estructura fina. ¡¡El número puro y adimensional, 137!!

    Las características distintivas del universo que están especificadas por estas “constantes” astronómicas desempeñan un papel clave en la generación de las condiciones para la evolución de la complejidad bioquímica. Si miramos más cerca la expansión del universo descubrimos que está equilibrada con enorme precisión. Está muy cerca de la línea divisoria crítica que separa los universos que se expanden con suficiente rapidez para superar la atracción de la gravedad y continuar así para siempre, de aquellos otros universos en los que la expansión finalmente se invertirá en un estado de contracción global y se dirigirán hacia un Big Crunch cataclísmico en el futuro lejano.

    El primero de estos modelos es el universo abierto que será invadido por el frío absoluto, y el segundo modelo es el del universo cerrado que termina en una bola de fuego descomunal.

    Todo dependerá de cual sea el valor de la densidad de materia. En cualquiera de los casos, si encontramos universos paralelos y la forma de introducirsnos en ellos, sería una gran cosa para cuando llegue el fatídico momento final que, por otra parte y sea cual pueda ser, es irreversible.

  8. Bueno, mucho se habla del principio antrópico y parece conveniente hacer una pequeña reseña que nos explique que es un principio en virtud del cual la presencia de la vida humana está relacionada con las propiedades del universo.

    Como antes hemos comentado de pasada, existen varias versiones del principio antrópico. La menos controvertida es el principio antrópico débil, de acuerdo con el cual la vida humana ocupa un lugar especial en el universo porque puede evolucionar solamente donde y cuando se den las condiciones adecuadas para ello. Este efecto de selección debe tenerse en cuenta cuando se estudian las propiedades del universo.

    Una versión más especulativa, el principio antrópico fuerte, asegura que las leyes de la física deben tener propiedades que permitan evolucionar la vida. La implicación de que el universo fue de alguna manera diseñado para hacer posible la vida humana hace que el principio antrópico fuerte sea muy controvertido, ya que nos quiere adentrar en dominios divinos que, en realidad, es un ámbito incompatible con la certeza comprobada de los hechos a que se atiene la ciencia, en la que la fe, no parece tener cabida.

    El principio antrópico nos invita al juego mental de probar a “cambiar” las constantes de la naturaleza y entrar en el juego virtual de ¿qué hubiera pasado si…?

    Especulamos con lo que podría haber sucedido si algunos sucesos no hubieran ocurrido de tal o cual manera para ocurrir de esta otra. ¿Qué hubiera pasado en el planeta Tierra si no aconteciera en el pasado la caída del meteorito que acabó con los dinosaurios? ¿Habríamos podido estar aquí hoy nosotros? ¿Fue ese cataclismo una bendición para nosotros y nos quitó de encima a unos terribles rivales?

    Fantasean con lo que pudo ser…. Es un ejercicio bastante habitual; sólo tenemos que cambiar la realidad de la historia o de los sucesos verdaderos para pretender fabricar un presente distinto. Cambiar el futuro puede resultar más fácil, nadie lo conoce y no pueden rebatirlo con certeza. ¿Quién sabe lo que pasará mañana?
    Lo que ocurra en la naturaleza del universo está en el destino de la propia naturaleza del cosmos, de las leyes que la rigen y de las fuerzas que gobiernan su mecanismo sometido a principios y energías que, en la mayoría de los casos se pueden escapar a nuestro actual conocimiento.

    Lo que le pueda ocurrir a nuestra civilización, además de estar supeditado al destino de nuestro planeta, de nuestro Sol y de nuestro Sistema Solar y la galaxia, también está en manos de los propios individuos que forman esa civilización y que, con sensibilidades distintas y muchas veces dispares, hace impredecibles los acontecimientos que puedan provocar individuos que participan con el poder individual de libre albedrío.

    Siempre hemos sabido especular con lo que pudo ser o con lo que podrá ser si…, lo que, la mayoría de las veces, es el signo de cómo queremos ocultar nuestra ignorancia. Bien es cierto que sabemos muchas cosas pero, también es cierto que son más numerosas las que no sabemos.

    Está claro que, muchos de los modelos que nos presentan, dan un resultado que está supeditado a los datos que hemos suministrado al ordenador y, en ese caso, estamos trabajando con la especulación a la que antes me refería. Así, podemos dibujar nuevos mundos a nuestro placer y multiversos a nuestro gusto. Claro que de ahí a que esos mundos o esos multiversos puedan existir…Hay un largo camino que recorrer para que, científicamente, se puedan demostrar.

  9. carlos

    Ciertamente conocemos muchas cosas e ignoramos muchas más, pero lo que queda claro con cada investigación o estudio que se hace es la enorme complejidad que encierran el universo y la vida, y también los misterios por descubrir que se nos presentan delante. Como decía Carl Sagan: “En algún lugrar algo increible espera ser descubierto”, excitante y emocionante, esperemos que nuestra civilización sepa aprovechar bien la oportunidad.

    Saludos

  10. carlos

    “En algún lugar algo increible espera ser descubierto” Carl Sagan

  11. Kabana

    EL UNIVERSO ES CONSCIENTE DE SI MISMO.

    Esta rotunda afirmación es totalmente demostrable por cualquiera de nosotros.

    Todos y cada uno de nosotros además de todos y cada uno de los seres vivos de la tierra estamos compuestos por materia y energía. En la medida en que soy consciente de mí mismo y del universo que me rodea, formo parte de él. Puesto que hay una parte aunque infinitesimal del universo en mí y esa parte es consciente de sí misma… puedo afirmar que el universo ES CONSCIENTE.

    ¿Es posible la existencia de un universo sin vida que constate de su existencia?

    ¿El gato dentro de la caja está muerto o está vivo? ¿Cómo saberlo sin que nadie levante la tapa, tomando parte del evento y averiguarlo?

    Si pienso luego existo… privarle al universo de su capacidad de pensar es quitarle la posibilidad de existir.

    • Estimado amigo:

      Cuando preguntas: “¿Es posible la existencia de un universo sin vida que constate de su existencia?”

      En realidad, no está planteando bien la pregunta, dado que, lo del “Universo sin vida” no se podría asegurar en el sentido literal que lo dice que, según creo, está referido a la “materia inerte” y, en realidad, algunos dicen -y con razón- que la materia es vida dormida.

      Por otra parte, lleva toda la razón cuando habla de un Universo consciente. Nada puede refutar el hecho cierto de que, nosotros -como seguramente otros muchos seres en mundos lejanos-, formamos parte del Universo: ¡La que piensa! y, si es así (que lo es), ahí tenemos la respuesta…

      Sí, el Universo es consciente…¡a través de nosotros! los observadores.

      Y, si cogemos este tema como debate, debe´riamos pensar en otros entes que, como nosotros, forman parte del Universo y también, a su manera, “son conscientes” para realizar el trabajo encomendado: estrellas y galaxias y también los mundos habitados, todos hacen una función “consciente” para que las cosas sean como las vemos a nuestro alrededor.

      Las Galaxias, por ejmplo, crean emtropía negativa al igual que nosotros y, de esa manera, se busca un cierto equilibrio en el devenir del Universo y los objetos y seres que lo pueblam.

      El rma es apasionante y sería muy largo dejar aquí todas y cada una de las cuestiones interesantes que subyacen sobre la idea de Un Universo Consciente.

      Saludos.

  12. Si no hay efectos medibles ni observables… estaríamos volviendo a la metafísica:
    ¿puede haber un mundo de elefantes rosas?
    Si están ahí debe de haber alguna forma en que nos afecten esos otros Universos. Tal vez por su gravedad. ¿Y si la energía o la materia oscura que no podemos ver pero podemos sentir sus efectos no estuvieran en nuestro Universo propiamente dicho? Nos estamos volviendo locos buscando algo que tal vez no esté… las nuevas teorias como la de cuerdas predicen hasta 11 dimensiones, puede que solo seamos una brana de 3 dimensiones flotando en un multiverso de más dimensiones, y que se cruza con otras islas que flotan, o pasamos cerca de ellas…Pero si no son medibles ni nos afectan… ya no sería ciencia!

  13. khenny

    es sorprenderte lo que se puede hacer y encontrar con la necesidad de llenar interrogantes de nuestro mundo y los mundos que nos rodean, buscar respuestas a nuestras interrogantes son las cosas que nos suelen llavar a espectativas que son mas de las que nos habiamos imaginado…!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *