Meteorito contiene moléculas orgánicas complejas

Meteorito Murchison

Se han descubierto moléculas orgánicas anteriormente desconocidas en un meteorito de 100 kg que impactó en Australia en 1969, lo que sugiere que nuestro Sistema Solar contenía una sopa de química orgánica compleja mucho antes de que apareciese la vida.

En un reciente estudio, los científicos analizaron el meteorito Murchison, que aterrizó en Murchison cerca de Melbourne, Australia, en 1969.

El meteoro de 100 kg se cree que se originó en los primeros días de nuestro Sistema Solar, tal vez incluso antes de que se formase el Sol hace 4500 millones de años.

Estudios previos hicieron hincapié en las moléculas simples

Murchison es uno de los meteoritos más estudiados, ya con fama por la diversidad de su química orgánica – la química de los compuestos de carbono.

No obstante, los análisis del meteorito hasta ahora habían tenido como objetivo clases concretas de compuestos con énfasis en los aminoácidos como fuente potencial de vida para la Tierra, de acuerdo con el estudio publicado en la revista Journal Proceedings of the National Academy of Sciences.

Ahora, por primera vez, los científicos han usado métodos analíticos avanzados para llevar a cabo un experimento sin objetivo concreto.

Gran diversidad química

Descubrieron combinaciones muy complejas de moléculas orgánicas que incluían hidrógeno, oxígeno, nitrógeno y azufre.

“Encontramos una diversidad química muy superior a cualquier muestra que hayamos analizado hasta ahora”, dijo el autor principal Philippe Schmitt-Kopplin, químico analítico del Centro de Investigación Alemán para la Salud Ambiental en Munich.

“Nunca antes habíamos visto unos sistemas orgánicos tan complejos”, comentó.

De acuerdo con Philippe, los compuestos recientemente descubiertos en el meteorito Murchison “pueden haber contribuido a la complejidad orgánica de la sopa primordial” que llevó al desarrollo de la vida en la Tierra.

Los hallazgos también sugieren que la diversidad de la química extraterrestre sobrepasa la encontrada en la Tierra.

El meteoro probablemente pasó a través de nubes primordiales en los inicios del Sistema Solar, acumulando moléculas orgánicas en un efecto de bola de nieve a lo largo del camino.

Rastreando la secuencia de moléculas orgánicas en el meteorito, los investigadores creen que pueden también ser capaces de crear una línea temporal para la formación y alteración desde los primeros días de nuestro Sistema Solar.

Sopa primordial compleja

“Éste es un resultado realmente interesante”, dijo Geraint Lewis, cosmólogo de la Universidad de Sydney en Australia.

“Estudios anteriores buscaron las moléculas simples que se requerirían para que se formase la vida, pero este estudio hizo una búsqueda más general de la química y encontró compuestos químicos mucho más complejos. Por lo que la sopa que estuvo presente en la Tierra justo después de su formación era mucho más compleja de lo que se pensaba anteriormente”, dijo.

“Esto probablemente tendrá implicaciones significativas para nuestra comprensión de cómo se inició la vida en la Tierra”.


Autor: Gemma Black
Fecha Original: 16 de febrero de 2010
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (9)

  1. Kimiká

    Parece una información muy interesante, pero algo vaga ¿qué compuestos en concreto se han encontrado?… sería de interés se publicaran, para entender mejor la química del espacio y, como se dice, la posible química prebiótica en la Tierra. Lo que nos confirma esta información es que la composición química en todo el universo parece ser la misma.

  2. Pues sí, Kimiká, quizás por eso sea universal. Y no, tampoco creo que haya planetas cúbicos en la otra punta del Universo, por muy imaginativos que nos pongamos.

    Saludos.

  3. Jurl

    Cúbicos no, pero en nuestro sistema solar no hay dos que se parezcan, por más que superficialmente parezca ser así. Ni Mercurio se parece a la Luna, ni Titán tiene nada que ver con Marte, ni Venus tiene pariente conocido (por hablar sólo de mundos telúricos). Y todos obedecen a las mismas leyes.

    Si hace poco hemos leído en este mismo blog que Encélado se dedica a vomitar moléculas orgánicas de 14 kDa, el origen de estas moléculas puede estar en cualquier parte o en varias cualquieras partes a la vez…

  4. Evidentemente, Jurl, dentro de una homogeneidad siempre habrá una heterogeneidad, afortunadamente. La diferencias que comentas son más significativas químicamente, no físicamente, y evidentemente no quiero decir que la única química sea la aquí existente, pero sí que la de aquí existirá en otros muchos lugares. Vamos, que el agua es agua, y probablemente esté en muchos otros lados del Universo, aparte de estar convirtiéndose ahora mismo en mi vejiga. Aunque quizás hayan organismos ya bípedos por ahí que se hayan adaptado a nadar en mares de sulfuro, ¿verdad?

    Saludos.

    • Jurl

      Yo me remito a la fauna de Burgess Shale, si la extinción hubiese actuado de otra manera dudo mucho que la mayoría de los metazoos de este planeta tuviesen simetría bilateral. De hecho, mirar para seres como los pulpos o las hidras (por no hablar de los equinodermos) basta para terminar con el mito de lugares comunes. Y eso sin sacar a pasear la fauna (¿o flora?) de Ediacara.

      No creo que haya dos mundos iguales ni parecidos en el universo… Basta con ver la historia de nuestro planeta y lo distinto que habría sido de haber salido otra tirada del dado en algún momento. Ni a nivel de apariencia macroscópica ni de metabolismo. Y la química del agua puede ser tan variada (e incompatible) cuanto los solventes que soporte…

      Es que no veo esa pretendida necesidad, sólo veo accidente. xD

  5. Meteorito contiene moléculas orgánicas complejas…

    Se han descubierto moléculas orgánicas anteriormente desconocidas en un meteorito de 100 kg que impactó en Murchison cerca de Melbourne, Australia, en 1969. Este resultado sugiere que nuestro Sistema Solar contenía una sopa de química orgánica compleja…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *