Nuevas evidencias sobre la eficacia de los placebos

Placebo

Los investigadores han encontrado que el demonizado efecto placebo merece un enorme respeto. De hecho, hay más de un tipo de efecto placebo, muchos de los cuales son poco conocidos y usados.

“Muchas personas aún piensan en el placebo como un efecto que ocurre en algunas personas cuando reciben un
tratamiento falso o una imitación, normalmente cuando se estudia la efectividad de un nuevo tratamiento. Pero hemos hecho que esto sea cosa del pasado”, dice Damien Finnis del Instituto de Gestión e Investigación del dolor de la Universidad de Sydney (PMRI) y del Hospital Royal North Shore, que lidera al equipo de expertos internacionales en un estudio recientemente publicado en la prestigiosa revista The Lancet (viernes, 19 de febrero).

“Esta nueva investigación demuestra que los efectos placebo pueden tener lugar junto con cualquier forma de tratamiento, cuando la mente y el cerebro trabajan juntos para promover los mecanismos naturales de curación del cuerpo”.

El proyecto de investigación reunió artículos científicos de todo el mundo sobre investigación en los efectos placebo y estudió qué impacto tienen sobre los pacientes.

“No necesitas una píldora de azúcar para crear un efecto placebo. Nuestra investigación revela que los efectos placebo pueden ocurrir en la práctica médica rutinaria a través un amplio rango de enfermedades médicas – y estos efectos pueden ser terapéuticamente poderosos. Evidentemente hay mucho más en los placebos de lo que previamente habíamos pensado”.

Los efectos del placebo son muchos, varían desde la reducción del dolor persistente a la mejoría de los movimientos en los pacientes con enfermedad de Parkinson. El efecto placebo pueden hacer que los tratamientos rutinarios sean más efectivos, y todos podemos responder al mismo.

“Esencialmente, el efecto placebo cambia la forma en la que trabajan nuestro cerebro y cuerpo, complementando los tratamientos médicos u otras terapias, lo que a menudo conduce a una reducción de los síntomas”.

“El componente de placebo de cada terapia no debería pasarse por alto. Tienen el potencial para hacer que un tratamiento médico rutinario sea más efectivo”, dice Finniss.

La siguiente tarea para los investigadores es entender mejor los muchos factores que conducen a los efectos placebo e intentar aprovecharse de ellos en la práctica rutinaria.

“Lo que sabemos es que los efectos placebo se ven influidos por el contexto o en el entorno del tratamiento – por ejemplo, parecen contribuir las expectativas y creencias del paciente respecto a la terapia, experiencias pasadas y muchos factores en la relación médico-paciente. Sólo necesitamos aprender a definirlos y maximizarlos”.

El concepto tiene implicaciones positivas para uno de cada cinco australianos que sufren de dolores persistentes. El destacado mundialmente Instituto de Gestión e Investigación del dolor de la Universidad de Sydney y el Hospital Royal North Shore están en la vanguardia de la investigación de los procesos de la enfermedad implicados en el dolor persistente y están investigando un variedad de estrategias de tratamiento para la gestión del dolor.

“Comprendiendo cómo trabaja el placebo tenemos la posibilidad de mejorar el entendimiento de la fisiología y la psicología de la interacción entre la mente, el cerebro y el cuerpo y cómo podría aprovecharse esto para ayudar a los que sufren dolor o de otras enfermedades médicas”, dice el internacionalmente renombrado especialista en dolor, Profesor Michael Cousins, a la cabeza del PMRI.


Autor: Sarah Stock
Fecha Original: 19 de febrero de 2010
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (35)

  1. [...] juntos para promover los mecanismos naturales de curación del cuerpo”. Información en español http://www.cienciakanija.com/2010/02/20/nuevas-evidencias-sobre-la-eficacia-d/ sin comentarios en: cultura, ciencia karma: 12 etiquetas: placebo, investigación, medicina [...]

  2. Sobre este tema, la cosa esta clara: El poder de la mente es grande y, si se cree firmemente que ese “algo” le curará, terminará haciéndolo, no tiene más secretos.

    • Gooooooor

      Una vez mas, estoy de acuerdo contigo Emilio.
      Personalmente, creo q el poder de la mente en el cuerpo de la persona puede ser transcendental cuando, por ejemplo, una enfermedad lo ataca. Y no tiene q ser un efecto placebo provocado para demostrarlo. La vida real lo demuestra.
      Es verdad, que la medicina moderna, a tenido grandes avances en diferentes campos y que sin ella, much@s estarían muert@s (es duro, pero es así). Yo solo quiero señalar una cosa vital, en mi parecer.
      La voluntad de una persona predispuesta ante una enfermedad mortal, clínicamnete comprobado, puede ser vital en el desarrollo de la enfermedad. He visto unos cuantos casos, entre mi familia, cuales con la fuerza de voluntad y asumir la enfermedad, y eso que los médicos daban al paciente pocos días de vida, hicieron q la persona viviese, y que viva hoy en día todavía.
      Lo que quiero decir es que, la mente humana, es una “caja de pandora”, que aún, a muchos niveles, lo desconocemos o q no lo entendemos y que la evolución (sea del propio cerebro o de la ciencia) hará su trabajo, para demostrarlo.
      Como dijo Asimov, “el mayor bien del hombre, es una mente inquieta”.

    • Adolfo

      ¡Hola Emilio!

      Interesante… Si consideramos la falta de capacidad intelectual para abordar un problema ó conjunto de problemas, ¿es concebible que la solución pueda fundarse en la aplicación del efecto placebo, aún cuando esa incapacidad no sea resultado de una convergencia de factores orgánicos (como ocurre en las enfermedades)?

      Atentamente…

  3. ama10-3

    Apreciado D. Emilio:

    Me temo que su excepcionalmente corto comentario abrirá la ‘caja de Pandora’ en este científico espacio, puesto que su afirmación raya en lo puramente esotérico… ¿o no?

    Por si le sirve de algo, afirmo aquí que mi aún perfecto estado mental (creo…,) con el consiguiente placer por la vida, ayuda en un cien por cien a los fármacos que mantienen en funcionamiento mi cansado corazón.

    Un afectuoso saludo de l’Amadeu.

    • Estimado l´Amadeu:

      Has conseguido mi primera sonrisa del día, y, desde luego, en ningún momento mi breve comentario quería incidir en lo esotérico, sino que, más bien, caminaba en el mismo sentido que apunta nuestro amigo PLanck.

      “Biológicamente, somos primates, parientes de losl chimpancés, con los que compartimos más del 98 por ciento de nuestro ADN. En términos de genes, este parentesco es incluso más cercano, pues parte de la diferencia corresponde a “DNA basura” que no tiene función de codificación. Sin embargo, mentalmente, la distancia que nos separa de nuestros primos símicos es enorme.

      En el pasado, la explicación era que nosotros teníamos “Alma” que los animales no poseían. En la actualidad la única explicación pausible está en nuestro cerebro mayor y que desarrolla otras pensamientos más complejos. ¿Qué hay en este órgano que explique las maravillas de la vida mental?

      Como bien sabes, en los últimos años, esta cuestión se ha convertido en un tema central de la investigación, y, el artículo que aquí se comenta no es ajeno a ello y, de hecho, los mejores neurobiólogos, psicólogos, cinetíficos cognitivos y hasta expertos informáticos y filósofos del mundo están de acuerdo con el hecho comprobado de que, el “placebo”, si la mente es la adecuada y se dirige en la debida dirección, será beneficioso para el paciente.

      Que la mente no puede curar ciertas dolencias, ¡Claro!. Sin embargo, si puede mejorar otras y ayudar, en ciertas ocasiones, a la curación de otras que, sin ser leves, pueden ser desterradas por medio del cerebro con la ayuda de placebos en los que el paciente ponga toda su esperanza de curación.

      A eso me refería con mi breve comentario, y, la referencia a los chimpancés sólo tienen como motivo el dejar claro que, para que los placebos sean efectivos tienen que tener un aliado poderoso: La Mente.

      • Saín

        Cordial saludo amigo. Sabemos que tolos los seres humanos estamos ligados a la sociología, a la biología y a la psicología y por todo esto nuestro estado emocional y mental influye en nuestra salud corporal y recíprocamente. Totalmente de acuerdo contigo amigo Emilio, como decía el héroe de una serie de caricatura, no hay fuerza más poderosa que la mente humana y quien domina la mente lo domina todo. Todo este Universo va ligado, la similitud entre el cerebro y la Vía Láctea: Cien mil millones de neuronas aproximadamente la cantidad de estrellas que componen la Vía Láctea, cien trillones de interconexiones en paralelo. Algún día el ser humano podrá controlar y descubrir todos los secretos y poderes que encierra nuestra mente.

  4. Ama, la respuesta de emilio (la verdad es que esta vez si ha sido muy corta) no tiene nada de “esotérica” a no ser que consideres al cerebro un órgano “esotérico”.
    Desde cierto punto de vista los nuevos estudios no tienen nada de sorprendente, hace tiempo que se sabe que el estado anímico o psicológico del individuo influye de forma muy clara en su estado de salud. Muchas dolencias (leves o incluso crónicas) se atribuyen en gran medida a problemas de bajo estado anímico o de equilibrio psicológico. Está demostrado que estados mentales de estrés, ansiedad provocan el descenso de la eficacia del sistema inmunológico. Esto no es tan sorprendente si se piensa que el dolor es una respuesta del cerebro cuya intensidad está regulada por el mismo cerebro y por tanto depende de muchos factores psicológicos y puramente subjetivos. Por otro lado, sorprende que simplemente ciertos estados mentales como el hecho de estar convencido o no de la eficacia de cierto tratamiento influya en la eficacia del mismo, de alguna forma el cerebro además de controlar funciones vitales para el cuerpo como el ritmo cardiaco también influye en muchas de las reacciones químicas que se producen en el.

  5. Muy buen articulo.
    Tambien he escrito mucho al respecto en mi blog pues considero que el efecto placebo es una buena opcion para el tratamiento de algunos trastornos
    Les dejo el link a uno de los articulos.
    http://rincon-psicologia.blogspot.com/2009/12/el-efecto-placebo-pasado-y-presente.html
    Un saludo desde el Rincon de la Psicologia

  6. Jurl

    El no querer creer (por parte del paradigma médico) en cosas como el efecto placebo no es más que otra muestra de prejuicios e ignorancia. Básicamente proviene de la ideología mecanicista y determinista de los siglos XVI-XVIII, que consideran los seres vivos como herramientas sencillas que se atienen a simples algoritmos, es decir, idénticas a las máquinas creadas por la humanidad, sólo que con más piezas (sí, ya sé que sobre esta estaba la otra ideología, la de las cualidades místicas, que claro, al derrumbarse dejo la otra como campeona en solitario). Está claro que un cuerpo biológico no es algo tan simple como eso.

    No tiene sentido mantener en pie ideologías y prejuicios de cuando ya no sólo se ignoraba la existencia de la información, sino incluso de la termodinámica.

  7. Churro

    Muy buen articulo y hay un segmento que llamo mucho mi atencion:“Esta nueva investigación demuestra que los efectos placebo pueden tener lugar junto con cualquier forma de tratamiento, cuando la mente y el cerebro trabajan juntos para promover los mecanismos naturales de curación del cuerpo”.
    Aclaro desde ahorita no quiero sonar “esoterico” ni debrayarme, pero tendra esto algo que ver con los chakras, o glandulas que hay en nuestro cuerpo, agradecere
    el que alguien (con conocimientos al respecto) se tomara unos momentos en proporcionar mas informacion
    saludos

  8. el poder de la mente tiene sus limites. sin medicamento o una terapia. no te curas de ninguna enfermad con que creas con todas tus fuerzas

    asi que hay que tener cuidado. eso si. ya con el medicamento el efecto placebo es bueno. uno se siente mucho.mejor de una gripe. [por ejemplo] cuando el doctor a uno lo atiende.

    o cuando a uno lo apapachan mucho sus familiares.

  9. Se estima que el cerebrero contiene del orden de cien mil millones de neuronas, cada una de las cuales está relacionada con otras neuronas por un promedio de diez mil conexiones. En total esto equivale a mil millones de conexiones interneuronales.

    Para llegar a comprender lo que el artíoculo de arriba nos explica, se debe partir de una base cuya fuente arranca en la niñez, ese mecanismo capital de la comunicación en el desarrollo psíquico de los niños.

    La manera en que tratamos a nuestros niños desde el día que nacen en adelante, quizá incluso antes, modelo literalmente su cerebro y, por lo tanto, su personalidad. Todos los padres en perspectiva han de conocer esta lección y sacar las conclusiones necesarias. Si desean que sus hijos desarrollen una rica red neuronal, la condición de una personalidad rica, , han de hablar con ellos desde el primer día, dejarles que oigan música, cantarlas, acariciarlos y hacerles mimos, atraer su atención visual, dejarles juguetes de formas y colores variados que despierten su imaginación; en suma, proporcionarles a los niños multitud de estímulos sensoriales gracias a los cuales serán capaces de construir innumerables circuitos neuronales que son el fundamento del desarrollo de la vida mental.

    Toda esta explicación, aunque parezca no venir a cuento, sí que es apropiada para comprender el por qué, los placebos, pueden ser efectivos en cierto tipo de personas en la que sus mentes, la lleven a creer firmemente en la curación que le proponen mediante una serie de curcunstancias adecuadas como por ejemplo, la confianza plena en el médico que la esté tratándo, sus agarrarse a un “clavo ardiendo” para conseguir la curación, su vínculo familiar como apoyo y, en definitiva, esos cien mil millones de neuronas (tantas como estrellas tiene la Vía Láctea) que, si trabajan todas en la misma dirección…Algo conseguirán ¿No?

  10. Todo esto, sin que pueda evitarlo, me lleva a pensar que, la Vida, la Mente y, posiblemte “las supermentes” del futuro lejano que puedan surgir, más tarde en la misma Tierra o en otra parte del Universo, son manifestaciones no extraordinarias y que responden a una manifestación última de la evolución de la materia de este Universo que nos ha tocado en suerte.

    Sí, hemos pensado en que hay algo muy especial en que nuestro Universo esté abarrotado de vida (aúnque de momento sólo conocemos el caso de la Tierra, la vida prolifera por todas partes), que a su vez está acompàñada de mente. Pero no lo convierte en un UNiverso “hecho para nosotros”, como implica el principio antrópico.

    La Humanidad (según creo) es transitoria. Hace menos de un millón de años no estábamos aquí. Dentro de unos pocos millones de años, puede ser que ya no estemos. Es practicamente seguro que no habrá seres humanos, tal como lo conocemos, dentro de unos pocos cientos de millones de años y, no sería descabellado pensar que, para entonces, otros seres más avanzados que nosotros estén ocupando el planeta.

    Y, mientras tanto, nosotros aquí debatimos sobre la efectividad o no de ,os placebos, de la posible unión de ma necanica cuántica con la Gravedad, de los Océanos de Higgs o de sí existe o no existe la materia oscura.

    ¿Habremos llegado aquí con el único objeto de hacernos eternas preguntas?
    ¿Será nuestro objetivo el de ir desvelando los secretos de la Naturaleza?

    Y, ¿Todo eso para qué?

    • Adolfo

      ¡Hola Emilio!

      Así como el aporte de las 10E11 neuronas (cantidad del orden de estrellas en la galaxia) es suficiente para construir ese ente denominado cerebro, que, en definitiva, no es sino cada uno de nosotros (el hardware de piernas, brazos, sistema circulatorio, etc. por el momento necesario, algún día será prescindible y puede que hasta molesto), de la misma manera el aporte de todas las mentes que habitan nuestro planeta (y, de seguro, planetas aún desconocidos) pueden integrar una mente de orden superior.

      Y así como las neuronas individuales no pueden comprender los propósitos de la mente que ayudan a integrar, así tampoco podemos comprender los designios de esa mente de orden superior a la que servimos.

      De manera que, Emilio, los 2 últimos párrafos de tu comentario quedarán por siempre incontestados.

      Atentamente…

  11. Cualquier Mente, un reino es,
    tal es el universo que en ella se crea,
    es la sede del sufrimiento o del placer,
    que en este mundo se nos entrega.

  12. ama10-3

    - Cualquier Mente, un reino es…- Pues bien amigos, mi ‘reino’ es el que toleráis aquí, en esta científica web, aunqué sólo sea para promover una sonrisa, para incitar a entendibles explicaciones sobre los diversos temas que nuestro querido Kanijo expone a público debate, para saciar mi posiblemente extemporánea ansia de Conocimientos o para que asome la vena lírica, en este caso tan adecuada, del inefable emilio silvera.

    Les prometo que para mi, éste es el mejor placebo… como supongo que pueda serlo para un ‘yoguin’ el mantener siempre una excelente relación con sus ‘chacras’.

    Gracias a todos, señores. Un afectuoso saludo de Amadeo.

  13. Yo escribi un articulo sobre el efecto de los placebos a la hora de comercializar nuevos productos , el efecto del placebo esta subiendo simplemente porque somos mas conscientes de nuestro poder.

    El futuro de nuestra curacion no es quimico ni dependiente, es holistico, al final todos vamos al mismo sitio sea por el camino largo y empirico de la ciencia o por el camino de la espiritualidad.

    El placebo no hace ganar dinero a las farmaceuticas, permiteme dudar que es aplique masivamente en los centros de salud.

    • Sin acritud, pero quien pretenda curar el SIDA o el cáncer con placebos, tiene demasiada fe en su propio modelo de negocio.

      Ui, pero qué he dicho, si los pseudomédicos no tienen ánimo de lucro…

    • Por cierto, siempre me ha resultado irónico que quienes se lucran a través de la venta de pseudoterapias y psedomedicinas, critiquen a las empresas farmacéuticas por ganar dinero con la salud. Veo en tu web enlaces para que compremos pirámides, orgonita, cristales, plata coloidal… todo a precios bastante elevados.

      Ah, la hipocresía…

    • Jurl

      Eso de que el placebo no hace ganar dinero a las farmacéuticas, eso lo dirás tú, porque muchos de sus medicamentos son más que dudosos, los estudios para colarlos en los sistemas sanitarios, muy cuestionables (y pagados por ellas), hace poco salió en este blog el lamentable caso de un médico que relacionó el autismo con unas vacunas, ciertamente que el linchamiento fue histórico, pero en casos similares donde la cagada corresponde a la industria, que ya está bien de decir que esta gente representa a la ciencia cuando sólo representa al dinero (igual que los señores homeópatas, místicos y demás, sólo que en escala más artesanal), la cosa se resuelve con dos líneas de letra pequeña y por la puerta de atrás.

      Mezclar las cosas no suele ayudar. Que la medicina esté incompleta o descuide determinados campos de actuación no quiere decir que esté *totalmente* equivocada. La antigua medicina de Esculapio y compañía también hacía barbaridades similares a las modernas (bueno, en rigor no tantas para el nivel de ignorancia que tenían, pero no se puede comparar), así que la deshumanización no estoy muy seguro que sea consecuencia de una errónea aplicación del método científico (que no), sino de esta lamentable sociedad que tenemos.

      Porque el método científico al final es el que va a misa, para esto y para todo. Es el método científico el que está derribando el prejuicio, no la fe en la mística.

  14. Kimiká

    Para los incrédulos del efecto placebo les recomiendo la lectura del artículo aparecido en la pág. 67 de la revista “mente y cerebro” en el número 38 (sept/oct 2009), donde el primer caso narrado es un caso de un paciente con cáncer en fase terminal…. La revista está editada por Investigación y Ciencia, nada sospechosa de asoterismo o magufería.

    Saludos a Emilio, ya que no puedo hacerlo en otras páginas.

    • No creo que nadie a estas alturas ponga en duda el efecto placebo. Ahora bien, creer que puede sustituir a terapias actuales que involucran antivirales o incluso cirugía. Eso es pseudomedicina, se mire por donde se mire, porque por muy convencidos que estemos, nuestro cerebro no va a conseguir que nuestro sistema inmune reconozca y elimine un virus para el que no tiene anticuerpos.

    • Kimiká

      Perdón el artículo está en la página 74, no en la 67.

      Respecto a lo de las vacunas y el autismo, nadie como yo (tengo un hijo autista) sabe la cantidad de padres angustiados que dudaban si poner o no a sus hijos esta vacuna, o de si achacarle la aparición de la enfermedad una vez diagnosticada. Ciertamente, debería haber mayor seriedad en las revistas científicas en sus sitema de cribado y verificación antes de dar salida a este tipo de artículos, sobre todo si afectan a la salud. Las consecuencias de estos errores a veces son imposibles de solucionar, pero me alegro de que hubiera una rectificación ¡eso indica que el sistema de comuniación científica no rfunciona tan mal!

      • Jurl

        Sí, funciona muy mal. 12 años no es de recibo. Además, no ha habido una rectificacion, lo que ha habido es desde el principio una manipulación por parte de unos y otros, con intereses cruzados de casi todas las partes, las legítimas y las bastardas, que a día de hoy yo no tengo claro lo que ha pasado, más allá de que el estudio original parece claramente sesgado, por emplear un término neutral. Funciona de pena porque a lo que asisitimos es a guerras de intereses particulares, no a un interés genuino por solucionar las cosas, es decir, como todo en nuestra sociedad.

        Las revistas científicas, como todo, se pliegan al poder económico, de hecho, uno de los mayores males en la investigación científica es la creación de paradigmas por parte del establishment que lo que hace es cercenar la investigación. En los campos donde la ciencia está más asentada, este daño es “relativamente” menor, pero en otros que todavía oscilan entre el empirismo y la seudociencia pura y dura, como la economía, se puede ver que el paradigma incluso se permite el lujo de eliminar por completo líneas de investigación *incluso en el mismísimo sistema educativo*. Pero esto, por supuesto, es un problema político, no científico. Además, yo estoy convencido que muchas veces el magufeo dentro del propio mundo académico es fomentado por el propio paradigma, para generar ruido.

        En cuanto al efecto placebo, está todo por ver, así que habrá que ver lo que puede dar de sí.

        • Jurl

          Y me gustaría también añadir el caso del famoso médico noruego que se dedicó a comunicar (eso de reportar es un anglicismo chirriante, al menos para mí) toda clase de disparates que se los inventaba él, se los publicaban prácticamente todos. Se le detectó en el propio sistema de salud (público, naturalmente) noruego, en una verificación rutinaria de que no se estaba abusando de la disposición de datos personales: simplemente se inventaba hasta los pacientes. Cuando le preguntaron por qué lo había hecho, más o menos vino a decir “por putear”, es decir, para ver qué tal funcionaba el sistema de referees. Pues así de bien.

          O el amigo surcoreano que se inventó todo, todo, todo. Claro que ahí entraban los genes por el medio y sí que había pasta.

          A día de hoy mi opinión particular es que la oveja Dolly es un fraude. Creo que debería cambiarse el sistema por completo, y que cada uno publicase lo que le diese la gana y a medida que el asunto se fuese verificando y replicando, que eso pasase a formar parte del corpus. Pero claro, como que las revistas y demás tinglados van a estar por la labor.

    • Estimada amiga no sabes la alegría que me produce el “verte” por aquí, un cordial y cariñoso saludo. Como eres profesora y química, tus conocimientos vendrían más que bien por estos lares en elagunos de los temas que aquí se tratan.

      Un beso para tu niño.

  15. [...] traducido y posteado en Ciencia Kanija, el original se publicó en The University of Sydney, su autora es Sarah [...]

  16. Gèminis

    Yo tuve un hermano que tuvo càncer en fase terminal ( ya falleciò ), en sus ùltimos dias, ya no le hacia efecto la droga para calmarle los dolores, los doctores nos decian que le inyectàramos agua destilada como efecto placebo, y efectivamente segùn èl se le calmaban los dolores (por supuesto que no le deciamos que era pura agua), con el simple hecho de administrarle la inyecciòn.

  17. Me paso de nuevo por aqui y, repasando lo que dicen los compañeros, puedo decir que el efecto placebo es un muy bien conocido en medicina. Por regla general, en los ensayos cl´´inicos un grupo de pacientes recibe la medicina a prueba, y otro grupo de control alguna medicina cuya efectivadad es conocida, sin que los pacientes tengan nocion del procedimiento.

    Despues se comparan los resultados. Pero a veces resulta necesario utilizar un placebo -alguna sustancia inerte- en vez de la medidicna efectiva. Es un hecho muy bien conocido que en cualuqier experimento de este tipo, un numero significativo de pacientes del grupo placebo mostrara mejoria -en esto consiste precisamente el efecto placebo. El efecto opuesto, el nocebo, tambien existe; el paciente puede sentirse peor despues de recibir la sustancia inerte o falsa terapia.

    Hay notas de salud que, emitidas por eminentes Organizaciones Medicas, han venido a decir que, la segregacion de endorfinas sedantes, sustancias liberadas en el cuerpo bajo diferentes estimulos, “podrian…explicar por que tantas personas alegan sentirse mejor cuando reciben terapias o remedios que en realidad no proporcionan ningun beneficio”

    Investigaciones basadas en metodos de imagen por Resonancia Magnetica muestran una relacion definida entre la sugestion, las endorfinas y la actividad en el cerebro. Pero si los cientificos necesitan imagenes de la actividad cerebral para encontrar la verdad acerca del dolor y los placebos, ¿como la gente comun, no entrenada en los metodos cinetificos, puede diferenciar entre la ciencia real y la pseudociencia? Hay formas de hacerlo, porque aunque la falsa ciencia utiliza libremente la terminologia cientifica, de ninguna manera posee su espiritu.

    En primer lugar la Ciencia no firma nada que no este demostrado. Por tanto, cualquier declaracion importante debe venir acompañada de referencias; es decir: ¿Quien lo hizo? ¿Donde, cuando y como?. Cuando no hay referencias -o son pobres y poco convincentes- hay que comenzar a dudar.

    Podriamos porner aqui una relacion de los parametros por los que se guia la Ciencia y que le dan la seriedad y el prestigio que tiene y, por el contrario, reseñar otra relacion de los terminos magufos y pseudocientificos utilizados por aquellos que solo buscan el engaño y el lucro personal aprovechandose de personas que estan desesperadas y pasandolo muy mal.

    ¡Que Humanidad! ¿Seremos capaces de finalizar algun dia ese proceso que nos saque de ese instinto animal que llevamos dentro?

    • Jurl

      Se te quedó en el tintero (raro en ti) que cuando se experimenta con placebos, se utiliza el método del doble ciego, es decir, ni los propios experimentadores saben a quién están dando la medicina auténtica y a quién el placebo, pues existe el efecto conocido desde hace mucho del “caballo que sabía sumar”, un caballo que efectivamente “hacía” operaciones algebraicas, cuando en realidad lo que pasaba es que había aprendido a leer las emociones de su entrenador, y hacía lo que éste esperaba (esperando por, obviamente, la recompensa) xD. No había fraude por parte del entrenador, por supuesto. Simplemente el experimento no tenía las garantías necesarias.

      Si no es doble ciego, no se considera válido.

      • Edger

        Saludos.
        Está es mi primera aportación a los comentarios de esta magnífica web.
        Y aunque han pasado varios días desde el último comentario, quisiera añadir que en las investigaciones de farmacología muchas veces se usa el metodo de triple ciego, y esto quiere decir que ni si quiera los que hacen las estadísticas saben sobre qué tratan los datos que transcriben.

        • Jurl

          Bueno, es cierto que se usa el término triple ciego (triple blind), pero en realidad eso es lo que ya se hace en el doble ciego. Nadie sabe nada, se etiquetan los medicamentos y no se averigua cuáles son y cuáles no hasta que ha terminado el experimento. Supongo que el término viene de otros tipos de experimentos donde hay alguien que forzosamente tiene que saber, por ejemplo, si hay que hacer una intervención intrusiva, en algunos casos será ficticia, por tanto quien la haga sabrá si realizó o no.

          En la Wiki lo explican bastante bien:
          Some randomized controlled trials are considered triple-blinded, although the meaning of this may vary according to the exact study design. The most common meaning is that the subject, researcher and person administering the treatment (often a pharmacist) are blinded to what is being given. Alternately, it may mean that the patient, researcher and statistician are blinded. The team monitoring the response may be unaware of the intervention being given in the control and study groups. These additional precautions are often in place with the more commonly accepted term “double blind trials”, and thus the term “triple-blinded” is infrequently used. However, it connotes an additional layer of security to prevent undue influence of study results by anyone directly involved with the study.[citation needed]

  18. [...] Nuevas evidencias sobre la eficacia de los placebos [...]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *