Agitación zonal en el núcleo de la Tierra

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

geodinamo

Los flujos zonales son ubicuos en la naturaleza. Ejemplos comunes incluyen a los flujos de viento que circulan por el globo, o las corrientes en los océanos como la Corriente del Golfo. Ahora, investigadores de Japón, dice que podría haber flujos zonales en el centro de la Tierra, donde se genera el campo magnético de la Tierra.

La mayor parte de los geofísicos concuerdan en que el principal componente del campo magnético de la Tierra – el cual define los polos magnéticos – es un dipolo generado por la convección del hierro fundido en las profundidades del interior del planeta. Los investigadores, sin embargo, sólo pueden usar métodos indirectos para deducir los detalles finos de la geodinamo, que puede proporcionar pistas sobre por qué los polos magnéticos de la Tierra se han invertido cada millón de años, aproximadamente, en la historia de la Tierra.

En la búsqueda de estos detalles más finos, Akira Kageyama de la Universidad de Kobe y sus colegas han modelado la geodinamo para construir una imagen más detallada de la convección en el núcleo exterior de la Tierra. Su simulación estableció rápidamente un patrón de flujo secundario, que consta de columnas radiales similares a láminas internas, rodeadas por un flujo zonal cilíndrico en dirección oeste.

Este trabajo se llevó a cabo usando el supercomputador Earth Simulator, con sede en Japón, el cual ofreció la resolución esperada para determinar estos efectos secundarios. Kageyama y su equipo también confirmaron, usando un modelo numérico, que esta estructura de convección dual puede coexistir con la convección predominante que genera los polos norte y sur.

Kageyama dijo a physicsworld.com que este tipo de flujo zonal no ha sido observado en los modelos de geodinamo antes y podría proporcionar una “pista” sobre el mecanismo de inversión polar. La última vez que se inviertieron los polos norte y sur fue hace 780 000 años, por lo que, estadísticamente al menos, podríamos estar hacia una nueva inversión. Los geólogos hablan de “inversión” polar en un corto periodo de tiempo, pero en realidad el proceso lleva unos 10 000 años.

Esta investigación se publica en Nature.


Autor: James Dacey
Fecha Original: 12 de febrero de 2010
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *