Herschel-HIFI desvela los precursores moleculares de la vida en la Nebulosa

Espectro de Herschel/HIFI

El Observatorio Espacial Herschel de la ESA ha puesto de manifiesto las moléculas orgánicas que son la llave para la vida en la Nebulosa de Orión, una de las regiones más espectaculares de formación estelar en nuestra Vía Láctea. Este detallado espectro, obtenido con el Instrumento Heterodino para el Infrarrojo Lejano (Heterodyne Instrument for the Far Infrared, HIFI) es una primera ilustración del enorme potencial de Herschel-HIFI para desvelar los mecanismos de formación de moléculas orgánicas en el espacio.

El espectro, uno de los primeros que se obtienen con HIFI, completamente restablecido desde enero de 2010 de unas dificultades técnicas iniciales, demuestra fehacientemente que el instrumento está funcionando a pleno rendimiento. Algunas de las características sorprendentes en el espectro obtenido con HIFI incluyen un rico patrón de picos, cada uno de los cuales representa la emisión de luz de una molécula específica en la Nebulosa de Orión. Esta nebulosa es conocida por ser una de las fábricas de productos químicos más prolíficas en el espacio, aunque la ni la totalidad de su composición química ni las vías para la formación de las moléculas se conocen aún bien. Escudriñando en este patrón de picos del espectro, los astrónomos han identificado unas pocas moléculas comunes que aparecen en todas partes del espectro, pero la identificación de muchas otras líneas de emisión que aparecen en el espectro está en curso actualmente.

Gracias a esta primera identificación obtenida, ha sido posible comenzar a evidenciar la firma de moléculas especialmente interesante puesto que son los precursores directos de las moléculas que propician la vida. Un rasgo característico del espectro de Orión es su riqueza espectral: entre las moléculas que se pueden identificar en este espectro aparecen moléculas de agua, monóxido de carbono, formaldehído, metanol, dimetil éter, cianuro de hidrógeno, óxido de azufre, dióxido de azufre y sus análogos de isotópicos. Se espera identificar muchas otras nuevas moléculas orgánicas.

“Este espectro de HIFI, y los muchos que están por venir, proveerá un tesoro virtual de información sobre el inventario de sustancias químicas en general y sobre cómo se forman moléculas orgánicas en una región de formación estelar activa. Alberga la promesa de una profunda comprensión de la química del espacio una vez que tengamos los estudios completos del espectro disponible”, dijo Edwin Bergin, de la Universidad de Michigan, investigador principal del Programa Clave de HEXOS en Herschel. Gracias a la financiación de los Ministerios de Ciencia e Innovación y de Fomento, el Centro de Astrobiología (CAB) y el Observatorio Astronómico Nacional (OAN, IGN) han contribuido muy significativamente al diseño y construcción de HIFI. Jesús Martín-Pintado del CAB, quién ha liderado el desarrollo de herramientas avanzadas de análisis de datos, comenta que “en el contexto de la química prebiótica HIFI abre, por primera vez, la posibilidad de determinar cómo evoluciona la química en una gran variedad de objetos celestes, desde las moléculas más simples hasta los compuestos orgánicos mas complejos”.

Rafael Bachiller, director del OAN, asegura que “las observaciones de HIFI nos desvelan un Universo de enorme y sorprendente riqueza química”. En el OAN se ha desarrollado parte del sistema de detección de HIFI, lo que ha necesitado de años de intenso trabajo por parte de sus ingenieros. Bachiller se muestra muy satisfecho por esta labor y añade que “no cabe duda de que HIFI está produciendo ya una auténtica revolución en el campo de la Astroquímica”.

Alta resolución sin precedentes HIFI fue diseñado para proporcionar espectros de resolución extremadamente alta y abrir la investigación a nuevos rangos de longitud de onda, completamente inaccesibles para los telescopios terrestres. “Es asombroso ver cómo funciona HIFI”, dijo Frank Helmich, investigador principal HIFI de SRON Instituto de Investigaciones Espaciales de los Países Bajos. “Obtuvimos este espectro en pocas horas y ya supera claramente a cualquier otro espectro, en cualquier otra longitud de onda, tomado en Orión. Las moléculas orgánicas están por todas partes en este espectro, incluso en los niveles más bajos, que da idea de la fidelidad de HIFI. El desarrollo de HIFI duró ocho años, pero realmente valió la pena esperar”.

Este espectro es uno de los obtenidos poco después de que HIFI reanudase sus operaciones a bordo de Herschel. En agosto de 2009, HIFI experimentó una subida pico de voltaje inesperada en el sistema electrónico, probablemente causado por una partícula cósmica de alta energía, por lo que fue apagado temporalmente. El equipo de la misión estudió a fondo este problema y desarrolló una solución que protege el instrumento de los efectos de este tipo de eventos. El 14 de enero de 2010, HIFI cambió con éxito a la electrónica de repuesto y reinició una secuencia de ensayos y de verificación, previas a las observaciones científicas iniciadas a partir del 28 de febrero. Ahora se une de nuevo con los otros dos instrumentos de Herschel, SPIRE y PACS, en su exploración del Universo infrarrojo lejano.

Herschel es un observatorio espacial de la ESA con los instrumentos científicos proporcionados por consorcios dirigido por investigadores principales europeos, con una importante participación de la NASA.

HIFI es un espectrómetro de alta resolución diseñado y construido por un consorcio financiado nacionalmente liderado SRON Instituto de Investigaciones Espaciales de los Países Bajos. El consorcio incluye a institutos de Francia, Alemania, EE.UU., Canadá, Irlanda, Italia, Polonia, Rusia, España, Suecia, Suiza y Taiwán. La identificación de las numerosas características presentes en el espectro de Orión, con transiciones de especies moleculares particulares, requiere el uso de sofisticadas bases de datos de moléculas, resultado de muchos años de trabajo de espectroscopia en el laboratorio. Para las asignaciones moleculares de este espectro HIFI se ha utilizado la base de datos espectroscopia molecular de Colonia (Cologne Database of Molecular Spectroscopy, CDMS) y una base de datos equivalente en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

El Centro de Astrobiología es un centro mixto del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial “Esteban Terradas” (INTA) y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Está ubicado dentro del campus del INTA, en Torrejón de Ardoz.

EL Observatorio Astronómico Nacional es un centro dependiente del Instituto Geográfico Nacional (IGN).


Fecha Original: 8 de marzo de 2010
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio

Like This Post? Share It

Comments (3)

  1. [...] Herschel-HIFI desvela los precursores moleculares de la vida en la Nebulosa http://www.cienciakanija.com/2010/03/08/herschel-hifi-desvela-los-p…  por Yiteshi hace 3 segundos [...]

  2. “Gracias a esta primera identificación obtenida, ha sido posible comenzar a evidenciar la firma de moléculas especialmente interesante puesto que son los precursores directos de las moléculas que propician la vida. Un rasgo característico del espectro de Orión es su riqueza espectral: entre las moléculas que se pueden identificar en este espectro aparecen moléculas de agua, monóxido de carbono, formaldehído, metanol, dimetil éter, cianuro de hidrógeno, óxido de azufre, dióxido de azufre y sus análogos de isotópicos. Se espera identificar muchas otras nuevas moléculas orgánicas.”

    Sí, en efecto, el Herschel está haciendo honor a las esperanzas que en él se habían puesto y, de momento, aquí nos deja una buena muestra. Lleva razón el artículo cuando se refiere a la famosa Nebulosa de Orión, M42, el sueño de cualquier astrónomo o Astrofísico por su riqueza de elementos y complejas nebulosidades ricas en moléculas de todas clases y, como no, también de moléculas orgánicas.

    Estas moléculas contienen átomos de carbono. Las moléculas orgánicas están presentes en los materiales vivos, o tienen la capacidad de formar los bloques fundamentales de los materiales vivos. Muchas de esas moléculas hace tiempo ya que fueron detectadas en la materia interestelar, en las atmósferas de los planetas gigantes, en los meteoritos, en los cometas y en las superficies de algunos asteroides y satélites.

    Los ingenios como el Herschel han sido lanzados precisamente con miras a que busquen estos espectros existentes en el Universo y, los datos, son pasados a los expertos que estudian la biología molecular, es decir, la estruictura y función de las grandes moléculas asociadas a los organismos vivos, en particular las proteínas y a los ácidos nucléicos DNA y RNA. La genética molecular es una rama especializada que se refiere al análisis de los genes.

    Como me salgo del tema, vuelvo sobre mis pasos para decir que, al fin y al cabo, en esas inmensas nubulosas están el producto remanente de las supernovas, es decir, los residuos formados por las transiciones de fase del material estelar a enormes temperaturas que son capaces de formar nuevos y más complejos elementos, y las moléculas orgánicas no podían ser una excepción, la prueba está aquí presente en la Tierra que, como observadores impenitentes, construímos ingenios que, como el Herschel, nos envían desde distancias lejanas los datos precisos de cómo se producen los mecanismos del UNiverso para que, seres inteligentes puedan estar ahora comentando sobre todo esto.

    ¡Moléculas orgánicas! Los ingredientes de la vida que el Universo esparce y, cuando se forman los planetas, hacen posible que surja ¡la vida!

  3. Kimiká

    Ciertamente la noticia es de un enorme interés.
    Ampliando el espectro, se leen hasta 11 compuestos distintos: 5 inorgánicos (agua, cianuro de hidrógeno, sulfuro de hidrógeno, dióxido de azufre, monóxido de carbono) y 6 orgánicos (metanol, dietiléter, formaldehído ó metanal, formiato de metilo, catión formilo y acrilonitrilo) y hay un montón de líneas sin identificar aún, lo que da idea de la enorme cantidad de compuestos químicos que pueden existir en la conocida Nebulosa de Orión. Realmente esto plantea que la síntesis de compuestos , algunos ya no tan simples como el acronitrilo, puede ser algo muy común en todo el Universo. Faltaría encontrar compuestos más complejos, pero aún el HIFI acaba de empezar a enviarno estos espectros con una nitidez incríble. Desde luego se puede afirmar que nuestros conocimientos de la química en el espacio van a dar un salto espectacular.

    Saludos a Emilio y al resto de comentaristas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *