México logra su agencia espacial

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

AEXAEl Congreso de México ha votado esta semana por una abrumadora mayoría el crear una nueva agencia espacial nacional que podría algún día lanzar cohetes desde la Península del Yucatán.

La Agencia Espacial Mexicana (AEXA), como se llamará la NASA Mexicana, no enviará astronautas al espacio ni construirá sus propios cohetes. En lugar de esto, los que la respaldan dicen que el objetivo es ayudar a México a desarrollar una política espacial y estimular la inversión en tecnología aeroespacial. La idea “es elegir tecnologías donde México puede invertir y desarrollar experiencia” de tal forma que en 10 años el país pueda estar al nivel de naciones como Brasil o Canadá, dice a EFE Fernando de la Peña, ingeniero implicado en el proyecto.

Los científicos mexicanos han respaldado el plan, pero el mayor impulso puede haber llegado del astronauta de la NASA José Hernández, ciudadano de los Estados Unidos con raíces mexicanas que ha volado en la lanzadera Discovery y que apoyó la creación de la agencia. Hernández dijo a El Universal de México que “para evitar la fuga de cerebros, creo que México debería crear oportunidades como AEXA para apostar por el desarrollo académico y tecnológico en el país”. AEXA tendrá sus oficinas centrales en el estado de Hidalgo; los planes también están enfocados a una plataforma de lanzamiento en una región despoblada del Yucatán.

Sólo un astronauta nacido en México ha ido alguna vez al espacio exterior, dicen los periódicos mexicanos. Rodolfo Neri Vela, ingeniero mecánico, voló en la lanzadera Atlantis en 1985 y permaneció 7 días en el espacio.

Entre los muchos retos a los que se enfrenta el programa espacial Mexicano, está el dinero. La financiación inicial del proyecto es de apenas 800 000 dólares. Los defensores de AEXA dicen que esperan que esta cantidad aumente hasta un presupuesto anual de unos 8 millones de dólares.


Autor: Antonio Regalado
Fecha Original: 22 de abril de 2010
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *