Sólo es una cuestión de tiempo, dice Frank Drake

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

LOFARLa búsqueda de inteligencia extraterrestre comenzó en serio hace 50 años, liderada por un joven astrónomo estadounidense llamado Frank Drake, un hombre que sigue confiando en que finalmente encontraremos civilizaciones extraterrestres.

Menos de un mes antes de cumplir los 30, Frank Drake tuvo una idea y comenzó a escuchar las estrellas. Era el 8 abril de 1960, y el Proyecto Ozma, la primera búsqueda SETI, había comenzado.

Y aunque han pasado 50 años sin una evidencia clara de vida extraterrestre en el espacio exterior, Drake sigue convencido de que la humanidad apenas ha profundizado en el asunto. La búsqueda no ha hecho más que comenzar.

Su influencia en la búsqueda de inteligencia extraterrestre (o SETI, como normalmente se la conoce) ha sido enorme.  Drake no sólo dirigió la primera búsqueda mediante ondas de radio de civilizaciones situadas más allá de la Tierra, sino que ayudó a Carl Sagan a diseñar la placa que se colocó en las naves espaciales Pioneer 10 y 11, los primeros emisarios de la humanidad en abandonar el Sistema Solar.

En 1974, con motivo de la reapertura del radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico, el más grande del mundo, transmitió el primer mensaje interestelar de la humanidad: una señal binaria de tres minutos de duración con un pictograma de ADN, un gráfico del sistema solar y 10 otros elementos, con la intención de describir nuestro mundo a los extraterrestres. Su objetivo era el cúmulo globular estelar M13, a unos 25 000 años luz de distancia.

Pero se le conoce mejor por crear la influyente ecuación que lleva su nombre: la ecuación de Drake.  Concebida en 1961 antes de una conferencia sobre el tema, es simple, pero increíblemente potente. Su objetivo es cuantificar lo no cuantificable: el número potencial de civilizaciones extraterrestres en nuestra galaxia. Y aún se utiliza en la actualidad.

Lo que sigue es una entrevista al pionero de SETI en febrero de 2010:

Cuando usted habla acerca de su famosa ecuación, ¿qué piensa de los años que han pasado desde que la publicó?

La gente sigue preguntando, “¿se debe cambiar la ecuación?” La respuesta es no. Todavía funciona. Todavía es correcta.

Lo único que ha cambiado son los coeficientes con los que se utiliza. Cuando formulé la ecuación teníamos que imaginar algunos de sus factores. Muchos de ellos han sido establecidos ahora a través de la observación. Por ejemplo, la fracción de estrellas que tienen planetas, que ahora sabemos que son más de la mitad.  Y el número de posibles planetas habitables en un sistema es mayor de lo que pensábamos en el pasado, ya que hemos descubierto cosas como océanos en lugares en los que pensábamos que no podrían existir, como Europa.

Así que la ecuación sigue siendo válida. Los coeficientes usados son cada vez más precisos. Todavía hay grandes incógnitas. Una de ellas es la fracción de civilizaciones que realmente desarrollan tecnología. El otro, el gran factor, es la longevidad, el factor-l, que no conoceremos hasta que hayamos descubierto algunas otras civilizaciones.

¿Le ha sorprendido algunos de los descubrimientos? ¿Por ejemplo, el número de exoplanetas?

Sí. Bueno, sorprendido en el buen sentido. Solíamos hacer estimaciones basadas en observaciones muy indirectas de las rotaciones de los planetas y los modelos teóricos. Bueno, ahora tenemos la confirmación mediante la observación real de que esas cosas eran correctas.

Las observaciones han apoyado la idea de que hay mucha vida en el universo. Muestran que lo que sucedió en el Sistema Solar no era raro. No hacía falta ninguna circunstancia especial, ni ninguna situación anómala, así que lo que pasó aquí podría haber ocurrido en muchos lugares, incluyendo la evolución de una criatura inteligente que use la tecnología.

¿Qué piensa del impacto en la humanidad si finalmente encontramos extraterrestres en el espacio exterior?

Tendrá un gran impacto debido a que casi cualquier civilización que encontremos será mucho más antigua que la nuestra. Ellos tendrán mucha más experiencia. Mucho más conocimiento, técnico y científico. Y eso nos beneficiará en gran medida. Y vamos a aprender la manera de tener una calidad de vida mejor en la Tierra que de otro modo nos llevaría quizás cientos de años de costosa investigación descubrirla, aprenderla por nosotros mismos.

Han pasado 50 años desde el Proyecto Ozma. Usted estaba muy entusiasmado cuando comenzó, en los primeros años. ¿Su punto de vista ha cambiado? ¿O sus impresiones acerca de la probabilidad de encontrar civilizaciones inteligentes han variado?

No. Siempre supe que era muy improbable. Si coloca las cifras más optimistas en la Ecuación de Drake, le lleva a la conclusión de que probablemente sólo una de cada diez millones de estrellas tiene una señal detectable. Apenas hemos investigado tal cantidad de estrellas.

También está el problema de que no sabemos en qué frecuencia buscar. Todavía estamos limitados a no poder buscar en todas las frecuencias razonables.

Las señales también pueden ser transitorias, pueden no estar transmitiendo todo el tiempo, por lo que necesitamos buscar decenas de millones de estrellas durante largos períodos de tiempo en una amplia banda de frecuencias antes de que tengamos una buena oportunidad de éxito . Y no lo hemos tenido.

Así que, en todo caso, ¿ahora se da cuenta de lo difícil que es el problema?

Sabíamos que era difícil desde el principio, ahora está claro que teníamos razón. Es difícil.

Ahora que han pasado 50 años, ¿su actitud general sigue siendo de optimismo? ¿O es un optimismo lastrado por cierta frustración?

Bueno, soy optimista con la sensación de que vamos tardar un largo, largo tiempo en tener éxito. Pero lo conseguiremos.

¿Se arriesgaría a dar un margen de tiempo?

Eso es muy difícil. Depende de cuántos recursos pongamos, que depende a su vez de la voluntad de los gobiernos y las fuentes de financiación, que han cambiando mucho de un año a otro.

Supongo que de veinte a treinta años. Supongo. ‘Supongo” es la palabra correcta.

Para el público en general y en la cultura popular, el entusiasmo por el espacio y la vida extraterrestre ha disminuido en cierta manera. ¿Cree usted que esto puede perjudicar la búsqueda?

Bueno, si disminuye el interés, eso es malo. Pero yo no creo que haya disminuido. Hay un tremendo interés por las películas de ciencia ficción. Las películas más populares de todos los tiempos, a excepción de “Titanic”, eran películas de ciencia ficción. Hay un tremendo interés del público en general por la vida en el espacio.

Pero el público en general también se da cuenta de que encontrar vida va a ser difícil y, de alguna manera, [los investigadores de SETI] nos hemos perjudicado a nosotros mismos al crear falsas expectativas.

La NASA también lo hace. Dicen que todas las misiones que envían van a determinar si hay vida en algún lugar y ninguna misión de las que han enviado ha podido descubrirla. Y el público empieza a ser cínico con respecto declaraciones del tipo “oh, algo va a detectar vida en el espacio. Bueno, hemos oído eso antes, y no era cierto”.

Es un problema que tenemos: los medios de comunicación ensalzan algo, ensalzan nuestra búsqueda más de lo que se merece. Nuestra búsqueda es muy limitada. Las posibilidades de éxito son pequeñas. A menudo los medios no dejan eso claro.

Cuando decimos “50 años”, en realidad, si se tiene en cuenta todo, son sólo unos miles de horas. ¿No es así?

Bueno, es más que eso. En realidad, es mucho más que eso, por las búsquedas que se están realizando continuamente, como SETI@Home, llevada a cabo por la Universidad de California en Berkeley.

Los investigadores dejan que la Tierra siga girando y entonces pueden decir: ‘bueno, buscamos en miles de estrellas”. De hecho, observan cualquier estrella dada durante 10 segundos, analizando una banda muy estrecha de frecuencias, así que es muy engañoso.

Dices que has buscado en un millar de estrellas, pero has buscado en cada una de ellas durante unos segundos en unas pocas frecuencias. Bueno … eso apenas cuenta.

En algunas búsquedas, como el Proyecto Phoenix, investigaron en las estrellas durante mucho tiempo y en una amplia banda de frecuencias, esa fue una búsqueda mucho más exhaustiva. La cantidad de búsquedas que hemos hecho es de calidad muy variable. Muchas de éstas son prácticamente inútiles.

Esto ocurre porque no sabemos lo que va a tener éxito, por lo tanto estamos intentado estrategias muy distintas.

Ah, así es. Y también muchas de las búsquedas han sido poco convincentes por no tener seguimiento inmediato. Por ejemplo, en la Búsqueda de Harvard, el SETI@Home, los datos grabados se quedan sin analizar por lo general durante días, semanas o por lo general, más tiempo. Y encontrarán algo que parezca una señal.

Luego regresarán y buscarán en esa zona del cielo y en esa frecuencia y no habrá nada allí. Eso no significa nada. Podría ser que estas señales estén presentes sólo durante 10 minutos o menos cada mes, por lo que el hecho de que no haya un seguimiento inmediato es muy perjudicial. Se reduce en gran medida tus posibilidades de éxito.

La única búsqueda que ha sido capaz de tener seguimiento inmediato es nuestra búsqueda [dirigida por el Instituto SETI]. Y eso es porque tenemos el dinero suficiente para tener gente presente. Es una cuestión económica.

Eso es importante, ¿no? Tener capacidad de seguimiento

No es bueno detectar una señal si no se puede identificar inmediatamente. Y tiene que ser de inmediato, porque la señal puede ser transitoria. Puede ser breve. Y hay un montón de escenarios que puedes imaginar en los que tendrías que todas las señales son transitorias. En nuestras búsquedas, a las que podemos dar seguimiento, ninguna de las candidatas ha demostrado ser extraterrestre. Algunas de las búsquedas obtienen cientos de señales inexplicables que nunca sabremos lo que son.

De las diferentes estrategias que se han utilizado o sugerido (señales de radio, señales ópticas, etc.), ¿hay alguna en la que tenga mayor confianza?

Esa es una pregunta difícil.

La óptica es mucho más perceptible, a causa de esos láseres tan potentes. Sin embargo, hay un aspecto muy negativo en ello, ya que se detecta mucho mejor si el pulso de luz es enfocado por un reflector muy grande, lo que significa que la zona del espacio en la que se puede ver el pulso es muy, muy pequeña. De hecho, tienen que estar apuntando a propósito hacia aquí.

Por lo tanto, la óptica sólo funciona si otras civilizaciones están tratando de hacernos señales intencionadamente. Lo cual quiere decir que conocen nuestro sistema y dónde están nuestros planetas. Eso plantea un problema completamente nuevo, que es si existe el altruismo en el universo.

¿Cuál sospecha usted que es el número de civilizaciones detectables en la galaxia en estos momentos, sabiendo lo que sabemos en la actualidad acerca de exoplanetas y demás?

Diez mil. Ese número se basa principalmente en una conjetura en cuanto a que la longevidad sea de cerca de diez mil años. Es totalmente una conjetura, porque está mucho más allá de nuestra experiencia.

¿Pero ahora? ¿Detectables ahora?

Sí, ahora mismo.


Autor: Wilson da Silva
Fecha Original: 7 de abril de 2010
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *