Planck realza la complejidad de la formación estelar

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

La Nebulosa de Orión por PlanckNuevas imágenes del observatorio espacial de la ESA (siglas en inglés de Agencia Espacial Europea) Planck, revelan las fuerzas que mueven la formación estelar y dan a los astrónomos una forma de entender los complejos procesos que moldean el polvo y el gas en nuestra galaxia.

La formación estelar se esconde detrás de capas de polvo, pero gracias a Planck podemos observarla en el rango de frecuencias de las microondas. Planck nos muestra muchas estructuras de polvo y gas brillantes. Ahora, Planck se ha usado para observar dos regiones de formación estelar en nuestra galaxia cercanas a nosotros.

La región de Orión es una cuna de formación de estrellas, a unos 1500 años luz de distancia. Es famosa por la nebulosa de Orión, que puede verse a simple vista como una mancha débil rosa.

La primera imagen cubre la mayoría de la constelación de Orión. La nebulosa es la mancha brillante situada debajo del centro. La mancha brillante a la derecha del centro está alrededor de la nebulosa “cabeza de caballo”, llamada así porque vista con grandes aumentos, un pilar de polvo tiene la forma de una cabeza de caballo.

El arco gigante rojo del lazo de Barnard se piensa que es la onda de choque de una estrella que explotó en esa región hace aproximadamente dos millones de años. La burbuja que creó tiene ahora unos 300 años luz de diámetro.

Perseo por PlanckEn contraste con Orión, la región de Perseo es una región de formación estelar menos intensa, pero como Planck muestra en otra imagen, todavía se están formando muchas estrellas.

Ambas imágenes muestran tres procesos típicos que se dan entre el polvo y el gas del medio interestelar. Planck puede mostrárnoslos separadamente. A bajas frecuencuas, Planck rastrea la emisión causada por electrones de alta velocidad interaccionando con los campos magnéticos de la galaxia. Una componente difusa adicional proviene de las partículas de polvo que giran emitiendo a tales frecuencias.

A longitudes de onda intermedias de unos pocos milímetros, la emisión proviene del gas calentado por las estrellas calientes recién formadas.

A frecuencias todavía mayores, Planck rastrea el escaso calor emitido por polvo extremadamente frío, que puede revelar los núcleos más fríos en las nubes que se encuentran en la fase final del colapso, antes de que surjan las primeras estrellas. Éstas dispersan las nubes a su alrededor.

El delicado equilibrio entre el colapso de la nube y la dispersión regula el número de estrellas que la galaxia produce. Planck mejorará mucho nuestro entendimiento de la relación de estos dos procesos, al proporcionar datos de diferentes procesos de emisión.

La principal misión del satélite Planck es observar todo el cielo en el rango de frecuencias de las microondas, para rastrear las variaciones en el fondo cósmico de microondas, aunque al mismo tiempo observa la Vía Láctea.


Fecha Original: 26 de abril de 2010
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *