Arxiv: Solución al problema de la energía oscura

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Artículo traducido por Eduardo Sagutxo con la autorización del autor original, Paul Frampton

Resumen

Presento una sencilla, y espero que convincente, propuesta de una solución al problema de la energía oscura, la cual surge porque el universo visible se aproxima muy bien mediante un agujero negro.

1 Introducción

En la física teórica fundamental hubo, a comienzos del siglo XXI, un problema aparentemente imposible que podría no ser resuelto hasta dentro de cientos de años. El problema era la energía oscura en la cosmología, la cual abarca alrededor del setenta por cierto del universo.

Otro problema cosmológico, estrechamente relacionado con el problema de la energía oscura, es la pregunta planteada acertadamente, ahora hace casi ocho décadas, por Tolman [1] sobre si se puede construir un modelo cíclico consistente, dada la aparentemente contradictoria restricción impuesta por la segunda ley de la termodinámica. La solución más desarrollada para este acertijo de Tolman, es el sugerido en 2007 por Baum y Frampton [2].

El avance observacional más importante en cosmología, desde los primeros estudios de la expansión cósmica en la década de 1920, fue el dramático y, por aquel entonces, sorprendente descubrimiento, en los últimos años del siglo XX, de que el ritmo de la expansión se está acelerando. Esto se anunció por primera vez en febrero de 1998, basándose en la coincidencia de los datos de dos grupos de supernovas de tipo Ia [3, 4].

Muchos experimentos posteriores sobre el Fondo Cósmico de Microondas (Cosmic Microwave Background = CMB), Estructura a Gran Escala (Large Scale Structure = LSS) y otras mediciones, han confirmado todas la afirmaciones de 1998. Por tanto, adoptaré la posición de que el ritmo acelerado de expansión es un hecho contrastado.

Asumiendo la relatividad general, junto con el principio cosmológico de homogeneidad e isotropía, el factor de escala a(t) en la métrica FRW cumple [5, 6] la ecuación de Friedmann-Lemaître (ecuación 1):

Ecuación 01

En la cual, debemos normalizar a(t0) = 1 en el presente, tiempo t = t0 y p es una fuente de densidad de energía que dirige la expansión del universo. Dos contribuyentes establecidos para p son pm para la materia (incluyendo materia oscura) y pγ para la radiación, de manera que (ecuación 2):

Ecuación 02

Con

Ecuación 02b

y

Ecuación 02c

Para la expansión acelerada observada, el enfoque más popular es sumar a las fuentes, en la (ecuación 1), un término de energía oscura pDE(t) con (ecuación 3):

Ecuación 03

Donde ω= P/p  es la ecuación de estado. Para el caso ω= -1, como para una constante cosmológica, Λ, y descartando los términos de materia y radiación que son más pequeños, puedo fácilmente integrar la ecuación de Friedmann-Lemaître para hallar (ecuación 4):

Ecuación 04

Donde

Ecuación 04b

Con una diferenciación de la (ecuación 4) con respecto al tiempo P veces, obtengo para la P-enésima derivada (ecuación 5):

Ecuación 05

Por tanto, si Λ > 0 es positivo, como en una geometría De Sitter, no sólo es la aceleración (P = 2) positiva y distinta de cero, sino también lo son el tirón (P = 3), el chasquido (P = 4), el crujido (P = 5), el reventón (P = 6) y todos los valores donde P ≥ 7.

La inserción del término de la energía oscura (ecuación 3) en la (ecuación 1) funciona muy bien como parte del modelo ΛCDM. Sin embargo, es un procedimiento ad hoc que no proporciona una comprensión de lo que es la energía oscura.

2 Solución del problema de la energía oscura

Con estos antecedentes, paso ahora a exponer mi propia explicación para la expansión acelerada, la cual prescinde de cualquier energía oscura, incluyendo la necesidad de una constante cosmológica cualquiera.

Ahora adopto una aproximación diferente, sin energía oscura, donde en su lugar el papel principal es interpretado por la asunción del principio holográfico [7] y por el concepto fundamental de entropía.

La suposición esencial es el principio holográfico antes mencionado, por el cual entiendo que toda la información sobre el universo está codificada en su superficie bidimensional. Lo que esto implica es que, aunque no lo parezca y aunque sea contrario a nuestra experiencia cotidiana, el mundo tridimensional que aparentemente se observa es, de alguna forma, una ilusión. Esto puede llevar a una reinterpretación de la aceleración cósmica y posiblemente al más novedoso y drástico avance en la comprensión de la gravedad en tres siglos.

Consideremos el radio de Schwarzschild (rs) y el radio físico (R) del Sol (O). Son (rs)O = 3 km and RO = 800 000 km. Su proporción es (p)O ≡ (R/rs)O = 2,7 x 105. Se puede comprobar rápidamente que, para la Tierra o la Vía Láctea, la proporción p = (R/rs) es igualmente mucho más grande que uno: p >> 1. Estos objetos no están ni siquiera cerca de ser un agujero negro. Ahora, consideremos el universo visible (VU), con una masa MVU = 1023 MO. Tiene (rs)VU = 30 Gal (Giga-años luz), y (R)VU = 48 Gal, por tanto (p)VU = 1,6. El universo visible, en el cual vivimos todos, está cerca de ser un agujero negro. A continuación, la solución al problema de la energía oscura, teniendo en cuenta su aproximación al universo visible.

En este horizonte, hay una temperatura PBH [11, 12, 13], Tß la cual estimo en (ecuación 6):

Ecuación 06

Esta temperatura de la pantalla del horizonte de información nos conduce a una aceleración FDU concomitante [8, 9, 10] aHorizonte, externa, del horizonte dado por la relación (ecuación 7):

Ecuación 07

Cuando se utiliza Tß en (ecuación 7), obtengo una aceleración cósmica que concuerda esencialmente con las observaciones [3, 4].

Desde este punto de vista, la energía oscura no existe. En su lugar hay una consecuencia de la segunda ley de la termodinámica, actuando para crear la apariencia de una componente de energía oscura de la densidad dirigida en el lado derecho de la ecuación Friedmann-Lemaître (ecuación 1).

He expuesto una teoría en la que subyace la expansión acelerada del universo basada en la entropía. Esta aproximación proporciona una comprensión física del fenómeno de la aceleración, que faltaba en la descripción como energía oscura.

La entropía del universo ha recibido cierta atención recientemente [14], en parte porque se relaciona con la viabilidad de construir un modelo cíclico consistente. Por ejemplo, el modelo cíclico en [2], asumiendo que su consistencia interna sea confirmada completamente, proporciona la solución a una difícil pregunta sobre la entropía, planteada originalmente hace setenta y cinco años, por Tolman. El ritmo de expansión acelerada ha dejado de ser sorprendente. Es la inevitable consecuencia del almacenamiento de información en la superficie del universo visible.

3 Ramificaciones de La Solución

Esta solución del problema de la energía oscura no sólo resuelve un problema cosmológico, sino que arroja una luz completamente nueva sobre la naturaleza de la fuerza gravitatoria. Dado que la expansión del universo, incluyendo la aceleración asociada, sólo puede ser un fenómeno gravitatorio, he llegado al punto de vista de que la gravedad es el resultado clásico de la segunda ley de la termodinámica. Esto significa que la gravedad no debe ser vista en igualdad de condiciones con las interacciones electrodébil y fuerte.

Aunque éste puede ser el cambio más radical en la teoría gravitatoria desde hace tres siglos, merece la pena enfatizar que la relatividad general, y sus pruebas clásicas, permanecen indemnes, al igual que la predicción de ondas gravitatorias.

Mis resultados llaman a cuestionar casi todo el trabajo desarrollado en gravedad cuántica, desde el descubrimiento de la mecánica cuántica. Para la gravedad, ya no hay necesidad de un gravitón. En el caso de la Teoría de Cuerdas, la principal motivación [15, 16] para la profunda e histórica sugerencia de Scherk y Schwarz de que la Teoría de Cuerdas sea reinterpretada, no cómo una teoría de interacción fuerte, sino como una teoría de interacción gravitacional, procede del surgimiento natural de un gravitón sin masa en el sector de las cuerdas cerradas.

No estoy diciendo que la Teoría de Cuerdas está muerta. Lo que estoy diciendo es que la Teoría de Cuerdas no puede ser una teoría de la interacción gravitatoria fundamental, ya que no hay interacción gravitatoria fundamental.

La manera en la que ha surgido este nuevo enfoque, y la solución del problema de la energía oscura en sí mismo, ha sido una línea natural de pensamiento, siguiendo al descubrimiento de un modelo cíclico en [2], y las investigaciones posteriores [17, 18, 19, 20, 21] de la entropía del universo, incluyendo un posible candidato de materia oscura [19, 22].

Otra ramificación de mi solución al problema de la energía oscura es el estatus, fundamental contra emergente, de las tres dimensiones espaciales que todos observamos cada día. Ya que la solución asume el principio holográfico, al menos una dimensión espacial aparece como emergente. Viendo el universo visible como una esfera, con un radio de alrededor de 48 Gal, la dimensión espacial emergente es por tanto, en coordenadas polares esféricas, la coordenada radial, mientras que las otras dos coordenadas, los ángulos polares y azimutales, se mantienen como fundamentales. La intuición física, relacionada con la isotropía del espacio, podría sugerir que, si una dimensión espacial es emergente, deben serlo también todas, las tres. Esto merece más investigación, y podría requerir una generalización del principio holográfico en [7]. Por otro lado, una coordenada de tiempo fundamental viene bien en dinámica.

Por supuesto, la presente proposición de la aceleración cósmica, es simplemente un pequeño paso hacia el objetivo final de un modelo cíclico, donde el tiempo nunca comienza ni acaba.

Agradecimientos

Estoy agradecido al Profesor Dam Son, por visitar la Universidad de Tokio. La idea, sobre cómo resolver el problema de la energía oscura, ocurrió durante las tres conferencias de Son sobre el principio holográfico, en el campus Hongo, el 6 de febrero de 2010. Agradezco los interesantes debates con Damien Easson, Hirosi Ooguri, George Smoot y Shigeki Sugimoto. Este trabajo ha sido respaldado parcialmente por el World Premier International Research Center Initiative (iniciativa WPI), MEXT y la beca DE-FG02-05ER41418 del Departamento de Energía de EEUU y Japón.

Referencias

[1] R. C. Tolman, Phys. Rev. 38, 1758 (1931).
[2] L. Baum and P.H. Frampton, Phys. Rev. Lett. 98, 071301 (2007). hep-th/0610213.
[3] S. Perlmutter et al., Supernova Cosmology Project, Astrophys. J. 517, 565 (1998). astro-ph/9812133.
[4] A.G. Reiss et al., Supernova Search Team, Astrn. J. 116, 1009 (1998). astro-ph/9805201.
[5] A. Friedmann, Z.Phys. 10, 377 (1922).
[6] G. Lemaˆıtre, Ann. Soc. Sci. Bruxelles,A47, 49 (1927).
[7] G. ’t Hooft, in Salamfestschrift, editors: A. Ali, J. Ellis and S. Randjbar-Daemi,World Scientic (1994), pg. 284 arXiv:gr-qc/9310026.
[8] S.A. Fulling, Phys. Rev. D7, 2850 (1973).
[9] P.C.W. Davies, J. Phys. A8, 609 (1975).
[10] W.G. Unruh, Phys. Rev. D14, 870 (1976).
[11] L. Parker, Phys. Rev. 183, 1057 (1969).
[12] J. D. Bekenstein, Phys. Rev. D7, 2333 (1973).
[13] S.W. Hawking, Commun. Math. Phys. 43, 199 (1975).
[14] C.A. Egan and C.H. Lineweaver, Astrophys. J. 710, 1825 (2010). arXiv:0909.3983[astro-ph.CO].
[15] T.Yoneya, Prog.Theor.Phys. 51, 1907 (1974).
[16] J. Scherk and J.H. Schwarz, Nucl. Phys. B81, 118 (1974).
[17] P.H. Frampton and T.W. Kephart, JCAP, 06:008 (2008). arXiv:0711.0193[gr-qc].
[18] P.H. Frampton, S.D.H. Hsu, T.W. Kephart and D. Reeb, Class. Quant. Grav. 26, 145005 (2009). arXiv:0801.1847 [hep-th]
[19] P.H. Frampton, JCAP 10: 016 (2009). arXiv:0905.3632[hep-th]
[20] D.A. Easson, P.H. Frampton and G.F. Smoot. arXiv:1002.4278[hep-th]
[21] D.A. Easson, P.H. Frampton and G.F. Smoot. arXiv:1003.1528[hep-th]
[22] P.H. Frampton, K. Kawasaki, F. Takahashi and T. Yanagida. IPMU-09-0157. arXiv:1001.2308[hep-ph].


Paul Frampton

Autor: Paul Howard Frampton (a, b)

(a) Instituto para la Física y Matemáticas del Universo, Universidad de Tokio, Chiba 277-8582, Japón.
(b) Departamento de Física y Astronomía, Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill, NC 27599-3255, Estados Unidos de América.

Fecha Original: 11 de abril de 2010
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *