Estudio de la NASA arroja luz sobre la química de la capa de ozono

Mapa del monóxido de cloroUn nuevo estudio de la NASA de la capa de ozono polar refuerza la comprensión de los científicos de cómo los compuestos químicos de cloro se vieron implicados en la destrucción del ozono al interactuar entre sí.

Un equipo de científicos liderados por Michelle Santee del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, examinaron cómo las temperaturas nocturnas afectan al monóxido de cloro, un compuesto químico clave implicado en la destrucción del ozono. Combinando medidas de satélites de la NASA con un modelo químico de última generación, encontraron que esta relación es más consistente con el reciente trabajo de laboratorio que con algunos datos observacionales y trabajos viejos de laboratorio. Esta verificación es importante, debido a que los científicos no han sido capaces de llevar a cabo experimentos de laboratorio apropiados, relevantes para comprender cómo se comporta durante la noche el monóxido de cloro polar a las temperaturas más bajas de la estratosfera, la segunda capa atosférica de la Tierra.

Santee y su equipo publican sus hallazgos este mes en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. Los datos proceden del instrumento Resonador de Microondas del Limbo a bordo del satélite Aura de la NASA.

“Nuestro exhaustivo estudio usa múltiples años de observaciones de satélite del Ártico y el Antártico para cuantificar el equilibrio nocturno de compuestos químicos de cloro que destruyen el ozono”, dice Santee. “Logrando un mejor conocimiento de este equilibrio, los científicos serán capaces de hacer predicciones más precisas de la pérdida polar de ozono, especialmente en la penumbra y en el Ártico, donde las condiciones son a menudo ligeramente favorables para la destrucción de ozono”.

Por la noche, las moléculas de monóxido de cloro se combinan para formar peróxido de cloro, y el equilibrio entre estos dos compuestos químicos es muy sensible a la temperatura. Estudiar este equilibrio cuantitativamente es un desafío. Anteriores estudios de laboratorio usando aviones y satélites habían encontrado significativamente distintos grados de equilibrio. El gran número de medidas del Resonador de Microondas del Limbo ha cuantificado este equilibrio mucho mejor que nunca antes.

La nueva investigación contribuye a la comprensión científica del fenómeno más comúnmente conocido como “agujero de ozono”. Cada año a finales de invierno y principios de primavera en el hemisferio sur, los compuestos de cloro y bromo fabricados por los humanos provocan la casi total destrucción del ozono de la estratosfera de la Tierra en una capa a unos 20 kilómetros sobre la Antártida. Estos gases son la fuente responsable de la mayor destrucción de la capa de ozono, y que ahora está recuperándose en respuesta al Protocolo de Montreal de 1985 y sus correcciones.

Desde su lanzamiento en 2004, el Resonador de Microondas del Limbo ha monitorizado la mayor parte de las regiones polares de ambos hemisferios diariamente, compilando decenas de miles de imágenes de los niveles nocturnos de monóxido de cloro, junto con otros compuestos químicos, incluyendo el ozono. Estos datos permiten a los científicos comprender la química relacionada con el cloro a una escala sin precedentes.


Autor: Alan Buis
Fecha Original: 28 de abril de 2010
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comment (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *