Los ingenieros diagnostican el sistema de datos de Voyager 2

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Voyager 2Los ingenieros han conmutado la nave Voyager 2 de la NASA a un modo en el que sólo transmite los datos de salud y estado de la nave mientras diagnostican un inesperado cambio en el patrón de datos que nos envía. Los datos preliminares de ingeniería recibidos el 1 de mayo muestran que la nave espacial está básicamente en buen estado, y que el origen del problema es el sistema de datos de vuelo, que se encarga de preparar los datos que envía a la Tierra. El cambio en el patrón de los datos ha impedido a los jefes de misión la decodificación de datos científicos.

Los primeros cambios en los paquetes de datos que se reciben desde la Voyager 2, que está cerca del borde de nuestro sistema solar, aparecieron el 22 de abril. Los miembros del equipo de la misión han estado trabajando para solucionar el problema y reanudar el flujo regular de datos científicos. Debido a una maniobra de giro prevista y la moratoria sobre el envío de órdenes, los ingenieros tuvieron su primera oportunidad para enviar órdenes a la nave espacial el 30 de abril. Las señales tardan casi 13 horas en llegar a la nave espacial y otras 13 horas para que las señales regresen a la Red de Espacio Profundo de la NASA en la Tierra.

La Voyager 2 fue lanzada el 20 de agosto de 1977, unas dos semanas antes que su nave gemela, la Voyager 1. Las dos naves espaciales son los objetos más distantes fabricados por los humanos, en el borde de la heliosfera, la burbuja que el Sol crea alrededor del sistema solar. Los directores de la misión esperan que la Voyager 1 abandone nuestro sistema solar y entre en el espacio interestelar en los próximos cinco años, con la Voyager 2 en camino de entrar en el espacio interestelar poco después. La Voyager 1 se encuentra en buen estado de salud y funciona con normalidad.

“La misión inicial de la Voyager 2 era un viaje de cuatro años a Saturno, pero sigue enviando datos 33 años después”, dijo Ed Stone, científico del proyecto Voyager en el Instituto de Tecnología de California en Pasadena. “Ya nos ha dado notables panorámicas de Urano y Neptuno, planetas que nunca habíamos visto antes de cerca. Pronto sabremos lo que necesita para que pueda continuar su épico viaje de descubrimiento”.

Los objetivos originales de las dos Voyager eran explorar Júpiter y Saturno.

Como parte de una ampliación de la misión, la nave Voyager 2 voló también hacia Urano en 1986 y Neptuno en 1989, aprovechando una alineación que se produce cada 176 años para hacer un recorrido por los planetas exteriores. Entre sus muchos descubrimientos, la Voyager 2 halló la Gran Mancha Oscura de Neptuno y vientos de 450 metros por segundo (1600 km/h). También detectó géiseres en erupción en el hielo de nitrógeno de tonos rosados que forma el casquete polar de la luna Tritón de Neptuno. Trabajando conjuntamente con la Voyager 1, también ayudó a descubrir volcanes activos en erupción en la luna Io de Júpiter, y las ondas y rizos en los anillos helados de Saturno provocados por el tirón gravitacional de las lunas cercanas.

La Voyager 2 está a unos 13,8 miles de millones de kilómetros, o a 8,6 miles de millones de millas, de la Tierra. La Voyager 1 está aproximadamente a 16,9 miles de millones kilómetros (10,5 miles de millones de millas) de distancia de la Tierra.

Las naves Voyager fueron construidas por el JPL, que continúa controlando ambas naves. El Caltech dirige el JPL para la NASA.

Para obtener más información acerca de las naves Voyager: http://voyager.jpl.nasa.gov/.


Fecha Original: 6 de mayo de 2010
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *