Los primeros resultados de un detector de materia oscura arrojan dudas sobre anteriores afirmaciones

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Xenon100El detector XENON100 en Italia debería haber sido capaz de confirmar las anteriores señales de materia oscura.

Un experimento que busca señales de materia oscura en un laboratorio en las profundidades subterráneas de Italia no retornó señales candidatas en los primeros 11 días de funcionamiento. según informó la colaboración experimental en un artículo. El detector subterráneo, conocido como XENON100, apenas ha empezado a tomar datos, pero ya está desafiando las anteriores afirmaciones sobre pistas de señales de materia oscura, de acuerdo con el equipo, el cual publicó sus hallazgos en el repositorio de física de arXiv.org.

XENON100 es uno entre un número de detectores subterráneos criogénicos diseñados para notar los sutiles efectos de retroceso que se espera que se induzcan por las raras colisiones entre partículas de materia oscura y los átomos del material detector (xenón líquido, en este caso). La materia oscura es el material que se ha invocado desde hace tiempo para explicar la disparidad a las mayores escalas del universo – galaxias dentro de cúmulos de galaxias, por ejemplo, moviéndose como si contuviesen mucha más masa de la que parecen tener. Una gran cantidad de evidencias apoyan la idea de que los átomos y moléculas representan sólo una fracción de la masa interactuante gravitatoriamente en el universo.

La detección directa de partículas de materia oscura, no obstante, ha demostrado ser esquiva – y polémica. Los investigadores que trabajan en un experimento conocido como DAMA (acrónimo de materia oscura), que ocupa el mismo laboratorio subterráneo italiano que XENON100, han afirmado durante años haber identificado la materia oscura observando fluctuaciones anuales conforme la Tierra se mueve a través de su órbita – y, presumiblemente, a través del halo de partículas de materia oscura que envuelve la Vía Láctea.

Con su alta sensibilidad, XENON100 debería haber visto algo si la interpretación de DAMA fuese correcta, defiende la colaboración experimental. El físico de la Universidad de Brownm Richard Gaitskell, que trabaja en el detector más grande de materia oscura basado en xenón LUX (Large Underground Xenon), que espera que se instale en Dakota del Sur el año que viene, dice que los resultados de DAMA no han sido confirmados por otras búsquedas. “Ha sido muy difícil lograr cualquier resultado que apoye la interpretación del experimento DAMA como partículas de materia oscura”, dice Gaitskell.

El físico del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Peter Fisher, dice que las cuestiones procedurales también han ensombrecido la afirmación sobre la detección. “La colaboración DAMA ha sido, como poco, algo difícil con lo que tratar”, dice Fisher. “Se han realizado muchas preguntas sobre el aparataje y la comprobación de la calidad de datos, y no hubo respuesta. Esto ha llevado a la gente, hasta cierto punto, a desacreditar sus resultados”.

A finales del año pasado, otro equipo de investigación anunció también otra señal interesante. Los físicos que trabajan en el CDMS, un detector subterráneo en Minnesota, dijeron en diciembre que habían registrado dos potenciales señales de materia oscura. En ese momento tuvieron cuidado de señalar que los “resultados no podían interpretarse como una prueba significativa” de tales interacciones y que alguna o ambas podrían deberse al ruido de fondo. “El hecho de que vieran dos eventos hace que sea muy probable que fuese una simple fluctuación estadística”, dice Gaitskel. “Esta es la explicación más probable”.

La búsqueda de materia oscura está aún completamente abierta – y, como predijo Fisher el mes pasado en una charla pública, “la persona que la encuentre va a lograr un viaje directo a Estocolmo”, donde se otorgan los premios Nobel.

Gaitskell dice que los primeros datos de XENON100 son una buena señal para la nueva generación de detectores basados en el líquido inerte, incluyendo su propio proyecto que está cerca de su realización. “En apenas 11 días de exposición han sido capaces de igualar la sensibilidad de CDMS, que necesitó otros 12 meses de datos para tener esa misma sensibilidad en la búsqueda de materia oscura”, señala Gaitskell. “En comparación, el mayor detector de LUX alcanzará la misma sensibilidad en menos de 36 horas”.


Autor: John Matson
Fecha Original: 5 de mayo de 2010
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *