Nuevas imágenes de Hubble sugieren que la Vía Láctea se formó de una sola vez

47 TucanaeLas pruebas van en contra del escenario predominante de formación de galaxias.

Un análisis preliminar de estrellas viejas en la Vía Láctea parece golpear la teoría predominante de formación de galaxias. El estudio sugiere que varios trozos grandes y aparentemente dispares de la Vía Láctea se formaron a la vez en el colapso de una única porción de gas y polvo.

Esto se encuentra en directa oposición con el escenario principal de formación galáctica, que mantiene que la Vía Láctea y otras galaxias empiezan siendo pequeñas y crecen poco a poco, adquiriendo gravitatoriamente gas y polvo intergaláctico, y fusionándose con otras galaxias de su vecindad inmediata.

Las nuevas evidencias, que los astrónomos enfatizan que son sólo provisionales, proceden de un estudio en curso de un cúmulo globular familiar – una densa y vieja agrupación de más de un millón de estrellas en la Vía Láctea conocidas colectivamente como 47 Tucanae. A principios de año, Harvey Richer de la Universidad de British Columbia en Canadá y sus colegas empezaron a examinar 47 Tucanae con dos cámaras del Telescopio Espacial Hubble — la recientemente instalada Cámara de Gran Angular 3 y la Cámara Avanzada para Estudios, que dejó de funcionar a principios de 2007 pero que fue resucitada por los astronautas durante la misión de servicio del año pasado.

El cúmulo está cerca, pero no dentro de la protuberancia de la Vía Láctea, una masiva concentración de estrellas que rodea el núcleo de la galaxia. Pero debido a que el cúmulo comparte varias propiedades con la protuberancia, tales como composición química y movimiento orbital, los astrónomos consideran la edad de 47 Tucanae un buen representante de la protuberancia.

Un análisis de las imágenes de Hubble, que incluyen una de las visiones infrarrojas más profundas jamás registradas, revela que 47 Tucanae, y por tanto la protuberancia de la Vía Láctea, se formaron hace entre 11 000 y 12 000 millones de años, según informó Richer el 4 de mayo en un simposio sobre evolución estelar en el Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial en Baltimore. Dijo que la anterior estimación de la edad que no usó la cámara de Hubble, y dejó al cúmulo con unos 9000 años de edad, simplemente no es correcta.

“Este no es un cúmulo joven. Eso está claro”, dice Richer. Pero advierte que tanto el análisis como las observaciones de 47 Tucanae siguen su curso, por lo que la determinación de la edad exacta aún es “muy preliminar”.

La nueva determinación de la edad coloca a la protuberancia con aproximadamente la misma edad que el halo de la Vía Láctea, una vasta región esférica que se extiende a las afuertas de la galaxia y envuelve el disco plano que contiene los brazos espirales característicos de la Vía Láctea.

Los investigadores habían determinado anteriormente la edad del halo estudiando varios cúmulos globulares que están en su interior. La similitud de edad de 47 Tucanae y el halo galáctico sugiere que las dos estructuras pueden haberse formado simultáneamente, en un gigantesco colapso gravitatorio monolítico de material, comenta Richer. “Puede que los principales componentes de la galaxia se formasen en otro sitio al mismo tiempo desde el principio, y que otros trozos llegasen más tarde”, señala.

Una edad más joven de la protuberancia habría indicado que la galaxia creció más gradualmente y desde fuera a dentro, con el halo formándose primero y la protuberancia central surgiendo pocos miles de millones de años más tarde.

Pero si se mantiene la edad estimada, esto parece estar en conflicto con la teoría de formación galáctica dictada por la teoría de la materia oscura, que mantiene que las galaxias empiezan siendo pequeñas pero que crecen acumulando gas y estrellas robadas a sus vecinos.

Las evidencias de que el halo y la protuberancia de la Vía Láctea se formaron juntos podrían verse como una coincidencia cósmica o un hallazgo que sugiere algún episodio anteriormente desconocido de violencia en los inicios de la historia de la galaxia, comenta Rosie Wyse de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, que no fue colaboradora del estudio.

Una posibilidad, señala, es que la Vía Láctea sufriera una gran colisión no mucho después de su nacimiento y que arrastrase material del halo a la parte central de la galaxia, formando la protuberancia. Esto también podría explicar por qué la masa de las estrellas de la protuberancia es unas 10 veces mayor que las del halo, comenta.

El hallazgo no descarta la posibilidad de que partes de la Vía Láctea crecieran mediante acreción, o acumulación gravitatoria de material, de sus vecinos, dice Richer. De hecho la Vía Láctea sigue creciendo atrayendo materia de las galaxias vecinas más pequeñas, tales como la galaxia enana de Sagittarius.


Autor: Ron Cowen
Fecha Original: 4 de mayo de 2010
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comment (1)

  1. Jose Torres

    Hay una teoría que predice exactamente esto, elaborada principalmente por Sir Alfred Hoyle. Esa teoría fué rebatida en los años 60 y olvidada posteriormente, pero muchas de las observaciones de campo profundo del Hubble, y las galaxias singulares observadas por Halton Arp deberían darle nueva vida. Por cierto, Hoyle afirmaba que no hubo un Big Bang, sino que las galaxias se crearon individualmente y a lo largo del tiempo. De hecho, esa teoría predice que actualmente debe haber galaxias nuevas en formación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *