Revisitada una idea de sonda interestelar futurista

Diseño de DédaloLas nuevas tecnologías y el creciente número de exoplanetas descubiertos están impulsando una nueva visión a los planes de sondas interestelares futuristas al espacio profundo.

Un equipo dedicado al estudio ha formado el Proyecto Ícaro, una iniciativa internacional de los Estados Unidos – con sede en la Fundación Tau Cero en colaboración con la Sociedad Interplanetaria Británica (BIS).

El grupo de múltiples talentos están ahondando en todo lo que hay disponible para desarrollar diseños para naves espaciales interestelares, desde fusión de confinamiento inercial a revisar las últimas novedades en nanotecnología, computación, electrónica, así como identificar estrellas objetivo de destino.

Hoy, el Proyecto Ícaro toma el testigo de una aproximación de nave estelar respaldada por BIS conocida como Dédalo, que se hizo a finales de la década de 1970.

“El estudio del diseño teórico de ingeniería del Proyecto Dedalo tuvo lugar hace más de tres décadas. En este tiempo se han producido muchos avances en la ciencia y la tecnología”, dice Kelvin Long, diseñador de Ícaro.

“Hay una necesidad de matener el interés y la capacidad de diseñar sondas interestelares”, dice Long a SPACE.com. “Con muchos de los líderes históricos en este campo ahora retirados o fallecidos, el grupo de estudio del Proyecto Ícaro quiere tomar el testigo y mantener viva la visión a largo plazo de que el viaje a las estrellas algún día será posible. Esta es una de las razones por las que la mitad del equipo ha terminado hace relativamente poco tiempo sus estudios universitarios”.

Apertura de ideas

Diseñar una sonda espacial no pilotada del Proyecto Ícaro requiere el tiempo y la energía de unos 20 diseñadores voluntarios. Encargarse de que el viaje interestelar en el siglo XXI dé un vuelco se estima que consume unas 30 000 horas de esfuerzo, con la entrega del informe del estudio final previsto para 2014.

Muchos de los participantes en el Proyecto Dédalo original están proporcionando una guía.

Se ha dicho que el Proyecto Ícaro es un ejercicio de ingeniería teórica llevado al extremo. El Proyecto Ícaro, comenta, echará un nuevo vistazo a varias suposiciones y sistemas de Dédalo. Además, un objetivo principal de la iniciativa es continuar inspirando a la próxima generación.

“Ícaro puede no ser el borrador de cómo alcanzaremos las primeras estrellas, pero se espera que sea una contribución importante hacia este objetivo a largo plazo. Otro propósito del Proyecto Ícaro es recordar a los planificadores de misiones de las agencias espaciales que deben tener una apertura de ideas”, comenta.

Guía a largo plazo

El impulso intelectual tras el Proyecto Ícaro medirá la madurez tecnológica de, por ejemplo, los esquemas de propulsión basados en la fusión. Las piedras angulares tecnológicas tienen que ser identificadas. Para abreviar, una guía a largo plazo hacia las estrellas es algo que está en la lista de tareas pendientes del grupo para hacer que tal misión sea posible.

“Eso proporcionaría una estimación del momento en que podría lanzarse tal misión. Éste puede ser en la segunda mitad de este siglo, o en algún punto del siglo XXII o incluso más tarde”, señala Long.

El Proyecto Dédalo es un esfuerzo de hace décadas que propuso la extracción de Helio-3 (He3) del gigante gaseoso Júpiter el cual necesitaba de una masiva infraestructura espacial.

Avanzar hasta hoy significa que el grupo del Proyecto Ícaro re-evaluará esta táctica de adquisición de combustible y considerará alternativas – tales como extraer el He3 de la Luna o exhumar deuterio de objetos de la Nube de Oort. Además, la supuesta combinación de propelentes de Dédalo de deuterio y He3 también se re-examinará, así como los esquemas de motor de implosión.

Fusión de ideas

Long dice que la opción para el proyecto de propulsión principalmente basada en la fusión se realizó debido a que se cree que es uno de los candidatos más sólidos a cómo se realizarán las futuras misiones estelares de aquí a las próximas décadas o siglos.

“Hay otras propuestas que son creíbles, como velas solares… pero la fusión ofrece ciertamente el rendimiento requerido para una misión interestelar, siempre que puedas hacer que la tecnología funcione”, señala Long. El Proyecto Ícaro tiene como objetivo basarse en el primer trabajo del Proyecto Dédalo, refinando el diseño con el conocimiento actualizado en ciencia y tecnología, dice.

“Principalmente, tenemos unos treinta años de nuevos datos sobre fusión experimental, y por tanto una comprensión más profunda del proceso”, dice Richard Obousy, jefe de propulsión primaria del grupo de estudio. Posiblemente uno de los avances más emocionantes, dice, sea la sugerencia de la propia antimateria, que en cantidades muy pequeñas, podría ser un catalizador para la ignición de la fusión. Todas estas tecnologías podrían ciertamente optimizar el diseño original de Dédalo, lo que significa menos masa para los sistemas de propulsión y más posibilidades para la carga útil. Esperamos que nuestro estudio dé como resultado un diseño más rápido y menos masivo”, comenta Obousy.

¿Un objetivo más adecuado?

Dado el espacio entre nuestro Sistema Solar y otros sistemas estelares, la transmisión de datos a larga distancia de la sonda Ícaro es un problema complejo.

De acuerdo con el jefe de comuniaciónes del equipo, Pat Galea, el rango de soluciones pasa por examinar desde el potencial de potentes lásers a una emisión de datos hacia la Tierra mediante un mecanismo más exótico – aunque más plausible – como es usar el Sol como una lente gravitatoria para enfocar las lejanas transmisiones una nave receptora en el espacio profundo.

“Tenemos como objetivo dar una solución técnicamente creíble a Ícaro”, añade Galea, “por lo que hay que construir mucho modelos y realizar muchos cálculos antes de que podamos decidir la solución óptima”.

Con la continua aparición de exoplanetas, con mucho más por venir, ¿cuál es el objetivo más adecuado para la primera misión de una sonda interestelar?

Long responde que Epsilon Eridani, a 10,7 años luz de distancia, es un buen candidato dado que las observaciones infrarrojas han detectado anillos de polvo que sugieren sistema planetario.

“Idealmente, nos gustaría identificar mundos similares a la Tierra en la zona habitable y éste es un programa de investigación en curso dentro de la comunidad astronómica”, señala Long. “No obstante, la elección debe ser equilibrada entre las restricciones de diseño de ingeniería y lo que es posible de forma realista para una misión en 100 años, uno de los requisitos del Proyecto ÍCaro”.

Renovado espíritu de aventura

“Es cuestión de tiempo que un trabajo sistemático evalúe qué grandes avances se han realizado desde Dédalo para hacer más fácil el vuelo interestelar…y re-comprobar dónde estamos hoy… y qué necesitamos para hacer progresos”, dice Marc Millis, Presidente de la Fundación Tau Cero con sede en Fairview Park, Ohio.

Millis es consultor de Ícaro y antiguo jefe de proyecto del Proyecto de Física para Avances en Propulsión de la NASA en el Centro de Investigación Glenn de la agencia en Cleveland, Ohio.

“Considera lo que sucederá cuando se descubra el primer planeta similar a la Tierra. No podemos llegar a tal lugar con la ciencia y tecnología actual. Ese descubrimiento espoleará un renovado espíritu de aventura que empujará los límites del conocimiento para crear tales capacidades de transporte”, dice Millis. “Y aquí es donde mi grupo y yo estamos… mirando más allá de los pasos obvios para los enormes logros que cambiarán todo… y hay que tener paciencia para aprender las lecciones durante el camino”.


Autor: Leonard David
Fecha Original: 7 de mayo de 2010
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (7)

  1. afoutado

    El proyecto de esa ilustración sin duda es de finales de los 70, porque de esa época era el libro ilustrado de astronomía para jóvenes que me leí en su día y me despertó mi curiosidad por el tema.
    Está claro que algún grupo de científicos tiene que dedicarse a pensar en estos temas, de modo que no sean sólo los autores de ciencia-ficción los que lo hagan y se acerque más a lo 1º que a lo 2º, pero seguirán siendo meros ejercicios teóricos, que gente joven con tiempo, ideas frescas e ilusión está bien que hagan para estimular la creatividad. Pero en este campo hay demasiados factores ajenos a la ciencia que pueden echar por tierra el proyecto más sesudo.

  2. radomiro

    ¿esperan viajar a la décima parte de la velocidad luz?

  3. Juanito

    Viajar a la decima parte de la velocidad de la luz es demasiado lento, pero si, si pretenden crear un proyecto con un motor de fusion, esa es su limitacion.

    Mi opinion es que el futuro de los viajes interestelares sera con propulsion de fusion materia-antimateria, ya que creo que dentro de 50 o 60 años la produccion y almacenamiento de antimateria sera algo “facil”.

  4. Pol

    Una lástima no poder ver los resultados de esto en esta vida. A lo mejor en otra… ;)

  5. Que bonitos estos proyectos futuristas, viajes interplanetarios y tal Pascual…

    El tema de los viajes intelestelares ya ha sido tratado en algún artículo de este blog y ha sido comentado en detalle. Se tuvo en cuenta la propulsión con antimateria, pero el inconveniente principal es que, para obtener antimateria, se requiere un gasto energético mayor que la energía de propulsión que se obtendría de la misma. Por ello, no es viable una nave que produzca in situ antimateria para propulsarse.

    Otra opción sería producir antimateria en instalaciones de la Tierra y almacenarla, llevándola a la nave antes de iniciar el viaje. Pero el almacenamiento de antimateria a largo plazo y en cantidades significativas es prácticamente imposible, puesto que es muy inestable y sería imposible evitar que reaccionara con materia de forma casual, liberando energía de forma descontrolada. Astronautas a la parrilla otra vez.

    No quiero alargarme, pero brevemente añadiré que hay otras formas de propulsión, pero todas con serios inconvenientes. Por último, el propio viaje a velocidades relativistas presenta problemas de navegación importantes que han de ser tenidos en cuenta.

    En fin, que por el momento sólo el señor Spock viajará a grandes velocidades. Porque nosotros, y tal como va la industria aeroespacial, no lo vamos a hacer en unos cuantos siglos.

    SalU2

  6. Tojeiro

    Lamentablemente Sagutxo tiene bastante razón, cosa que no quita la gran utilidad del proyecto que es poner los pies en el suelo pero soñando con el cielo, XD.

    En serio, no creo que a la humanidad, mas bien a una potencia ( porque como humanidad no creo que se pueda llegar a materializar nada ) será la encargada de tal hazaña y con lo costosa que seria (una misión que dura 100 años puede tener 200 mas de desarrollo, tranquilamente ) no creo que se realice hasta que todo nuestro sistema haya sido explorado y explotado.

    Como mucho se realizarían “ensayos” con sondas tipo Voyager para probar tecnologías y como punta de lanza dentro de la misión tripulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *