La depresión preescolar: La importancia de la detección temprana en los niños pequeños

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Depresión infantilEs difícil imaginar una depresión en un alumno de tercer curso. Y aún más difícil es imaginar a un preescolar deprimido. A pesar de que la depresión infantil es un desorden bien reconocido y tratado, sólo recientemente los estudios han empezado a observar la depresión en niños menores de seis años. En el nuevo ejemplar de “Current Directions in Psychological Science”, una revista de la “Association for Psychological Science”, la psiquiatra e investigadora, Joan Luby de la Universidad de Washington en St. Louis, informa de recientes hallazgos en estudios sobre la depresión en niños así como de la importancia de la detección temprana.

La depresión en niños en edad preescolar no siempre tiene el mismo aspecto que la depresión en niños mayores y adultos – ésta es una de las razones por la que la depresión infantil se ha descuidado mucho. Por ejemplo, en adultos con depresión, la anhedonia (incapacidad para disfrutar de experiencias agradables) tiende a aparecer en forma de una disminución de la libido. En los niños pequeños, sin embargo, la anhedonia suele aparecer como una incapacidad para disfrutar del tiempo de juego. Además, la depresión preescolar puede pasar inadvertida a los padres porque los síntomas pueden no ser perturbadores; estos niños pueden no parecer manifiestamente tristes (al igual que muchos adultos deprimidos) y pueden tener periodos de funcionamiento normal durante el día. Un avance clave para el reconocimiento de la depresión infantil ha sido el desarrollo de entrevistas psiquiátricas apropiadas para la edad. Éstas entrevistas han mostrado que los niños en edad preescolar exhiben de hecho síntomas típicos de depresión, incluyendo una aparente menor jovialidad, siendo propensos a la culpabilidad, y a cambios en los patrones de sueño.

La investigación sugiere que la depresión en la edad preescolar no es sólo un acontecimiento temporal, sino que en su lugar puede ser una manifestación precoz del mismo desorden crónico que aparecerá más adelante – los estudios han demostrado que los preescolares deprimidos son más propensos a tener depresión en la infancia tardía y la adolescencia que los preescolares sanos. Debido al efecto potencial de larga duración de la depresión en la edad preescolar, la identificación temprana y la intervención se vuelven muy importantes. Lo jóvenes cerebros de los niños son muy “plásticos” – es decir, sus cerebros se adaptan muy fácilmente y cambian ante nuevas experiencias y eventos. Esta plasticidad puede explicar por qué las intervenciones en el desarrollo son más eficaces si se inician pronto, y también también aplicarse esto a la psicoterapia.

Se necesitan más investigaciones para el desarrollo de tratamientos para la depresión en la edad escolar. Luby señala que, aunque un estudio ha demostrado que los antidepresivos ISRS pueden ser eficaces en niños en edad preescolar, existe la preocupación sobre los efectos secundarios de estos medicamentos. Un nuevo tratamiento para la depresión en la edad preescolar se encuentra actualmente en fase de ensayo y puede ser prometedor. Este tratamiento se basa en la Terapia de Interacción Padres-Hijos y ha sido modificado para enfatizar el desarrollo emocional del niño. Los primeros cambios en las habilidades emotivas pueden ser críticos para el riesgo de depresión y la Terapia de Interacción Padres-Hijo y desarrollo emocional del niño pueden ayudar a corregir estos cambios desde muy al inicio del desarrollo.


Fecha Original: 19 de mayo de 2010
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *