El Lazo – ¿El Sol va a entrar en una nube de gas interestelar de un millón de grados?

¿Va el Sol a entrar pronto en una nube intergaláctica de gas interestelar de un millón de grados?

Un grupo de científicos sugieren que el Lazo de emisiones aumentadas de Átomos Neutros Energéticos (ENA) descubierto el año pasado por el pequeño satélite explorador de la NASA IBEX podría explicarse mediante un efecto geométrico que aparece debido a que el Sol se aproxima a un límite entre la Nube Local y otra nube de gas muy caliente conocida como la Burbuja Local.

Si su hipótesis es correcta, IBEX está captando materia de una nube interestelar vecina, en la que podría entrar el Sol en unos cientos de años.

Los primeros mapas de la emisión de Átomos Neutros Energéticos, obtenidos el año pasado por IBEX mostraron una nueva característica en arco conocida como el Lazo, declarada posteriormente por la NASA como uno de los hallazgos más importantes realizados en 2009.

Poco después del descubrimiento se propusieron seis hipótesis para explicar el Lazo, todas ellas prediciendo su relación con procesos que suceden dentro de la heliosfera o su vecindad. En un reciente artículo que aparece en la revista Astrophysical Journal Letters, un equipo de científicos liderados por el Prof. Stan Grzedzielski del Centro de Investigación Espacial de la Academia Polaca de las Ciencias en Varsovia, Polonia, ofrecía otra explicación. “Observamos el Lazo”, dice Grzedzielski, “debido a que el Sol se está aproximando a un límite entre nuestra Nube Local de gas interestelar y otra nube de gas muy caliente y turbulenta”.

Los Átomos Neutros Energéticos registrados por los detectores de IBEX nacen a partir de iones (protones) que aceleran desde la muy caliente Burbuja Local, una cavidad en el medio interestelar (ISM) del Brazo de Orión de la Vía Láctea, cuando intercambian carga con los átomos relativamente fríos que se “evaporan” de la Nube Interestelar Local, una región más densa en la Burbuja Local de aproximadamente 30 años luz de diámetro, hacia la que se dirige nuestro Sol.

El recientemente creado ENA no tiene carga eléctrica y por tando puede correr libremente en linea recta desde su lugar de nacimiento, ignorando los campos magnéticos intermedios. Algunos de ellos pueden alcanzar la órbita de la Tierra y ser detectados por IBEX, dicen los investigadores. “Si el Lazo ENA se hubiese creado en los límites de la heliosfera, su lugar de nacimiento sería relativamente cercano, dentro de un par de cientos de unidades astronómicas”, explica el Dr. Andrzej Czechowski de SRC PAS, uno de los coautores del artículo. “De acuerdo con nuestra hipótesis, han nacido mucho más lejos”.

El equipo sugiere que el Lazo ENA nace por intercambio de carga eléctrica entre los átomos que se “evaporan” de la Nube Local Interestelar en la cercana Burbuja Local de un gas completamente ionizado y muy caliente. La Burbuja Local es probablemente un remanente de una serie de estallidos de supernova que tuvieron lugar hace unos millones de años y por tanto no sólo está muy caliente (al menos un millón de Kelvin), sino también es turbulenta. Los protones de la Burbuja Local cercana al límite de la Nube Local captan electrones de los átomos neutros y salen despedidos en todas direcciones, algunos de ellos llegando al IBEX.

Lazo
El Sol en su viaje a través de la Galaxia parece estar cruzando actualmente una zona de gas de aproximadamente 10 años luz de diámetro, con una temperatura de 6-7 mil Kelvin. La conocida como Nube Local Interestelar está inmersa en una región mucho mayor de gas caliente a un millón de grados, conocida como la Burbuja Local. Los Atomos Neutros Energéticos (ENA) se generan mediante intercambio de cargas en el interfaz entre los dos medios gaseosos. ENA puede ser observado dado que el Sol está lo bastante cerca del interfaz. El Lazo aparente de ENA descubierto por el satélite IBEX puede explicarse mediante un efecto geométrico: se observan muchos más ENA observando a lo largo de una línea de visión casi tangente al interfaz que mirando en una dirección perpendicular. (Fuente: SRC/Tentaris,ACh/Maciej Frolow)

“Si nuestra hipótesis es correcta, entonces estamos captando átomos que se originan en una nube interestelar que es distinta de la nuestra”, dice el Dr. Maciej Bzowski, co-investigador de la misión y director del equipo polaco de IBEX.

Pero dado que la creación de tales átomos de ENA tiene lugar a través de toda la capa límite entre las nubes, ¿por qué vemos el Lazo?

“Es un efecto completamente geométrico, el cual observamos debido a que el Sol está actualmente en el lugar adecuado, a menos de mil UAs del límite de la nube”, dice Grzedzielski. “Si el límite nube-nube es plano, o ligeramente extruido hacia el Sol, entonces parece más fino hacia el centro del Lazo y más grueso en los lados, justo donde vemos el borde del Lazo. Si estuviésemos lejos del límite, no veríamos el Lazo, debido a que los ENAs serían reionizados y dsipersados por el gas intermedio de la Nube Local”.

El modelo que desarrollaron sugiere que el límite entre la Nube Local y la Burbuja Local podría estar no a unos pocos años luz desde el Sol, como se pensaba anteriormente, sino a unas pocas UAs, mil veces más cerca. Esto podría significar que el Sistema Solar entraría en una Burbuja Local de un millón de Grados en el siglo XXII.

“Nada inusual, el Sol normalmente atraviesa varias nubes de gas interestelar durante su viaje galáctico”, comenta Grzedzielski. Tales nubes son de una densidad muy baja, mucho menor que el mejor vacío obtenido en los laboratorios de la Tierra. Una vez dentro, la heliosfera se reestructuraría y podría menguar un poco, el nivel de la radiación cósmica que entra en la magnetosfera aumentaría algo, pero nada más. “Tal vez futuras generaciones tengan que aprender a proteger mejor su maquinaria espacial contra esta radiación más potente”.


Cita: S. Grzedzielski, M. Bzowski, A. Czechowski, H. O. Funsten, D. J. McComas, and N. A. Schwadron, “A POSSIBLE GENERATION MECHANISM FOR THE IBEX RIBBON FROM OUTSIDE THE HELIOSPHERE”, Astrophysical Journal Letters, vol. 715 no 2, pp L84, 2010 doi:10.1088/2041-8205/715/2/L84
Fecha Original: 22 de mayo de 2010
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (9)

  1. Manuel, este artículo es interesantísimo, gracias.

    SalU2

  2. afoutado

    Visto desde mi superficiales conocimientos de astronomía, el titular podría ser calificado como sensacionalista, porque un profano fácilmente podría entender que cuando entrásemos en dicha nube, estando a semejante temperatura, lo lógico sería pensar que nos volatilizaríamos, pero si luego resulta que su densidad es menor a lo que se puede obtener como “vacío” en la Tierra, pues apenas nos enteraremos por los satélites en órbita.

  3. roberto baz

    Pues para mi ésta noticia no la tomaría muy a la ligera, y no por la temperatura, si no, por las diferentes densidades de “vacío”. Al encontrarnos actualmente en una zona relativamente estable en densidades de la materia de la galaxia, las órbitas planetarias no se ven afectadas, pero si entramos en una zona de mayor vacío, ¿la atracción gravitatoria del sol podrá contrarrestar la atracción progresiva de dicho vacío y por tanto la geometría estable de un sistema solar?. Otra asunto es la densidad de gases de la atmósfera, ¿no se vería afectada (dilatada) por un aumento de vacío exterior?. Esto provocaría un cambio climático sin precedentes.

  4. kike

    Lo que tampoco acabo de entender es que una nebulosa con esa densidad tan baja pueda tener una temperatura tan elevada; algo chirría en la noticia.

    • Fer137

      Es lo natural en las nubes interestelares: a menor densidad mayor temperatura. Las intergalacticas son mas tenues y con mayor temperatura.
      Y en general en situaciones cotidianas, en solidos, liquidos y gases, sin variar presión a mayor temperatura menor densidad.

    • Yo no soy un experto, pero la temperatura es una medida del movimiento de las partículas, independientemente de la densidad de la materia. Con lo que en principio, auqnue nos parezca extraño, es posible.

      Luego está el tema de la disipación del calor en el vacío, que es mediante radiación. Me imagino que la baja densidad impide a las moléculas de la nube ceder su calor a otras moléculas, de forma que así se mantienen tan calientes.

      Bueno, como he dicho no soy experto en física, asi que si estoy metiendo la pata, lo siento…

  5. Pol

    La noticia es interesante, pero parece que lo peor que puede pasar es que afecte a nuestros satélites. Pero bueno, los gobiernos y las empresas de telecomunicaciones pueden respirar tranquilos con esto, porque según parece no le llegará a la suela del zapato a la “gran llamarada” solar que algunos dicen predecir.
    Pues que poco me durará el navegador GPS que me acabo de comprar xD

  6. El que tenga tanta temperatura es otra manera de decir que la velocidad de sus partículas individuales que componen la nube respecto al Sistema Referencial al que es solidaria dicha Nube Local, es una velocidad muy muy grande. Pero con tan baja densidad, si los expertos dicen que apenas habrá consecuencias, como mucho en algún satélite en la estratosfera, pues yo creo que vedemos confiar en los expertos.

    Al margen de estos dudosos temores, creo que es un campo de hipótesis muy interesante. Me gusta mucho esta noticia.

    Saludos.

  7. ¡Dichoso éter, mira que le gusta a alguno el nombrecito!.

    Que puedan existir en las nubes interestelares temperaturas tan altas es algo perfectamente explicable con la física actual en la que no tiene cabida el típico éter estructural de un espacio absoluto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *