Enigmática estrella podría surgir a partir de un capullo de gas

Eta CarinaeUna drástica caída en los vientos estelares de Eta Carinae podría augurar un brillante futuro.

La estrella Eta Carinae (Eta Car), en un tiempo una de las más brillantes del cielo austral, ha estado durante mucho tiempo rodeada de misterio. Después de que tuviese lugar un gran estallido de gas hace más de 150 años, quedó oculta en gran parte por una densa nube de polvo – un sólido indicador de erupciones esporádicas.

Ahora, Eta Car, que se sitúa en nuestra parte de la Vía Láctea a unos 2300 pársecs (7500 años luz) del Sol, desconcierta a los astrónomos y teóricos de nuevo. Un equipo con sede en los Estados Unidos ha registrado una acusada e inexplicable bajada en sus vientos estelares – el flujo de gas procedente de la estrella – medida como un cambio en sus líneas de emisión, o líneas en el espectro, provocadas por la emisión de luz en una longitud de onda concreta.

Investigadores de la Universidad de Minnesota en Minneapolis registraron la caída a en la luminosa estrella variable usando datos del Telescopio Géminis Sur en Chile y el Telescopio Espacial Hubble. Sus resultados se detallan en un artículo aceptado para su publicación en la revista Astrophysical Journal Letters1.

“El colapso en las líneas de emisión parece demasiado rápido y drástico para creerlo”, dice Kris Davidson, astrofísico en la Universidad de Minnesota y coautor del último estudio.

En enero, la colega de Davidson y autora principal del estudio, Andrea Mehner notó por primera vez el efecto en los datos del Telescopio Géminis Sur. El equipo confirmó entonces los hallazgos de Mehner a través de observaciones usando el Hubble.

Sus hallazgos han sido identificados independientemente por astrónomos afiliados a la Universidad Stony Brook en Nueva York y del Instituto Tecnológico de Georgia en Atlanta.

“Eta Car es más que una estrella variable”, dice says Davidson, “está loca”.

Impostora de supernova

La raíz de las rarezas de Eta Car está en el evento de erupción similar a una supernova que empezó a finales de la década de 1830 y duró unos 20 años.

Las estrellas gigantes como Eta Car pueden estallar por razones que Davidson dice que son “misteriosas” en un 95%. Una teoría es que una vez que estas estrellas masivas se acercan al final de sus cortas vidas – tras 2 o 3 millones de años – las perturbaciones en sus núcleos pueden disparar erupciones “impostoras de supernovas”.

Las impostoras de supernovas tienen sólo una centésima parte del brillo de una supernova normal, pero las erupciones pueden durar décadas. Y al contrario que las supernovas normales, estas impostoras pueden sobrevivir a las erupciones. Eta Car, que es cinco millones de veces más luminosa que el Sol, fue la primera detectada de tales impostoras aunque los astrónomos conocen actualmente una docena.

Durante la erupción de mitad del siglo XIX, Eta Car perdió aproximadamente 10 veces la masa del Sol. Aunque esta pérdida era equivalente a sólo el 10% de su masa, se eyectó el 50% exterior de la estrella. Como resultado, la estrella no volvió a su equilibrio térmico y rotacional. Desde 1858, se han observado sólo como un flujo de gases masivo, perdiendo el equivalente a la masa de Júpiter en gas cada año.

“Aún no podemos ver la propia estrella”, dice Davidson, “si no sólo un denso y opaco flujo de viento rodeado de eyecciones realmente brillantes”.

Antes de 1700, Davidson señala que Eta Car era una estrella de cuarta magnitud, registrada por el astrónomo Edmond Halley y sólo unos pocos más. En 1843, era casi tan brillante como Sirio antes de apagarse súbitamente en 1858.

“Después de la explosión impostora de supernova”, dice Davidson, “la estrella está en un estado [de desequilibrio] con el que no están configurados para trabajar ninguno de los códigos por ordenador de los teóricos”.

Nathan Smith, investigador de posdoctorado en astronomía en la Universidad de California en Berkeley, que no estuvo implicado en las observaciones, dice que Eta Car es un “objeto clave para la comprensión de la inestabilidad de la mayor parte de estrellas masivas”.

Smith añade que estas erupciones pueden proporcionar destellos de lo que se espera de las primeras estrellas del universo, conocidas como población III de estrellas.

Mientras tanto, si continúa la actual tendencia de decrecimiento en los vientos de Eta Car, en una década habrá emergido de su capullo de denso flujo de gases. Esto la devolvería al estado observado por Halley hace unos 300 años, cuando se vio como una estrella caliente y azul que había sido de clase espectral O.

El equipo de Minnesota señala que esto finalmente permitiría observaciones contemporáneas del radio y temperatura superficial de Eta Car, que se estima que tiene una masa muy superior a 100 soles.


Referencias:
1. Mehner, A. et al. Preprint at http://arxiv.org/PS_cache/arxiv/pdf/1004/1004.3529v3.pdf (2010).

Autor: Bruce Dorminey
Fecha Original: 15 de junio de 2010
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comment (1)

  1. Ozzybulla

    ¿Entiendo bien? ¿Se trata de una especie de SN con la pólvora mojada, o un motor con pre-ignición; donde en el colapso gravitacional estalla “antes” o “no completamente” y entonces no expulsa todo el remanente liviano?
    WOW

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *