Dejando de lado a Copérnico

El Cielo de CopérnicoEl Principio Copernicano es un principio rector de la cosmología. En resumen, indica que no estamos en un lugar privilegiado del Universo. Un observador en un lugar al azar verá el mismo Universo que nosotros. El modelo cosmológico estándar se ajusta a este principio en el espacio: en este momento, cualquier otro observador en el Universo debería ver el mismo Universo que nosotros (a gran escala). Al igual que nosotros, ellos verían una distribución uniforme de las galaxias y una radiación de fondo de microondas (CMB) uniforme, con parecidas pequeñas anisotropías. Sin embargo, vivimos en un momento privilegiado: en la historia del Universo, estamos justo en el momento en que la densidad de la energía oscura comienza a predominar sobre la densidad de la materia oscura. Esto se conoce como el problema de “coincidencia” y ha sido muy discutido y sobre el que se han dado muchas vueltas. Aquí está una descripción gráfica:

Gráfico 1

En estos momentos estamos muy, muy cerca de donde las dos líneas se cruzan (desplazamiento al rojo=0 es hoy; desplazamiento al rojo=1000 es donde se generó la CMB, el Big Bang está en corrimiento al rojo=infinito). Ni siquiera se puede ver el cruce de los trazos; hay que ir al recuadro para ver el cambio increíblemente rápido del desplazamiento al rojo=1. La semana pasada en el grupo de trabajo del Instituto Yukawa, John Moffat estaba recomendando llamar al modelo estándar “anti-copernicano” a causa de este ajuste. Ha querido dar un paso más allá: si estamos dispuestos a romper el Principio Copernicano en el tiempo, ¿por qué no considerar seriamente romperlo en el espacio en su lugar? Más sobre esto a continuación.

El Principio Copernicano es una de esas cosas extrañas de la ciencia que es una mezcla de ciencia y estética. No puede ser representado como una ecuación. Y su aplicación es a menudo objeto de la mirada del espectador. Por ejemplo, el gráfico de arriba se ve como un problema, ya que hemos usado el corrimiento al rojo en el eje X para representar el tiempo. Hay razones físicas para hacer esto, en lo referente al tamaño del Universo, y es por tanto una referencia para muchos procesos físicos relevantes. Si en su lugar llamamos tiempo a la forma como normalmente lo medimos (como si usted, con su reloj de pulsera, hubiera estado aquí desde el Big Bang), se consigue algo que parece mucho más razonable:

Gráfico 2

Ya no estamos en un momento especial, y desaparece el problema de la coincidencia. El Universo ha estado dominado por la energía oscura durante miles de millones de años y estamos lejos de llegar a ningún punto de cruce especial. Entonces, ¿qué argumento es el correcto?


Autor: Daniel Holz
Fecha Original: 30 de junio de 2010
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (3)

  1. Alburton

    Pues yo no me he enterado de nada…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *