El verdadero secreto del tigre dientes de sable

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Tigre dientes de sableNo se deje engañar por esos siniestros colmillos. En los tigres dientes de sable, gran parte de su poder aniquilador se concentraba en las extremidades anteriores.

Los largos dientes caninos que le dieron su nombre al extinto felino son una característica inconfundible, sobresaliendo de los gruñentes rostros en los modelos de museos de historia natural de todo el mundo. Pero si bien los colmillos eran mortales, su gran longitud también los hacía delicados y susceptibles de romperse si la presa del felino empujaba y se retorcía en un intento por escapar. La investigadora Julie Meachen-Samuels tuvo una idea de cómo ese precario dispositivo asesino podría haber evolucionado: Los felinos tenían unas extremidades anteriores increíblemente fuertes para sujetar a su presa mientras usaban sus dientes de sable para cortar.

En un estudio que aparece en la revista PLoS One, el equipo sometió a rayos X los huesos de muchos tigres dientes de sable (Smilodon fatalis) y los compararon con una variedad de felinos actuales. Según Meachen-Samuels:

Las especies con miembros más largos por lo general tienen huesos más fuertes. Sin embargo, mientras que los huesos de las piernas del dientes de sable estaban dentro del rango normal, los huesos de sus brazos eran excepcionalmente gruesos para su longitud. No sólo eso, los brazos también tenían un tejido cortical óseo más grueso (la densa capa externa que hace los huesos fuertes y rígidos. “Cuando vi al Smilodon, yo sabía que eran más gruesos en la parte exterior que los de otros felinos, pero me quedé muy sorprendida de lo mucho más gruesos que eran también en el interior” [LiveScience].

Investigaciones anteriores demostraron que los felinos habrían tenido mordeduras relativamente débiles, lo cual descarta el tipo de agresivas dentelladas y palizas que los animadores y cineastas pudieron imaginar. Y definir el espesor y la fuerza de estos huesos del brazo refuerza la teoría de que los depredadores dientes de sable atacaban de forma diferente que los felinos modernos.

La combinación de fuertes patas delanteras-dientes afilados era perfecta para abalanzarse sobre la presa, sujetándola y rápidamente cortándole la garganta. Los dientes de sable fueron, por lo tanto, probablemente buenos para la caza de animales grandes, como bisontes y camellos [Science News].

Sin embargo, dicen los investigadores, estos felinos pueden haber estado demasiado especializados en su método para matar. Cuando esos grandes animales se extinguieron durante la última era glacial, el equipamiento especializado de los tigres dientes de sable los habría hecho incapaces de adaptarse a las nuevas presas, condenándolos a la extinción.


Autor: Andrew Moseman
Fecha Original: 6 de julio de 2010
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *