La ‘necropanspermia’ sugiere una forma de sembrar la vida en la Tierra

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

VidaLa panspermia es un mecanismo para la dispersión del material orgánico a través de la galaxia, pero los efectos destructivos de los rayos cósmicos y la luz ultravioleta tienden a que la mayor parte de los organismos sean destruidos, o lleguen a un nuevo mundo rotos y muertos. Ahora, Paul S. Wesson, investigador visitante en el Instituto Herzberg de Astrofísica en Canadá, sugiere que la información contenida dentro del material orgánico dañado, podría ser la semilla de la nueva vida. Llama a este proceso necropanspermia.

Se han propuesto en el pasado muchas formas posibles de panspermia, empezando en 1871, cuando Lord Kelvin sugirió que la vida podría transportarse dentro de cometas o meteoritos. En todas las propuestas estaba el problema principal de que la radiación electromagnética y los rayos cósmicos matan o inactivan a los microorganismos y rompen los enlaces químicos que unen a las moléculas, tales como el ADN el ARN. Los microorganismos finalmente se inactivan o mueren incluso si tienen como escudo la roca de un cometa, meteoro o granos de polvo espacial, y aunque puede que posiblemente sobrevivan al viaje dentro del Sistema Solar, sería extremadamente improbable que sobrevivieran a un largo viaje desde fuera del mismo.

Los cálculos de otros investigadores han sugerido que no es posible que interacciones químicas aleatorias generen la información genética encontrada en la Tierra, dado que en un periodo de 500 millones de años, las reacciones químicas aleatorias en una “sopa” primordial de aminoácidos sólo produciría 194 “bits” de información, lo que es mucho menos de los 120 000 bits estimados para un virus típico.

Wesson especula que hay dos formas de explicar cómo se originó la vida en la Tierra. Una es que las interacciones químicas no fueron aleatorias, sino gobernadas por el material orgánico que ya había desarrollado material genético en otra parte. Dado que el proceso de panspermia es tan destructivo, Wesson dice que la forma más probable de que el material orgánico lleve su material muerto o inactivado es en granos de polvo espacial.

Wesson comenta que el material muerto podría ser resucitado si el entorno del nuevo mundo es hospitalario, y señala que algunos microorganismos “poseen sistemas de enzimas notablemente efectivos que pueden reparar una multitud de hebras rotas”. Su artículo no deja claro, sin embargo, el mecanismo por el cual los bits muertos de material genético podrían ser resucitados.

De acuerdo con Wesson la teoría de la necropanspermia podría ser probada a través de tal búsqueda de material orgánico fuera del Sistema Solar, y mediante experimentos de laboratorio para determinar “si la ‘basura’ genética pueden reconstituirse para formar moléculas viables replicantes”.


Más información: Panspermia, Past and Present: Astrophysical and Biophysical Conditions for the Dissemination of Life in Space, by Paul S. Wesson, Space Science Reviews, DOI:10.1007/s11214-010-9671-x

Autor: Lin Edwards
Fecha Original: 12 de noviembre de 2010
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *