El meteorito marciano no muestra pruebas de vida extraterrestre

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Meteorito ALH84001Lo que algunos defienden que es prueba de antigua vida en un meteorito de Marte, podría tener una explicación química simple, según sugieren los científicos.

Estos hallazgos también podrían arrojar luz sobre la compleja química que tiene lugar en las atmósferas de Marte y la Tierra.

El impacto de rocas espaciales sobre Marte a lo largo de los años, ha lanzado escombros fuera del planeta, algunos de los cuales han aterrizado en la Tierra. Una de tales rocas – el meteorito de 3900 millones de años conocido como ALH84001 — tenía partículas de carbonatos de tamaño micrométrico aparentemente ordenadas en cadenas, que algunos pensaron que debían haber sido creadas por antigua vida marciana.

Sin embargo, los investigadores han descubierto ahora una nueva forma para formar carbonatos en la Tierra sin interferencia de organismos biológicos. Sugieren que este proceso, probablemente, tuvo también lugar en Marte.

Un inusual tipo de oxígeno

Los carbonatos vistos en ALH84001 poseían niveles inusualmente altos del isótopo oxígeno-17. (Un átomo de oxígeno tiene ocho protones en su núcleo, y aunque la mayor parte de ellos tiene ocho neutrones, el oxígeno-17 tiene nueve).

La química atmosférica Robina Shaheen de la Universidad de California en San Diego descubrió niveles anormalmente altos de carbonatos de oxígeno-17 encontrados también en granos de polvo, aerosoles y suelo de la Tierra. Esto apuntaba a que podría estar funcionando un proceso químico común en ambos planetas.

Shaheen calculó que el ozono de la atmósfera podría interaccionar con los aerosoles minerales que llevan oxígeno, del polvo y otras fuentes, para formar peróxido de hidrógeno y carbonatos que poseen esta misma anomalía del isótopo de oxígeno. “Lo que ha encontrado es que la diminuta capa en el exterior de los granos es donde tiene lugar toda la química”, dice el investigador Mark Thiemens, científico planetario de la Universidad de California en San Diego.

El análisis de Shaheen de los carbonatos en ALH84001 sugería que podrían haberse formando en aerosoles en la antigua atmósfera marciana. El aterrizador Phoenix de la NASA detectó recientemente carbonatos vinculados a partículas en la polvorienta atmósfera de Marte. “Pensamos que podría estar funcionando éste mecanismo”, comenta.

Aunque los investigadores creen que las partículas de carbonatos vistas en ALH84001 probablemente no tienen un origen biológico, “esto no significa que la vida sea imposible en Marte”, advierte Thiemens.

Este proceso químico podría no sólo arrojar luz sobre el Marte pasado y presente, sino también para nuestro planeta. Por ejemplo, los modelos actuales de procesos atmosféricos en la Tierra asumen que la mezcla de grandes volúmenes de gases dirigen la química de la atmósfera terrestre. Este nuevo trabajo podría forzar a volver a pensar estas ideas, dicen los científicos, especialmente dado que la atmósfera de la Tierra se calienta y aumenta su contenido de polvo debido al cambio climático, proporcionando más oportunidades para que tenga lugar este tipo de química en los aerosoles.

“Las transformaciones químicas que pueden sufrir los aerosoles podrían haber de ellos semillas para la formación de nubes, cuando se pensaba que esto era imposible, lo cual tiene enormes implicaciones respecto al ciclo del agua y las posibilidades de lluvia”, comenta Shaheen a SPACE.com.

Una ventana al pasado de la Tierra

Los científicos podrían también mirar dentro de la atmósfera de la Tierra, tal y como era en el pasado, particularmente sus niveles de oxígeno, examinando los carbonatos encontrados en rocas de cientos de millones de años de antigüedad, comentan los investigadores. Esto podría proporcionar una ventana a la joven Tierra, mucho más allá de los 60 000 años aproximadamente que pueden estudiar actualmente los científicos a través de las muestras de núcleos de hielo.

“Hemos encontrado una nueva forma de medir la atmósfera de la Tierra durante periodos de tiempo que anteriormente no podíamos”, comenta Thiemens. “¿Qué sucedió con los niveles de ozono y oxígeno hace 65 millones de años durante el periodo Cretático-Terciario, cuando los dinosaurios y muchas otras formas de vida fueron aniquiladas en una extinción masiva? ¿Quién murió primero? ¿Desapareció la cadena alimenticia antes que los dinosaurios? ¿Qué sucedió hace 251 millones de años durante el periodo Pérmico-Triásico, la extinción más grave de vida en la Tierra, cuando desapareció el 85% de la vida y nadie sabe porqué? No hay registros en la atmósfera de lo que sucedió. Pero si puedes encontrar un registro de lo que sucedió con los niveles de oxígeno, puedes responder a preguntas como éstas”.

El antiguo carbonato podría incluso arrojar luz sobre los orígenes de la vida compleja, comenta Thiemens.

“Si se quiere comprender el origen y evolución de la vida compleja, el oxígeno es el culpable número uno”, comenta Thiemens a SPACE.com. “La época más interesante a la que los carbonatos podrían ayudarnos a observar sería hace 500 millones de años, cuando la Tierra quedó completamente congelada. Antes de esa época, no había vida salvo las algas y bacterias. Después de todo, toda la vida depende de la aparición del oxígeno, y cómo sucedió esto sigue siendo incierto”.

Shaheen, Thiemens y sus colegas detallaron sus hallazgos on-line el 8 de noviembre en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.


Autor: Charles Q. Choi
Fecha Original: 2 de diciembre de 2010
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *