Las estrellas pasadas y futuras de Andrómeda

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Dos observatorios de la ESA han combinado fuerzas para mostrar la Galaxia de Andrómeda en una nueva luz. Herschel ve anillos de formación estelar en ésta, la imagen más detallada jamás tomada de la Galaxia de Andrómeda en longitudes de onda infrarrojas, y XMM-Newton muestra las estrellas moribundas lanzando rayos-X al espacio.

Andrómeda


Durante las navidades de 2010, los observatorios espaciales Herschel y XMM-Newton de la ESA observaron la galaxias espiral grande más cercana, M31. Ésta es una galaxia similar a nuestra Vía Láctea – ambas contienen varios cientos de miles de millones de estrellas. Esta imagen es la más detallada del infrarrojo lejano de la Galaxia de Andrómeda jamás tomada, y muestra claramente que hay más estrellas en camino.

Sensible a la luz del infrarrojo lejano, Herschel ve nubes de polvo y gas donde pueden formarse estrellas. Dentro de estas nubes hay muchos capullos de gas que contienen estrellas en formación, cada una formándose a sí misma en un lento proceso gravitatorio que puede durar cientos de millones de años. Una vez que una estrella alcanza la densidad suficiente, empezará a brillar en longitudes de onda ópticas. Emergerá de esta nube y se hará visible a los telescopios comunes.

Muchas galaxias tienen forma espiral, pero Andrómeda es interesante debido a que muestra un gran anillo de polvo de 75 000 años luz de diámetro que rodea el centro de la galaxia. Algunos astrónomos especulan que este anillo de polvo puede haberse formado en una reciente colisión con otra galaxia. Esta nueva imagen de Herschel revela detalles más concretos, con al menos cinco anillos concéntricos de polvo de formación estelar visibles.

Sobreimpresionada en la imagen infrarroja hay una imagen en rayos-X tomada casi simultáneamente por el observatorio XMM-Newton de la ESA. Mientras que la infrarroja muestra los inicios de la formación estelar, los rayos-X normalmente muestran los finales de la evolución de las estrellas.

XMM-Newton destaca cientos de fuentes de rayos-X dentro de Andrómeda, muchas de ellas agrupadas en torno al centro, donde las estrellas se encuentran más acumuladas de forma natural. Algunas son ondas de choque y restos que van a la deriva por el espacio, procedentes de estrellas que estallaron, otras son pares de estrellas fijadas en una lucha a muerte gravitatoria.

En estos letales abrazos, una estrella ya ha muerto y está atrayendo gas de su compañera aún viva. Conforme el gas cae al espacio, se caliente y emite rayos-X. La estrella viva finalmente se agotará, habiendo perdido gran parte de su masa por la gravedad más potente de su compañera más densa. Conforme el cadáver estelar se envuelva en el gas robado, podría estallar.

Tanto las imágenes infrarrojas como de rayos-X muestran información que es imposible de recopilar desde el terreno, debido a que estas longitudes de onda son absorbidas por la atmósfera terrestre. La titilante luz estelar vista desde la Tierra es realmente una preciosa visión, pero en realidad contiene sólo la mitad de la historia. La luz visible muestra las estrellas adultas, mientras que el infrarrojo las jóvenes y los rayos-X las moribundas.

Para cartografiar la vida de las estrellas, necesitamos verlas todas y a esto contribuyen en gran medida Herschel y XMM-Newton.


Fecha Original: 5 de enero de 2011
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *