Tevatron se enfrenta al telón final

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

TevatronEl acelerador de partículas se apagará este año, cuando la falta de fondos escriba el final del presupuesto estadounidense para la captura de la partícula de Higgs.

Dependiendo de con quién hables, es un desagradable golpe o un corte radical que nos llevará a una nueva y emocionante era. Tras mucho debate, funcionarios de la Oficina Científica del Departamento de Energía de los Estados Unidos revelaron esta semana que han decidido no extender el patrocinio para el Tevatron, el colisionador de protones-antiprotones del Fermilab en Batavia, Illinois, por otros tres años. La decisión significa que el primer vistazo a la partícula de Higgs, predicha hace mucho, de la cual se cree que otorga masa al resto de partículas, probablemente se logrará en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) en el CERN, el laboratorio de física de partículas europeo en Ginebra, Suiza.

La decisión se explicó en una carta enviada el 10 de enero por Bill Brinkman, director de la Oficina de Ciencia, a Melvyn Shochet, físico de la Universidad de Chicago en Illinois, y presidente del Panel Asesor de Partículas de Alta Energía (HEPAP) del Departamento de Energía. En octubre de 2010, con el LHC sufriendo retrasos, HEPAP recomendó que la máquina estadounidense debería extenderse más allá del 2011 planificado si podía encontrarse un patrocinio extra de 35 millones de dólares. No pudo hallarse, dice Brinkman. “Desafortunadamente, el clima presupuestario actual es muy complejo y no se ha identificado un patrocinio extra”, escribe en su carta. Añade que el Tevatron cerrará este año, como estaba planeado.

La decisión es un duro golpe para los 1200 físicos que trabajan en los experimentos del Tevatron (el segundo acelerador más potente del mundo tras el LHC), así como para los teóricos de física de partículas del Fermilab y el resto del mundo, quienes habrían disfrutado trabajando con estos datos. “Me siento disgustado”, dice Pier Oddone, director del Fermilab. “Todos habríamos querido ver que el Tevatron siguiese”.

Rick Van Kooten de la Universidad de Indiana en Bloomington, que recomendó la extensión del Tevatron en su papel de presidente del Comité Asesor de Física del Fermilab, dice que también está disgustado con la decisión, pero está convencido de que se hizo un esfuerzo sincero en la búsqueda de fondos.

Los líderes de los experimentos del Tevatron ya defendieron el caso de su extensión el año pasado, argumentando que la máquina funciona perfectamente, lo que, combinado a los problemas en el LHC, proporcionaba el Tevatron una oportunidad de descubrir el Higgs, y la gloría que acompaña al descubrimiento. Los dos paneles asesores estaban de acuerdo en que en el tema de la física, el caso era convincente. Pero Charles Baltay, físico de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut, y presidente de P5, el sub-panel de HEPAP que consideró la petición, dice que la decisión de esta semana de no seguir adelante es consistente con la recomendación de P5 de que la extensión del Tevatron sólo puede patrocinarse a través del presupuesto de física de alta energía, y no tomando fondos de otros experimentos de física de partículas de Estados Unidos. “Estoy contento de que hayan tomado una clara e inequívoca decisión”, comenta. “Una preocupación era que se entrase en un proceso interminable”.

En cierto modo, la decisión puede verse como un voto de apoyo al programa diseñado por P5 en 2007 y 2008. De acuerdo con tal programa, Estados Unidos debería conceder el dominio conocido como la “frontera de la energía”, que implica las colisiones de partículas de mayor energía, al LHC, y, en lugar de esto, centrar sus esfuerzos domésticos en la “frontera de la intensidad”, logrando el mayor número de colisiones de partículas por segundo. Lo segundo es ideal para estudiar procesos raros, y por esto P5 recomendó la inversión en una serie de experimentos para hacer esto. Esto incluye al Mu2e del Fermilab, el cual estudiará el raro decaimiento de muones a electrones, y NOνA y el Experimento de Neutrino de Línea Base Larga, el cual fijará la masa y otras propiedades de los esquivos neutrinos, que se espera que tenga relevancia para explicar la asimetría entre materia y antimateria en el universo.

Mark Messier de la Universidad de Indiana en Bloomington, co-portavoz de NOνA, dice que la decisión facilita las cosas para experimentos que tenían que competir por los recursos si se hubiese aprobado la extensión. “Estamos de nuevo en el curso original. Hay algo de lo que ya no tenemos que preocuparnos”, comenta. La extensión del Tevatron habría retrasado el inicio de NOνA, debido a que el experimento de neutrinos está diseñado para usar el reciclador abandonado del Tevatron, un anillo de almacenamiento de partículas.

Robert Roser, co-portavoz de un experimento del Tevatron, el Detector de Colisiones, en el Fermilab, dice que los físicos del experimento se centrarán ahora en asegurarse de que la ejecución actual tenga en final más exitoso. “Hemos subido el listón del LHC. Estamos muy orgullosos de nuestros logros”. El análisis de los datos de la máquina se espera que continúe al menos los próximos dos o tres años.

Oddone dice que la fecha exacta del apagado quedará fijada una vez que el Congreso de los Estados Unidos apruebe el presupuesto del año fiscal 2011.


Autor: Eugenie Samuel Reich
Fecha Original: 11 de enero de 2011
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *