Barrancos en Marte vinculados a dióxido de carbono, no a agua

Barrancos de MarteEl dióxido de carbono congelado, acumulado en las dunas marcianas, puede desencadenar aludes que tallen los misteriosos barrancos.

Un botín creciente de imágenes de la Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA revela que una nueva actividad en un tipo de barranco en Marte implica escarcha de dióxido de carbono, en lugar de agua, como el agente causante de las corrientes.

Los investigadores han rastreado los cambios en los barrancos sobre los frentes de dunas de arena en siete lugares del sur de Marte. Los períodos en que se produjeron los cambios, según lo determinado por la comparación de antes y después en las imágenes, se solapan en todos los casos con la conocida acumulación invernal de escarcha de dióxido de carbono en las dunas. Los pares de fotos de antes y después que cubrían períodos sólo en primavera, verano y otoño no mostraron ninguna actividad nueva en esas estaciones.

Los resultados han sido publicados en el artículo “Seasonality of present-day Martian dune-gully activity (La estacionalidad de la actividad actual de dunas-barrancos marcianos)“, en la edición de noviembre de la revista Geology.

“Los barrancos como ésos en la Tierra son causados por corrientes de agua, pero Marte es un planeta diferente con sus propios misterios”, dijo la autora principal Serina Diniega, quien se graduó de la Universidad de Arizona este verano con un doctorado en matemáticas aplicadas y un doctorado menor en ciencia planetaria.

“Lo que vemos apunta al dióxido de carbono y, si el mecanismo está vinculado al dióxido de carbono helado en los barrancos de las dunas, ésto mismo podría ser cierto para otros barrancos en Marte”.

Los científicos han sugerido varias explicaciones para barrancos modernos en Marte como los de aspecto fresco que fueron descubiertos en las imágenes de la Mars Surveyor de la NASA en el año 2000. Algunos de los mecanismos propuestos implican al agua, algunos dióxido de carbono y otros no.

Algunos barrancos frescos se encuentran en las dunas de arena, normalmente a partir de una cresta. Otros se encuentran en laderas rocosas, como las paredes interiores de los cráteres y algunas veces comienzan a la mitad de la pendiente.

Diniega y los co-autores Shane Byrne, Colin Dundas y Alfred McEwen de la Universidad de Arizona, junto con Nathan Bridges del Laboratorio de Física Aplicada de la Johns Hopkins University en Laurel, Maryland, centraron su estudio en barrancos de dunas que se forman como barrancos en laderas, con una hendidura en la parte superior, uno o varios canales en el medio y una plataforma en la parte inferior. Los 18 barrancos de dunas en los que los investigadores observaron nueva actividad tenían tamaños desde unos 50 metros o yardas a más de 3 kilómetros (2 millas) de largo.

“La hendidura es un corte en la parte superior”, dijo Diniega. “Los materiales que caen desde allí terminan en una plataforma en forma de abanico abajo”.

Debido a las nuevas corrientes en estos barrancos que se producen aparentemente en invierno, en lugar de en otro momento en que el agua congelada se podría derretir con más probabilidad, el nuevo informe busca el estudio de cómo el dióxido de carbono, en lugar del agua, podría estar involucrado en los flujos. Algo de dióxido de carbono de la atmósfera marciana se congela sobre el suelo durante el invierno y sublima de nuevo a forma gaseosa cuando se acerca la primavera. Las dunas estudiadas están a 40 grados de latitud sur.

“Una posibilidad es que un montón de hielo de dióxido de carbono se acumule en una duna y se engrose lo suficiente para provocar una avalancha y arrastrar otro material con él”, dijo Diniega. Otros mecanismos sugeridos son que el gas del hielo sublimado lubrique un flujo de arena seca o mane en bocanadas con energía suficiente para activar los deslizamientos.

El nuevo informe utiliza imágenes de la Mars Orbiter Camera de la Mars Global Surveyor, que funcionó desde 1997 a 2006 y de High Resolution Science Imaging Experiment, o HiRISE, la cámara y cámara de contexto de Mars Reconnaissance Orbiter, que ha estado examinando Marte desde 2006.

“La Mars Reconnaissance Orbiter permite estudios de los cambios estacionales en las características de la superficie de Marte”, dijo Sue Smrekar del Jet Propulsion Laboratory de la NASA y científico adjunta del proyecto de esta nave.

“Una de las claves ha sido la capacidad de apuntar de un lado a otro, de modo que los objetivos prioritarios se pueden comprobar con más frecuencia que no sólo cuando la nave espacial vuela directamente sobre ellos”, dijo. “Otra clave es el amplio periodo de años cubiertos primero por Mars Global Surveyor, y ahora por esta misión.”


Fecha Original: 29 de octubre de 2010
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (5)

  1. [...] Barrancos en Marte vinculados a dióxido de carbono, no a agua http://www.cienciakanija.com/2011/01/14/barrancos-en-marte-vincu…  por guachindango hace 6 segundos [...]

  2. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El dióxido de carbono congelado, acumulado en las dunas marcianas, puede desencadenar aludes que tallen los misteriosos barrancos. Un botín creciente de imágenes de la Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA revela que una nue…..

  3. Pues ya desde antes, se proponian otros mecanismos de erosión, como el Viento y el CO2 que es propuesto en este Articulo.

    Lo que me llama la atencion, es que los autores intuyen que podria ser CO2 congelado, pero no mencionan de mediciones espectroscopica para saber Eso.

    O igual si lo mencionan en el articulo, habria que Revisarlo.

    Gracias por la nota!

  4. [...] Marte: Barrancos en Marte vinculados a dióxido de carbono, no a agua [...]

  5. Lowell tenía razón!!!.Lo que yo veo en la foto,son los famosos canales de Marte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *