Surgen pruebas de que las leyes de la física no están ajustadas para la vida

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

Simulación de galaxias durante la re-ionizaciónEl valor de la constante cosmológica sugiere que las leyes de la naturaleza podrían no haber sido ajustadas para la vida por un ser omnipotente, dice un cosmólogo.

Uno de los debates más curiosos en ciencia se centra en las leyes de la física, y por qué parecen estar ajustadas para la vida.

El problema es que las leyes de la física contienen distintas constantes que tienen unos valores muy específicos y misteriosos que nadie puede explicar. Estas constantes están equilibradas de tal forma que la vida ha evolucionado, al menos una vez, en una pequeña parte del universo.

Pero, ¿por qué las constantes tienen esos valores? Distintos científicos han calculado que incluso el cambio más pequeño en esas constantes, haría la vida imposible. Esto genera la pregunta de por qué están equilibradas con tanto detalle.

Una explicación es que es un simple accidente, y que no hay una razón más profunda para la coincidencia. Otra, es que hay algo más profundo en las leyes de la naturaleza, que aún está por descubrir, que fija las constantes a los valores que tienen. Y otra idea más es que las constantes pueden tomar más o menos cualquier valor en una multitud infinita de universos. En el nuestro, son justo los adecuados, y por esto hemos sido capaces de evolucionar para observarlos.

Ninguno de estos argumentos es fácil de demostrar o refutar, aunque eso puede cambiar con la llegada de nuevas pruebas, dice Don Page, físico teórico de la Universidad de Alberta en Canadá.

Pero hay una cuarta línea de pensamiento que Page dice que es más fácil de abordar. Ésta es la idea de que las constantes han sido ajustadas por algún ser omnipotente que las ha configurado de una forma que se maximiza la cantidad de vida que se forma. Por lo que, en lugar de crear directamente la vida, Dios simplemente configura las condiciones para maximizar las posibilidades de formarla.

Hoy, Page dice que esta idea es potencialmente falsable y dice que ya tiene las pruebas que lo consiguen.

Aquí está su idea. La constante cosmológica es un número que determina la densidad de energía del vacío. Actúa como un tipo de presión que, dependiendo de su valor, actúa en contra de la gravedad separando el universo, o como la gravedad, plegando el universo hacia un Big Crunch final.

Hasta hace poco, los cosmólogos habían supuesto que la constante era cero, una solución hábil. Pero hay recientes pruebas de que el universo no sólo se está expandiendo, sino que lo hace de forma acelerada, lo que sugiere que la constante es positiva.

Pero aunque positiva, la constante cosmológica es diminuta, unos 122 órdenes de magnitud menor que la constante de Planck, la cual, en sí misma, es un número pequeño.

Por lo que Page y otros han examinado los efectos de cambiar esta constante. Es sencillo demostrar que si la constante fuese mayor, la materia no se formaría en galaxias y estrellas, lo que significa que no podría formarse la vida, al menos no de la forma que la conocemos.

Entonces, ¿qué valor de la constante cosmológica es el que más anima a la formación de galaxias y estrellas, y por tanto a la evolución de la vida? Page dice que un valor ligeramente negativo de la constante maximizaría este proceso. Y dado que la vida es una pequeña fracción de la cantidad de materia en las galaxias, entonces este valor es el que ese ser omnipotente elegiría.

De hecho, dicen que cualquier valor positivo de la constante tendería a bajar la fracción de materia que se forma en galaxias, reduciendo la cantidad disponible para la vida.

Por tanto, el valor medido para la constante cosmológica, el cual es positivo, es una prueba en contra de la idea de que las constantes han sido ajustadas para la vida.

Un interesante argumento, y uno que se añade al selecto cuerpo de trabajos que intentan demostrar o refutar la existencia de un intermediario omnipotente. Pero no es uno que probablemente zanje la cuestión de una forma u otra.


Artículo de Referencia: arxiv.org/abs/1101.2444: Evidence Against Fine Tuning for Life
Fecha Original: 18 de enero de 2011
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *