Betelgeuse y 2012

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

De verdad, tengo que seguir mis instintos. Tan pronto como vi el artículo en el sitio web de news.com.au intentando desesperadamente vincular la supernova de Betelgeuse con la estupidez sobre los Mayas y 2012, mi primera reacción fue escribir sobre ello.

Pero no, supuse que un minuto más tarde, esta historia habría desaparecido, por así decirlo.

Debería haberlo sabido: En lugar de marcharse, fue captada por el bastión de la anti-ciencia, The Huffington Post.

Betelgeuse


Grrrr.

La ciencia real del artículo original está bastante bien; charlaron con el científico Brad Carter, quien discute sobre el escenario de Betelgeuse como supernova. El artículo es bastante interesante – escribí sobre ello en detalle la última vez que apareció la estupidez del estallido de Betelgeuse – pero, para abreviar, Betelgeuse es una estrella súper-gigante roja en Orión de aproximadamente 20 veces la masa del Sol, y está muy cerca del final de su vida. Cuando estrellas con esta masa mueren, estallan como supernovas. La distancia a Betelgeuse no está clara (tiene una atmósfera externa muy inflada que hace que la determinación de su distancia sea algo compleja) pero está aproximadamente a unos 600 años luz de distancia, demasiado lejos para hacernos daño.

Es en la cuestión sobre el cuándo, donde los dos artículos se desbocan. Betelgeuse puede explotar mañana por la noche, o puede que no lo haga hasta el año 100 000. No lo sabemos. Pero dado un rango tan amplio, las posibilidades de que estallen en el próximo año son bastante bajas. Y, claramente, el artículo original está tratando de vincularlo con la fecha de 2012, incluso cuando no tienen nada que ver. La vinculación fue un destartalado enlace a rumores en la red sobre el tema, pero eso es todo.

Lo que es peor, el artículo de HuffPo atribuye la fecha al propio Dr. Carter, pero en el artículo original nadie dice nada de eso; la conexión la realiza el autor del artículo. Dado lo popular que es el HuffPo, imagino a un montón de gente que ahora creerá que hay un científico de verdad que dice que Betelgeuse estallará en 2012.

OK, entonces te digo esto: Soy un científico de verdad, y diría que las posibilidades de que Betelgeuse se convierta en supernova en 2012 – mucho menos cerca de diciembre, la supuesta fecha del apocalipsis – son de unas miles contra una. No es imposible, sólo muy, muy, muy, muy, muy, poco probable.

De verdad.

[Actualización: CNN, Time, y otros sitios web han abordado también este tema, mayormente repitiendo lo que se decía en HuffPo. Fox News acertó, citando mi anterior artículo sobre Betelgeuse, pero me reí un rato: se equivocaron al tomar el nombre de mi blog y host, y pusieron un enlace que va al artículo de mi amigo Ian O’Neill]

Estoy encantado de que ambos artículos dejen claro que no hay peligro procedente de la estrella, si es que estalla, y sea cuando sea que lo haga. Simplemente está demasiado lejos para hacernos algún daño físico; una supernova tendría que estar a menos de 25 años luz de distancia aproximadamente antes de que empezara a hacer un daño medible a la Tierra, y tendría que estar mucho más cerca para que el daño llegase al nivel de peligro real.

A más de 600 años luz, una supernova sería bastante brillante, pero difícilmente lo bastante para ser un segundo Sol, como dicen ambos artículos. Lo siento, no habrá puestas de Sol como las de Tatooine para nosotros. Ni siquiera sería tan brillante como la Luna llena, en realidad, pero ciertamente mucho más que Venus. Suficiente para crear sombras, lo que en realidad estaría bastante chulo.

¡Y aún sería mejor para la ciencia! Una supernova como esa sería una gran ayuda para la astronomía. Las que vemos están tan lejos que los detalles son demasiado pequeños para detectarlos, pero una tan cercana sería como tenerla en el microscopio. Aprenderíamos mucho. Lo divertido es que, sería tan brillante que los astrónomos tendrían dificultades al usar sus mejores equipos, que quedarían cegados por toda esa luz. Me pregunto cuántos astrónomos aficionados se encontrarían de pronto capaces de hacer la ciencia que no pueden llevar a cabo los profesionales…

Y, por supuesto, lo mejor de todo en la explosión de Betelgeuse es que tendría a miles de millones de personas fuera de casa y mirando al cielo. Betelgeuse está en una parte del cielo que es visible en toda la Tierra, hasta casi el polo sur. Lejos de ser el precursor del apocalipsis, en realidad podría ser el mayor beneficio individual para la astronomía que ha tenido lugar en cientos de años.

¡Tomad esa, vendedores del terror al apocalipsis Maya!


Autor: Phil Plait
Fecha Original: 21 de enero de 2011
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *