Satélite de la NASA despliega su vela solar

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Share on RedditShare on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrPrint this page

El satélite NanoSail-D – que fue eyectado desde su nave nodriza la semana pasada, más de un mes tarde – desplegó su vela solar a las 10 p.m. EST del 20 de enero; 0300 GMT del 21 de enero) y está funcionando como estaba planificado. El despliegue marca la primera vez que una nave de la NASA ha abierto una vela solar en la órbita baja de la Tierra, de acuerdo con funcionarios de la agencia.

NanoSail-D


NanoSail-D, cuyo núcleo tiene apenas el tamaño de una barra de pan, envió datos a casa que confirmaba el despliegue de la vela de polímeros de 10 metros cuadrados. Los esfuerzos de seguimiento del satélite desde tierra confirmaron dicho éxito, dicen los funcionarios.

“Éstas son excelentes noticias y la primera vez que la NASA ha desplegado una vela solar en la órbita baja de la Tierra”, dice Dean Alhorn, investigador principal de NanoSail-D e ingeniero aeroespacial en el Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA en Huntsville, Alabama, en un comunicado.

La NASA ha pedido ayuda para el seguimiento de NanoSail-D a la comunidad de radioaficionados, y se la han dado.

“Llegar a este punto era un logro increíble para nuestro pequeño equipo, y no puede agradecer lo bastante a la comunidad de radioaficionados su ayuda para hacer el seguimiento de NanoSail-D”, comenta Alhorn. “Su ayuda fue incalculable. En particular, el Club de Radioaficionados de Marshall fue el primero en escuchar la señal de radio. ¡Fue muy emocionante!”

Aunque NanoSail-D es el primer gran éxito de vela solar de la NASA, no es la primera nave en demostrar la tecnología en el espacio. En junio de 2010, la nave Ikaros de Japón desplegó su vela solar, convirtiéndose en la primera nave en surcar el espacio propulsada sólo por la luz solar.

El retorno de la vela solar de la NASA

NASA lanzó la vela solar NanoSail-D el 19 de noviembre desde la Isla Kodiak en Alaska. Fue una de las seis cargas científicos distintas a bordo de un satélite mayor, el FASTSAT, que tiene aproximadamente el tamaño de una lavadora. El 6 de diciembre, los ingenieros de la NASA dispararon la eyección de NanoSail-D desde FASTSAT.

Pero, aparentemente, no funcionó.

El miércoles 19 de enero, la NASA anunció que la pequeña vela solar había salido espontáneamente por sí misma, y estaba en vuelo libre en el espacio.

Cuando se expulsó, NanoSail-D inició una cuenta atrás de tres días para desplegar su vela de polímeros, y esa cuenta atrás llegaba a cero la noche del 21. Se lanzaron cuatro botavaras, desplegando la vela del nanosatélite en 5 segundos.

El retorno de NanoSail-D también es una validación de las nuevas, y potencialmente ahorrativas, técnicas que implican la eyección de un nanosatélite desde un microsatélite nodriza como FASTSAT, dicen los investigadores.

“Éste es un logro significativo, tanto para el proyecto FASTSAT como para NanoSail-D”, dice Mark Boudreaux, el director del proyecto FASTSAT en Marshall. “Este logro valida que hemos conseguido otro de nuestros objetivos principales de la misión – expulsar con éxito un nanosatélite desde un microsatélite en órbita”.

La nave de vela solar NanoSail-D es en realidad la segunda que la nave ha intentado poner el órbita. La primera NanoSail-D fue destruida cuando su cohete falló durante el lanzamiento en 2008, dicen los funcionarios de la NASA.

Orbitar, y luego arder

La misión primaria de NanoSail-D es una demostración de un sistema de vela solar compacto. Esta tecnología podría llevar a un mayor desarrollo de las velas solares para misiones futuras, y podría ayudar a sacar de órbita a los satélites de forma barata y eficiente, comentan los funcionarios.

El pequeño satélite deberían seguir navegando por el espacio en la órbita baja de la Tierra durante los próximos 70 a 120 días, dependiendo de las condiciones atmosféricas. Cuando se agote este tiempo, arderá en la atmósfera terrestre.

NanoSail-D continuará enviando señales, las cuales pueden encontrarse en 437,270 MHz, hasta que las baterías a bordo de la nave se agoten, comentan los funcionarios de la NASA.


Autor: Mike Wall
Fecha Original: 21 de enero de 2011
Enlace Original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *