El brillo carmesí de la formación estelar

Artículo original publicado el 30 de marzo de 2011 en la web de ESO.

La intensa nube carmesí en esta nueva imagen del Telescopio Muy Grande de ESO en Paranal, en la Región de Antofagasta en Chile, es una zona de hidrógeno incandescente que rodea el cúmulo estelar NGC 371. Esta maternidad estelar se encuentra en nuestra galaxia vecina, la Pequeña Nube de Magallanes.

El objeto que domina esta imagen podría parecer un charco de sangre, pero en vez de estar asociadas con la muerte, estas regiones de hidrógeno ionizado –conocidas como regiones HII– son lugares de creación, con altas tasas de formación estelar reciente. NGC 371 es un ejemplo de esto; se trata de un cúmulo abierto rodeado por una nebulosa. Las estrellas en los cúmulos abiertos nacen de la misma región difusa HII y, con el tiempo, la mayor parte del hidrógeno es utilizado para la formación de estrellas, dejando atrás una envoltura de hidrógeno, como la que aparece en esta imagen, junto a un cúmulo de estrellas jóvenes y calientes.

Cúmulo y nebulosa NGC 371


La galaxia que alberga a NGC 371 es la Pequeña Nube de Magallanes, una galaxia enana ubicada a tan sólo 200 000 años luz de distancia, lo que la convierte en una de las galaxias más cercanas a la Vía Láctea. Adicionalmente, la Pequeña Nube de Magallanes contiene estrellas en todas las etapas evolutivas; desde las luminosas y calientes estrellas jóvenes que se encuentran en NGC 371, hasta los remanentes de supernova que dejan las estrellas al morir. Las energéticas estrellas jóvenes emiten una gran cantidad de radiación ultravioleta que hace que el gas circundante –residuos de hidrógeno de la nebulosa anfitriona­– se encienda con brillantes colores que se despliegan en todas las direcciones, sobre un área de varios cientos de años-luz. Este fenómeno se puede apreciar en todo su esplendor en esta imagen, tomada por el instrumento FORS1 en el Telescopio Muy Grande de ESO en Cerro Paranal (Chile).

Los cúmulos abiertos no son para nada escasos; en nuestra propia Vía Láctea existen numerosos ejemplos. Sin embargo, NGC 371 es particularmente interesante debido al gran número de estrellas variables que contiene. El brillo de estas estrellas cambia a lo largo del tiempo. Un tipo de estrella variable especialmente interesante, conocida como estrella de tipo B pulsante lenta, sirve para estudiar el interior de las estrellas a través de la asterosismología, y varias de éstas han sido confirmadas en este cúmulo. Las estrellas variables juegan un rol primordial en la astronomía: algunas de ellas son valiosísimas para determina la distancia de galaxias muy lejanas y la edad del Universo.

Los datos para esta imagen fueron seleccionados del archivo de ESO por Manu Mejias, como parte del concurso Tesoros Escondidos. Tres de las imágenes de Manu estuvieron entre las 20 mejores; su imagen de NGC 371 obtuvo el sexto lugar del concurso.


Fecha Original: 30 de marzo de 2011
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comment (1)

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Artículo original publicado el 30 de marzo de 2011 en la web de ESO. La intensa nube carmesí en esta nueva imagen del Telescopio Muy Grande de ESO en Paranal, en la Región de Antofagasta en Chile, es una zona de hidrógeno inc…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *