El veredicto de la Organización Mundial de la Salud sobre teléfonos móviles y cáncer

Artículo publicado por Ed Yong el 31 de mayo de 2011 en Cancer Research UK

¿Los teléfonos móviles provocan cáncer? El debate ha estado abierto durante años, y se ha cubierto en este blog varias veces.

Hoy, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), que es parte de la Organización Mundial de la Salud – tuvo la palabra. A lo largo de la semana pasada, reunieron un panel de 31 expertos para observar las pruebas disponibles. Su veredicto: “los campos electromagnéticos de radiofrecuencia” – el tipo emitido por los teléfonos móviles – pertenecen al “Grupo 2B”, lo que significa que “posiblemente” provoquen cáncer en los humanos.

Evolución móviles


¿Qué significa esto?

Esto significa que hay ciertas pruebas que vinculan los teléfonos móviles con el cáncer, pero que son demasiado débiles para sacar alguna conclusión sólida. Específicamente, el panel del IARC dijo que las pruebas de que los móviles suponen un riesgo para la salud se “limitaba” a dos tipos de tumores cerebrales – el glioma y el neuroma acústico – y son “insuficientes” cuando se trata de otros tipos de cáncer.

El Presidente del grupo, el Dr. Jonathan Samet, dijo que: “La conclusión significa que podría haber algún riesgo, y por tanto tenemos que mantener un ojo sobre el vínculo entre teléfonos móviles y riesgo de cáncer”.

El IARC clasifica distintas cosas de acuerdo a si es probable que causen cáncer, desde el tabaco o virus a ciertos trabajos. Hay unas reglas de oro para este tipo de cosas.   Existen cinco posibles categorías de riesgo:

Grupo 1 es el mayor, reservado para cosas como fumar, asbestos, alcohol etc. Significa que hay pruebas extremadamente sólidas de que la cosa en cuestión provoca cáncer.

El Grupo 2A incluye cosas que son “probablemente carcinógenas para los humanos”. Aquí, las pruebas son “limitadas” para los humanos, pero “suficientes” en estudios con animales.

El Grupo 2B – éste es el grupo donde se encuentran ahora los teléfonos móviles – y se agrupan cosas que son “posiblemente carcinógenas para los humanos”. Significa que hay “pruebas limitadas” de que algo provoca cáncer en la gente, e incluso las pruebas en estudios con animales son “menos de lo suficiente”. El grupo 2B indica que hay ciertas pruebas de riesgo, pero nada convincente. Este grupo termina siendo una especie de cajón de sastre, e incluye todo desde la carpintería al cloroformo.

El grupo 3 indica que algo “no es clasificable como carcinógeno para los humanos”. Esto significa que las pruebas son “insuficientes” en humanos o “insuficientes o limitadas” en animales. Normalmente, simplemente no hay suficientes estudios para posicionarse.

El grupo 4 indica algo que probablemente no provoca cáncer en humanos. Hasta el momento, sólo hay un compuesto químico – caprolactama – en este grupo. La gente bromea con esto diciendo que todo provoca cáncer, pero simplemente refleja el hecho de que el IARC centra su atención en cosas que podrían suponer, potencialmente, un riesgo para la salud.

¿De dónde proceden las pruebas?

Incluso aunque este tema consigue una gran atención de los medios, se han realizado relativamente pocos estudios sobre teléfonos móviles y cáncer. La mayor parte de ellos son “estudios de caso-control – comparan gente que ya tiene cáncer (casos) con personas sanas (controles), y les preguntan sobre su uso de teléfonos móviles en el pasado. Estos estudios incluyen el estudio InterPhone, una colaboración internacional de científicos de 13 países, y el trabajo del grupo de Lennart Hardell en el Hospital Universitario de Orebro.

Hasta el momento, sólo un estudio danés ha seguido realmente a un grupo de personas sanas (alrededor de 420 000) para ver si su uso de los teléfonos móviles afectaban a un riesgo futuro de cáncer.

¿Qué dicen las pruebas?

Un menor número de publicaciones, mayormente del grupo de Hardell, han encontrado asociaciones entre teléfonos móviles y riesgo de cáncer cerebral. Pero la mayor parte de los artículos, incluyendo los de Interphone y el estudio Danés, han encontrado que el uso de los teléfonos móviles no incremental el riesgo de cáncer cerebral, o cualquier otro tipo de cáncer, durante al menos 10 años de uso.

Para darte una idea de las pruebas hasta la fecha, aquí tienes dos imágenes que representan los estudios sobre teléfonos móviles y cáncer cerebral de glioma hasta 2009 (tomado de éste artículo). La imagen de arriba muestra el efecto de uso a corto plazo (menos de cinco años), y la de abajo trata del uso a largo plazo (más de 5 años). Cada punto muestra el resultado de un único estudio. Si está en la línea horizontal, no hay efecto. Si está por encima o debajo de la línea, sugiere que los teléfonos móviles podrían incrementar o reducir el riesgo de cáncer, respectivamente.

Las barras por encima y debajo de los puntos son importantes – representan el “intervalo de confianza”, el cual indica cómo de fiable es el resultado. Si las barras cruzan la línea horizontal, esto significa que el resultado no es estadísticamente significativo. Podría deberse a la casualidad, o a un sesgo. Como puedes ver, sólo uno de los 14 estudios encontró que los teléfonos móviles afectaban significativamente al riesgo de cáncer.

El punto que está segundo por la derecha (etiquetado con “pooled estímate”) representa los resultados combinados de todos los estudios. De nuevo, puedes ver que está casi encima de la línea, lo que sugiere que los teléfonos móviles no afectan al riesgo de cáncer.

Gráfica

Algunos estudios han sugerido que las personas tienen un mayor riesgo de cáncer cerebral específicamente en el lado de la cabeza en el que sostienen sus teléfonos. Sin embargo, muchos de estos estudios también han informado de que no hay un incremento global de riesgo de cáncer, o un riesgo menor de tumores en el otro lado de la cabeza.

Los científicos no están de acuerdo sobre si este “efecto del lado de la cabeza” es real. Si los teléfonos estuviesen realmente incrementando el riesgo de cáncer cerebral en un lado de la cabeza, se esperaría que se viese reflejado en el resultado global. Alternativamente, el resultado podría deberse a un sesgo, debido a que la gente no recuerde con precisión cómo usaban sus teléfonos (ver más abajo). Tampoco está claro si la gente realmente sostiene sus teléfonos consistentemente en un lado de su cabeza.

¿Cuáles son las debilidades de estos estudios?

Todos los estudios existentes sufren problemas similares.

  • Una tecnología cambiante. La tecnología de los teléfonos móviles ha cambiado considerablemente en las últimas décadas, y no está claro si estudios basados en modelos viejos se aplicarían a los modernos.
  • Problemas de evaluación. Aún no hay formas claras de evaluar la exposición real de alguien a la radiación de un teléfono móvil. En lugar de esto, los estudios usan cuestionarios para calcular si y cómo usa la gente los teléfonos móviles. Estos cuestionarios dependen de que las personas recuerden con precisión su uso del teléfono móvil en los últimos años o décadas. En algunos estudios de Hardell, un tercio de los pacientes recibieron ayuda de sus parientes para completar los cuestionarios (comparado con uno entre 10 en los controles). En un caso, los cónyuges de los pacientes fallecidos estimaban cómo de a menudo usaban el teléfono móvil sus seres queridos.
  • Sesgo en el recuerdo. No está claro si las respuestas a estos cuestionarios son precisas – un problema conocido como “sesgo en el recuerdo”. Las respuestas podrían estar sesgadas debido a que la gente ha escuchado hablar sobre móviles y cáncer cerebral en los medios, debido a que el cáncer puede distorsionar la memoria, o simplemente debido a que no recuerdan cosas que sucedieron hace mucho tiempo.

Los estudios individuales han obtenido críticas más específicas.

El estudio danés dependía de registros de abonados en lugar de cuestionarios. Sin embargo, está la preocupación de que los abonados no siempre son los que usan los teléfonos, y que este método excluye a los usuarios de empresas, que podrían usar masivamente sus teléfonos.

Por ejemplo, el estudio InterPhone ha sido criticado por usar una definición poco realista de “usuarios normales” y tener una baja tasa de respuesta a sus cuestionarios. Los autores tampoco están de cuerdo sobre cómo deberían interpretarse sus resultados.

El grupo de Hardell ha sido criticado por publicar los mismos datos en múltiples artículos, informar de datos inconsistentes tales como tamaños de la muestra, y tener una tasa improbablemente alta de respuesta a sus cuestionarios.

Los resúmenes (abstracts) de sus artículos a menudo destacan vínculos estadísticamente significativos en grupos de personas muy específicos, mientras que ignoran los resultados globales negativos. Este tipo de análisis son difíciles de interpretar – si divides lo suficiente una muestra, terminarás con un número pequeño de personas en cada grupo y una mayor probabilidad de encontrar un resultado positivo por simple casualidad.

¿Hay conflicto de intereses?

La industria de los teléfonos móviles ha proporcionado fondos para el estudio InterPhone y el estudio danés. En ambos casos, los fondos han sido administrados a través de organizaciones externas independientes que actúan como “cortafuegos” para asegurar la independencia de los científicos. InterPhone, por ejemplo, recibió 19,2 millones de euros de patrocinio. 5,5 millones de este total procedían de fuentes de la industria, y se administró a través de la Unión Internacional para el Control del Cáncer, o se reunió a través de impuestos y honorarios de las agencias gubernamentales.

Lennart Hardell no ha recibido patrocinio de fuentes de la industria, pero ha aparecido como testigo experto en casos de litigios que implicaban a teléfonos móviles.

¿Podría provocar cáncer los teléfonos móviles?

Ésta es una pregunta importante. Los científicos tienen confianza en que el tabaco, alcohol o los asbestos pueden provocar cáncer debido a que pueden explicar cómo afectan estas cosas a la forma en que funcionan nuestras células. Estas explicaciones se conocen como “mecanismos biológicos” – desempeñan un papel vital en establecer que algo provoca cáncer.

Hasta el momento, nadie ha sido capaz de proporciona un buen mecanismo biológico para el vínculo entre teléfonos móviles y cáncer. La cuestión del “cómo” aún sigue abierta. Los teléfonos emiten radiación de microondas, pero es millones de veces inferior a la energía de, pongamos, un rayo-X y no es lo bastante potente para dañar nuestro ADN. Calientan suavemente el cuerpo, pero de nuevo, no lo suficiente para que suponga un riesgo para la salud. Se han propuesto otras sugerencias, pero ninguna está respaldada por pruebas sólidas.

¿La tasa de cáncer se está elevando?

Si los teléfonos móviles incrementan el riesgo de cáncer cerebral, la tasa de esta enfermedad debería estar disparándose dado que el uso de los teléfonos móviles ha aumentado drásticamente en las últimas décadas.

Pero estudios en Estados UnidosNueva Zelanda, Dinamarca, Noruega, Suecia y Finlandia no han encontrado tales tendencias. En el Reino Unido, la incidencia del cáncer cerebral se ha mantenido estable durante las últimas décadas. Un reciente estudio ingles concluye que: “el mayor uso de los teléfonos móviles entre 1985 y 2003 no ha llevado a un aumento notable en la incidencia del cáncer cerebral el Inglaterra entre 1998 y 2007”.

Los cánceres de cerebro necesitan muchos años para desarrollarse, por lo que es posible que estas tendencias sólo empezaran a aumentar tras más tiempo.

¿Qué hay de los repetidores?

La exposición a las antenas repetidoras es mucho menos probable que afecte a nuestra salud que los propios teléfonos, dado que su emisión es muchas veces más débil y usualmente por debajo de las líneas marcadas por organismos internacionales.

El año pasado, un estudio británico (el mayor de su tipo) encontró que: “no hay asociación entre el riesgo de cáncer infantil y la exposición a las antenas de repetición de teléfonos móviles durante el embarazo”. Los autores dicen que los resultados “deberían ayudar a colocar cualquier informe futuro sobre acumulación de cáncer cerca de antenas repetidoras de teléfonos móviles en un contexto público sanitario más amplio.

¿Qué deberíamos hacer a la luz de las pruebas?

Es comprensible que la gente esté preocupada por los teléfonos móviles, especialmente debido a que su uso está tan extendido. Pero hasta el momento, los estudios publicados no muestran que los teléfonos móviles puedan incrementar el riesgo de cáncer.   Esta conclusión está respaldada por la carencia de un mecanismo biológico sólido, y el hecho de que la tasa de cáncer cerebral no ha aumentado significativamente.

Sin embargo, todos los estudios realizados hasta el momento tienen debilidades, lo que hace que sea imposible descartar por completo un riesgo. Los teléfonos móviles aún son una tecnología nueva y hay pocas pruebas sobre su uso a largo plazo.

Por esta razón, el gobierno del Reino Unido toma una postura de precaución. Sugiere que si los adultos quieren usar un teléfono móvil, pueden minimizar su exposición haciendo llamadas cortas. También anima a que los niños de menos de 16 años no hagan sino llamadas esenciales y que sean cortas.

Y, como dijo el grupo de trabajo del IARC, se necesita más investigación.

¿Qué estudios hay en desarrollo?

Se ha configurado un gran estudio llamado COSMOS, que incluye investigadores del Reino Unido y otros países, para observar los efectos a largo plazo del uso de teléfonos móviles tras 20-30 años.   Como el estudio danés, reclutará personas sanas, medirá su uso del teléfono móvil y verá si afecta a su salud a largo plazo.

El estudio MOBI-KIDS, que implica a 13 países, se ha configurado para observar los efectos en la salud de niños.


Autor: Ed Yong
Fecha Original: 31 de mayo de 2011
Enlace Original

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (30)

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Artículo publicado el 31 de mayo de 2011 en Cancer Research UK ¿Los teléfonos móviles provocan cáncer? El debate ha estado abierto durante años, y se ha cubierto en este blog varias veces. Hoy, la Agencia Internacional para l…..

  2. [...] El veredicto de la Organización Mundial de la Salud sobre teléfonos móviles y cáncer http://www.cienciakanija.com/2011/06/01/el-veredicto-de-la-organ…  por Ishkar hace 2 segundos [...]

  3. Marcelo

    El alcohol provoca cancer? (dice el artículo que el alchol esta en el Grupo 1)

    • Hay una entrada en la Wikipedia (en inglés) específicamente dedicado al tema.

      http://en.wikipedia.org/wiki/Alcohol_and_cancer

      Según se indica, el 3,6% de los casos de cáncer se deben a la ingesta de alcohol.

      Un saludo

    • jurl

      Sí, el consumo de alcohol incrementa el riesgo de cáncer, y naturalmente de cirrosis. El etanol suele degradarse en el organismo en rutas metabólicas, un primer eslabón es ser convertido en acetaldehido (y después en ácido acético, la disolución de ácido acético en agua con otras cosas suele llamarse vinagre), el acetaldehido es mucho más tóxico y dañino que el alcohol y suele ser el causante de muchos de los daños asociados a la ingesta de alcohol. Esto no es evitable, porque es metabólico, ingieres alcohol y en un primer paso es transformado a acetaldehido.

      Como todo, es un balance de pros y contras. Bajas ingestas de determinadas bebidas alcohólicas podrían tener efectos positivos para el organismo (mayormente se habla del vino) que compensarían los efectos negativos.

      También las grasas, sobre todo algunas, producen cáncer. Son problemas complejos y la relación causa-efecto es tortuosa y matizada por multitud de factores.

  4. La cuestión creo que ya es más bien qué no provoca cáncer… diría que al final todo es un cúmulo de cosas, no creo que sólo sea una la “culpable” de tener o no un cáncer. Y seguro que el concepto de abuso tiene mucho que ver en todos estos temas.

    Saludos.

  5. LaCucafera

    Totalmene de acuerdo con algunas puntualizaciones. 1) Los únicos tres estudios actuales que analizan el uso de los mobiles por más de 10 años muestran un incremento de gliomas y neurinomas. En los demás, el uso es menos de 10 años. 2) Mecanismos: Pueden producir roturas del DNA: Malyapa RS, Ahern EW, Straube WL, et al. Measurement of DNA damage after exposure to 2450 MHz electromagnetic radiation Radiat Res. 1997;148:608–17; Malyapa RS, Ahern EW, Straube WL, et al. Measurement of DNA damage after exposure to electro magnetic radiation in the cellular phone communication frequency band (835.62 and 847.74 MHz). Radiat Res. 1997;148:618–27 Lagroye I, Anane R, Wettring BA, et al. Measurement of DNA damage after acute exposure to pulsed-wave 2450 MHz microwaves in rat brain cells by two alkaline comet assay methods Int J Radiat Biol. 2004;80:11–20. 3) La exposición se estima con los datos de las compañias. 4) No es cierto que los “los estudios publicados no muestran que los teléfonos móviles puedan incrementar el riesgo de cáncer”. En este caso el grupo de la OMS no habria colocado a sus radiaciones en el grupo 2B. Samet, su presidente, es un reputado especialista especialista de los EEUU.

    • 1) ¿Podrías indicar qué tres estudios son esos?

      2) http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9399707 Dice exactamente lo contrario: “No significant differences were observed between the test group and the controls after exposure to 2450 MHz CW irradiation. Thus 2450 MHz irradiation does not appear to cause DNA damage in cultured mammalian cells under these exposure conditions as measured by this assay”. Lo mismo se aplica para el segundo estudio que indicas http://www.jstor.org/pss/3579738 Y lo mismo de nuevo para el tercero http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14761846

      3) Como se indica en el artículo, los datos de las compañías son ficticios, en cierto modo, ya que el hecho de que una persona sea el titular de una línea de teléfono no indica que sea usuario exclusivo de la misma. Además, es probable que, si hay móvil de empresa, se use masivamente un teléfono que no está a su nombre.

      4) Pues yo diría que sí, que hasta el momento no hay ningún estudio que vincule directamente el uso del móvil con el riesgo de cáncer dentro de unos márgenes confiables.

      Un saludo

  6. Fer137

    La Organizacion Mundial de la Salud es peligrosa para la salud.

    Lo ha demostrado en incontables ocasiones alarmando irracionalmente a la poblacion.
    La gripe A, pandemiaas, alarma nivel 1, nivel 2, defcom 4, el pollo, la vaca loca, etc.

    La ansiedad injustificada, alteraciones de la vida diaria, empobrecimiento de un monton de gente, que provocan tantas chorradas de burocratas incompetentes no se suelen tener en cuenta y son bastante mas perjudiciales para la salud.

  7. OzzyBulla

    Todo el tema está cruzado por un tema metodológico (hacia donde todos apiuntan): si se lanza la sospecha sobre algo, la tendencia es a exigir demostrar que ese algo no es culpable; lo cual en la mayoría de los casos resulta imposible. La actual epudemia de escherichia coli en Alemania despertó sospechas sobre el pepino español; y pese a que se ha dicho que no; que es otra cepa, etc.; las personas se niegan a consumir pelino español (y para mayor seguridad, pepino en general). Es el principio jurídico de la presunción de inocencia; el cual está poco interiorizado y si sumamos a la fascinación endógena que tenemos por las predicciones catastrófica y las amenazas latentes, este tipo de “acusaciones” tienen unos efectos tremendos. Me asombra que la OMS gaste tiempo y recursos en estas alarmas existiendo el ébola y otras enfermedades; sabiendo el tratamiento que dará la prensa y la reacción de las personas.
    Felices estarán los que producen y comercializan sistemas de manos libres ;)

  8. jurl

    Hombre, mezclar unos pepinos particulares con un sistema de comunicaciones generalizado no me parece algo muy a cuento.

    Parece evidente que cualquier efecto que las microondas, o campos magnéticos, puedan tener sobre el metabolismo, son muy sutiles y difíciles de detectar. De los pocos estudios que se han hecho, los que para mí son decisivos y no necesito que me digan más para tener mis propias sospechas son el famoso estudio, bastante replicado (creo), donde se comprueba que la radiación (o lo que sea) del móvil lesiona -o altera, si se prefiere- la barrera hematoencefálica, y el hecho de que se detecten incrementos de temperatura que son muy superiores a la radiación que el propio terminal emite (es decir, que no pueden ser producidas por la radiación misma). Tanto uno como otro efecto no cabe esperarlo de la potencia pura emitida por cualquier terminal, por tanto no es un problema (si es que hay tal, claro) tanto de emisión cuanto del propio campo per se, a fin de cuentas, unos mg de cianuro matan a un restaurarnte, que totaliza varias toneladas de masa biológica. Para mí es claro que se desata algún tipo de reacciones metabólicas y esto es muy difícil de estudiar, sobre todo sin fondos (y que la UE suspendiera uno, precisamente el de la temperatura, no es precisamente para pensar en determinada dirección).

    Por otro lado, debemos razonar lo que es la OMS, y la razón que pueda haber detrás de hacer semejante publicación que claramente no va a beneficiar a la industria. Lo que parece claro es que como mínimo se están guardando las espaldas para pasarle la patata a otros cuando llegue el momento. No olvidemos que hay ya más líneas móviles que fijas haya habido nunca, y que en la India, por ejemplo, hay más líneas móviles que lavabos (!). A mí particularmente no me preocupa la tasa de cánceres, parece claro que al menos sobre adultos no cabe esperar incrementos más significativos que cualesquiera otras agresiones químicas y físicas que esta sociedad nos obsequia (porque las naturales no son suficientes :D ), a mí me preocupa qué otros procesos se podrían estar desatando sin saberlo.

    Como históricamente me he tomado la molestia de leer cosas muy similares, es decir, ahora parecería increíble que se vendieran libremente dispositivos de r-X poco menos que domésticos, o que desmontar la falacia del tabaco llevase décadas, pero como suelo decir, todo esto es política, y si no le interesa lo que la ciencia tiene que decir no hará caso, naturalmente.

    Finalmente, existe una fuerte tendencia a valorizar la ciencia a través de muchos de nuestros juguetes tecnológicos, visión que a mí personalmente me parece errónea (incluso contraproducente), y que me produce aprensión que semejante confusión llegue a calar entre un público desinformado. Además, los auténticos beneficios de la ciencia, por otro lado, suelen ser desconocidos y/o infravalorados por el gran público. Por ejemplo, nadie suele valorar las predicciones meteorológicas, pero el mundo sería absolutamente distinto y muchísimo más difícil sin ellas, sin embargo, a todo el mundo le parecen cojonudos todos nuestros juguetes, aunque sean directamente tonterías.

    En cualquier caso, cualquier efecto que pueda haber (si es que alguno es serio), queda drásticamente disminuido alejando simplemente el terminal: el efecto disminuye exactamente con el cuadrado de la distancia. Yo hace mucho tiempo que hablo en manos libres, total, entre que se enteren de lo que digo y de toda la conversación, poca diferencia hay xD.

    • Respecto a los estudios sobre barrera hematoencefálica, el último estudio del que tengo noticia (en realidad es una Review de 2010 de estudios anteriores) descarta permeabilidad para las frecuencias de móviles y las microondas (http://www.mendeley.com/research/electromagnetic-fields-bloodbrain-barrier-3/).

      Personalmente me parece más interesante el efecto observado hace unos meses en el consumo incrementado de glucosa en el cerebro en presencia de señal de radiofrecuencia emitida por un móvil (http://jama.ama-assn.org/content/305/8/808)

      Un saludo

      • OzzyBulla

        Concuerdo: el estudio de la glucosa parece mucho mas interesante…claro, no escatastrófico asi que a nadie le interesa.

        • jurl

          Al contrario, es muy importante. Las neuronas sólo consumen glucosa, como quien dice, así que una primera impresión de este fenómeno es que están bajo un stress brutal (en sobrecarga de funcionamiento, directamente).

          • OzzyBulla

            Conclusions In healthy participants and compared with no exposure, 50-minute cell phone exposure was associated with increased brain glucose metabolism in the region closest to the antenna. This finding is of unknown clinical significance.
            Yo lo entiendo justo al revés: que al parecer las onda estimulan el funcionamiento de las neuronas, que por ellos consumen (metabilizan) mayores cantidades de glucosa.

            • jurl

              Es lo que he dicho. Las ondas no deberían hacer trabajar a las neuronas, en absoluto (¿por qué iban a hacerlo?), y menos aun de forma tan elevada, con tanta “carga de trabajo”. Eso implica que las neuronas son, efectivamente, sensibles al campo (y de qué manera), y que además responden de una manera como poco preocupante.

  9. OzzyBulla

    No mezclo pepinos con electromagnética. De hecho, no mezclo nada con nada. solo digo que esel mismo fenómeno social, comunicacional y de incomprensión de lo que significa una hipótesis, considerándola como ley.
    Y ya que estamos . . . .¿que vino a hacer el hombre del tiempo en el cancer al cerebro? :-p

    • jurl

      Ay… era un intento de chiste, es que me salen así. Perdón.

      Con el cáncer al cerebro no sé, pero te garantizo que donde yo vivo hay una correlación brutal entre roturas óseas y contusiones varias los días de vendaval y no leer el pronóstico meteorológico xD (muy bueno, además, en 4 años han fallado sólo 2 días, esto es ciencia y lo demás son cantamañanas).

  10. Camilo

    Hay estudios que encuentran posible asociación. Por ejemplo:
    - J Clin Oncol 27. 2009 DOI: 10.1200/JCO.2008.21.6366: Conclusion: The current study found that there is possible evidence linking mobile phone use to an increased risk of tumors from a meta-analysis of low-biased case-control studies.
    - Neuroepidemiology. 2005;25(3):120-8. Epub 2005 Jun 13.Case-control study on cellular and cordless telephones and the risk for acoustic neuroma or meningioma in patients diagnosed 2000-2003: Digital phones yielded OR = 2.0, 95% CI = 1.05-3.8, whereas for cordless phones OR was not significantly increased. In the multivariate analysis, analogue phones represented a significant risk factor for acoustic neuroma.
    Lesiones DNA:
    - Mutat Res. 2005 Jun 6;583(2):178-83: Non-thermal DNA breakage by mobile-phone radiation (1800 MHz) in human fibroblasts and in transformed GFSH-R17 rat granulosa cells in vitro: Therefore we conclude that the induced DNA damage cannot be based on thermal effects.
    - Int J Androl. 2005 Jun;28(3):171-9. Impact of radio frequency electromagnetic radiation on DNA integrity in the male germline: This study suggests that while RFEMR does not have a dramatic impact on male germ cell development, a significant genotoxic effect on epididymal spermatozoa is evident and deserves further investigation.

    • Lesiones del ADN:
      - El primer estudio intentó replicarse en 2007 por parte de Speit G, Schütz P, Hoffmann H y sus resultados fueron: “For both tests, clearly negative results were obtained in independently repeated experiments”. (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16997616?dopt=Abstract) En el mejor de los casos lo consideraría dudoso, más cuando no explica el medio por el cual se produce el daño.
      - El segundo estudio, de nuevo, es controvertido. Por ejemplo, podemos ver uno más reciente de Falzone et al en 2010 que indica lo contrario (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20681783?dopt=Abstract)

      Sobre estudios epidemiológicos, más de lo mismo. Unos dicen que sí, otros que no, unos que tal vez… Lo importante, a este respecto, es el conjunto de estudios, no seleccionar uno de forma aislada. Globalmente, los estudios a gran escala, reviews, etc no indican que haya un mayor riesgo, y, más importante, ningún estudio que yo conozca ha dado un método físico o biológico viable para explicar por qué podría llegar a darse este efecto.

      Un saludo

  11. [...] El veredicto de la Organización Mundial de la Salud sobre teléfonos móviles y cáncer (CienciaKanija) [...]

  12. [...] El veredicto de la Organización Mundial de la Salud sobre teléfonos móviles y cáncer (CienciaKanija) [...]

  13. [...] café, los pepinillos, la carpintería,… Realmente, el grupo 2B es un poco cajón de sastre. En esta página se explica muy bien. Y en esta otra, también. Sin embargo, para ciertas cosas sí es malo el [...]

  14. [...] móviles, en el mismo grupo de riesgo que el café respecto al cáncer ,  El veredicto de la Organización Mundial de la Salud sobre teléfonos móviles y cáncer, Talking to the public about cell phones, safety, and cancer risks. This entry was posted in [...]

  15. [...] El veredicto de la Organización Mundial de la Salud sobre teléfonos móviles y cáncer [...]

  16. Gres

    Muchas gracias por la información! He salido de algunas dudas.

  17. [...] como explica magníficamente Ed Yong en El veredicto de la Organización Mundial de la Salud sobre teléfonos móviles y cáncer, tampoco hay datos que apoyen que esta [...]

  18. Vengo padeciendo psoriasis por 3 años y probado varios métodos de curación sin apenas exito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *