La chica mecánica de Paolo Bacigalupi

Ficha Técnica:
Título: La chica mecánica
Autor: Paolo Bacigalupi
Editorial: Plaza y Janés
Páginas: 535 páginas
ISBN: 978-84-01334900
Precio: 21 €

Desde hace tiempo mi lectura se ha encaminado hacia cuentos cortos, divulgación, ensayos y había dejado un poco de lado la novela. Realmente me apetecía retomar un poco el mundo de la ciencia ficción y adentrarme en una historia más profunda, lejos de la inmediatez del relato corto. Así que en cuanto recibí por correo La chica mecánica, cortesía de Berta Mongé y Mónica Tusell de Plaza y Janés terminé rápidamente el libro que tenía entre manos y me puse a disfrutar de la nueva lectura.

pack


Paolo Bacigalupi es un escritor con una historia recurrente. Cierto éxito como escritor de relatos, consiguiendo varios puestos de finalista en los premios Hugo y Nebula pero con escaso éxito en la novela. Sus cuatro primeras obras no fueron publicadas y con la quinta, La chica mecánica, parece haber logrado el éxito que se le negaba. Éste escritor estadounidense ha arrasado durante 2010 en los premios más importantes de ciencia ficción, logrando hacerse con el Hugo, Nebula y John W. Campbell Memorial a la mejor novela de ciencia ficción así como el Locus a la primera novela de ciencia ficción.

Sinopsis: Anderson Lake es uno de los pocos occidentales que ha obtenido permiso de trabajo y residencia en Tailandia. Sin embargo, la fábrica que dirige es una tapadera: su misión es descubrir la reserva de semillas no modificadas de plantas desaparecidas hace muchos años en el resto del planeta, que misteriosamente se han conservado en el aislado reino asiático, y entregarla a la multinacional biotecnológica para la cual realmente trabaja. Paolo Bacigalupi nos lleva al siglo XXII, un mundo donde el cambio climático ya se produjo, casi se han agotado el petróleo, el gas y el carbón, la tracción animal ha reemplazado los motores de combustión, la ingeniería genética se aplica en cultivos, animales e incluso humanos, y las multinacionales biotecnológicas controlan la principal fuente de alimentos: las semillas transgénicas. Un mundo donde las personas han de recordar de nuevo qué las hace humanas.

Antes de entrar directamente en materia en lo que al libro se refiere, me gustaría hacer unos comentarios respecto al márketing. Para aquellos que estéis interesados, podéis encontrar un trailer basado en el libro para ir abriendo boca.

Como podéis ver en la imagen de arriba, junto con el libro recibí un CD con información adicional, un desplegable con información del libro y el autor, y una pequeña bolsita.Dentro de esta bolsa, que no sé si en la edición a la venta en librerías está disponible, está etiquetada, como podéis ver, con la frase “… lo más insignificante puede cambiarlo todo” y dentro de la misma hay un puñado de semillas. Muy adecuado para un libro cuyo tema principal es la biotecnología. Las plantaré y ya os diré lo que sale.

semillas

Respecto al libro, sigue la estructura habitual de una novela en la que 3-4 historias aparentemente inconexas, o conectadas tangencialmente poco a poco van uniéndose en torno a una trama central, manteniendo a la vez sus propias tramas internas. Al inicio, algunas de estas historias tienen más fuerza que otras, y durante el primer cuarto del libro hay algún altibajo de ritmo. Sin embargo, pronto desaparece esa sensación y engancha haciendo que la lectura sea muy ligera.

Pese a estar ubicado en la Tailandia del siglo XXII, y girar en torno a la ingeniería genética y la biotecnología, no es un libro que podamos catalogar como ciencia ficción dura. No entra en muchos detalles ni aporta ninguna idea novedosa respecto a estos conceptos, simplemente imagina un recorrido para los mismos. En este sentido me ha parecido una novela bastante pobre ya que el escenario post-apocalíptico tras la crisis del petróleo se parece mucho a lo que podemos ver en Mad Max: Más allá de la cúpula del trueno siendo el metano una fuente principal de energía alternativa a los fósiles ya agotados. Los déjà vu continúan, y en los neoseres podemos ver a los replicantes de Blade Runner o las guerras genéticas controladas por las grandes corporaciones tan recurrentes en otros títulos.

Esto tiene una lectura positiva, desde luego, y es que no hace falta ser un gran aficionado a la ciencia ficción para poder disfrutar del libro, que como crítica social, económica y ecológica seguramente tiene más interés. El mundo futuro que nos propone Bacigalupi es un mundo abrasador arrasado por el cambio climático, las plagas generadas por la guerra entre corporaciones para vender sus alimentos, y lleno de fundamentalismo religioso, xenofobia y corrupción. En cada uno de los personajes que protagonizan la novela, podemos ver cada una de las caras de la moneda de estos aspectos éticos, económicos y sociales, y reflexionar sobre los mismos.

Como resumen, un thriller de lectura recomendable, aunque corto en lo que a ciencia ficción se refiere.

Comparte:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Identi.ca
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Netvibes
  • Orkut
  • PDF
  • Reddit
  • Tumblr
  • Wikio
This page is wiki editable click here to edit this page.

Like This Post? Share It

Comments (12)

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Ficha Técnica: Título: La chica mecánica Autor: Paolo Bacigalupi Editorial: Plaza y Janés Páginas: 535 páginas ISBN: 978-84-01334900 Precio: 21 € Desde hace tiempo mi lectura se ha encaminado hacia cuentos cortos, divulgación…..

  2. Ya que estamos…,recomiendo Zig zag,de José Carlos Somoza.

  3. Como siempre que leo los artículos del blog saco partido. Enhorabuena, el sitio web se ha convertido para mí en una referencia. Podré estar o no de acuerdo con algunos planteamientos pero siempre es enriquecedor leer los artículos colgados. Felicidades nuevamente, seguid así y animo a la gente a que participe con sus comentarios en este tipo de sitios.
    Ánimo y suerte con las publicaciones, os seguiré

  4. No entra en muchos detalles ni aporta ninguna idea novedosa respecto a estos conceptos, simplemente imagina un recorrido para los mismos. En este sentido me ha parecido una novela bastante pobre ya que el escenario post-apocalíptico tras la crisis del petróleo se parece mucho a lo que podemos ver en Mad Max: Más allá de la cúpula del trueno siendo el metano una fuente principal de energía alternativa a los fósiles ya agotados. Los déjà vu continúan, y en los neoseres podemos ver a los replicantes de Blade Runner o las guerras genéticas controladas por las grandes corporaciones tan recurrentes en otros títulos.

    Como ya se contaba algo parecido en Mad Max y en Blade Runner no hace falta que se escriba más…. Me hace cierta gracia el tema de que como ya ha salido X en Y, en Z ya no tiene valor o es menos original… Mucha novela no has leído, desde luego, porque hay ejemplos como el anterior a pares. Si el valor e una novela se basara por lo que dices, ya no habría novelistas. Me gustan muchísimo tus entradas científicas, pero como crítico literario no te veo futuro.

    Por poner un ejemplo:

    Dos años de vacaciones (1888) de ese dios llamado Julio Verne.

    El señor de las Moscas (1954) de W. Golding.

    Por lo demás, me ha parecido bastante original la idea de regalar semillas y la frase que las acompaña. También la entrada, exceptuando ese párrafo.

    Saludos.

    • radomirez

      Pero es que para los que nos gusta leer artículos científicos hay en la ciencia ficción “blanda” muchas (demasiadas) cosas muy difíciles de tragar. Por ejemplo lo primero que se me vino a la mente con eso de que dado el agotamiento de los combustibles fósiles se recurrió a carros tirados por animales fue: ¿Y QUE PASÓ CON LA ENERGÍA NUCLEAR? (y muchísimas otras novedades tecnológicas relativas a energía que se descubrirán y desarrollaran en las próximas décadas, hay muchos millones invertidos en investigación actualmente)
      Un gran error (muy recurrente) de los autores de sci-fi “blanda” es visualizar a la tecnología como algo mas bien estático (de lento avance), eso ya paso terminó mas o menos en el siglo 19. Ahora y en adelante todo va cada vez mas rápido.

      Yo ahora estoy disfrutando de la ciudad y las estrellas de Arthur C. Clarke de 1956 (ya visualizaba la realidad virtual!!) genial y todo en un contexto o entorno muy coherente, total mente verosímil!, ya antes leí de él “El fin de la infancia” TREMENDO!!!!!

    • Seguramente no me he explicado bien en ese párrafo, aparte, desde luego, que no tengo nada de crítico literario, me limito a escribir unas líneas sobre mi opinión de la obra ;-)

      No me gusta extenderme sobre los detalles por aquello de los spoilers y me he quedado algo corto en la explicación. Evidentemente, el hecho de que en un lugar hayan hablado de inteligencia artificial, robots, agujeros negros o viajes espaciales, no invalida eso para obras posteriores, sí lo es la forma de hacerlo. Por eso me refiero a déjà vu continuos, no es que hablen de lo mismo, es que lo describen casi igual, no sólo el ambiente, sino incluso los caracteres de algunos personajes y las relaciones entre ellos.

      Cuando leo ciencia ficción, busco algo que me sorprenda, algún enfoque nuevo sobre temas ya tratados, o nuevos temas, y eso no aparece en este libro, o yo al menos no lo he encontrado, y por eso la sensación de “refrito” de ciencia ficción para contar una historia que quizá podría haberse contado para cualquier época y circunstancia. Cuestión aparte es que, como comento en la línea final, la historia está bien contada y engancha (salvando partes del inicio), y hay ciertas reflexiones sociales interesantes. Por ejemplo, puedes leer Farenheit 451, 1984 ó Un Mundo Feliz, y siendo todas ellas obras sobre sociedades utópicas, las abordan de formas distintas y aportan nuevos enfoques.

      Como comenta radomirez, también resulta un poco chocante la involución tecnológica y que ni siquiera se mencione como posibilidad la energía nuclear, solar, eólica o cualquier otra de las que actualmente están funcionando con más o menos éxito. Casi me resulta menos creíble esa involución que cualquier “locura” que pueda ocurrírsele al escritor.

      Un saludo

      • Kanijo, lo de “sociedades utópicas” es subjetivo… más bien distópicas en muchos aspectos. Pero es que todo es subjetivo y además altamente relativo. Supongo que por ello la imaginación de un autor no tiene por qué parecerse a la de otro, así como tampoco se trata de una competición por acercarse al futuro más realista, sino a las posibilidades no descartables.
        Es decir, para alguien el futuro puede ser el apocalíptico e involucionado de Mad Max o Waterworld, para otros el distópico y superpolítico de Un Mundo Feliz o 1984, para otros la que se da “a bordo” de Star Trek, Star Wars o Alien, y para otros la obra más refinada de Clarke o K.Dick. Supongo que depende del lector y a qué le dé éste importancia. Pero eso no quita que todo pueda darse… indeterminismo, ¿no? Es literatura, no tarot.

        Radomirez, concuerdo contigo en que hay autores que tienen una concepción más estática de la tecnología, pero a lo mejor es que no se fijan mucho en ese apartado y sí en cómo la tecnología se relaciona con las diferentes poblaciones o las diferentes épocas. Muchas veces esto es más importante que si el autor acierta con lo otro. Es relativo.

        Os veo puestos en ciencia-ficción, eso sí ;)

        Saludos.

        • Totalmente de acuerdo, distópico sería un adjetivo mucho más adecuado. Respecto a futuros realistas o posibilidades, estoy de acuerdo en parte. Es decir, si Bacigalupi nos quiere proponer un siglo XXII involucionado, por mi perfecto, pero creo que se necesita una justificación para ello. Si a principios del siglo XXI ya tenemos una cantidad significativa de energía generada por procesos alternativos a los combustibles fósiles, no puedes justificar una involución drástica en base a la falta de los mismos.

          No es que la tecnología actual se haya quedado estancada, es que parece que parte de una tecnología de principios del siglo XX, y que no evoluciona en 200 años, perdiéndose en gran parte al perderse el petróleo. Si vas a desprenderte de parte de la tecnología actual, creo que debes justificarlo, aunque sea someramente, para darle a tu obra un contexto más sólido.

          Un saludo

  5. Y como Verne ya escribió sobre naufragios e islas, para qué escribir Robinson Crusoe, la Isla del Tesoro o rodar la película de Naufrago

    Pues porque la literatura no es solo algo, es cómo se cuenta el algo y por qué se cuenta, sobre todo atendiendo a la circunstancia que rodea todo lo anterior, que es un concepto muy variable y que otorga singularidad y estilo.

    Saludos.

  6. Me he dejado Los viajes de Gulliver, que también tiene que ver con naufragios y que es una deliciosa novela incluso actualmente.

    Ahora sí, siento el monopolio de la entrada.

    Saludos.

  7. radomirez

    Lo de “estático” lo decía en el sentido de que típicamente dicen: “en el siglo 25 blah, blha” o “dentro de 2 millones de años” y luego plantean un ser humano rodeado de tecnología que probablemente está disponible antes de dos siglos… Estos autores no leen ciencia kanija ni ningún otro blog similar y lo peor es que ni siquiera leen a los grandes de la ciencia ficción (que para mi gusto es “dura” en la “blanda” rara vez hay alguna buena idea…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *